Mi amigo Javier Sánchez Monedero, compañero del C2 edificio Einstein en el Campus de Rabanales me envía este comunicado de prensa. Javi, licenciado en Informática, es un tipo muy brillante y está muy quemado con lo mal que se trata a los jóvenes investigadores por parte de la administración.

“Los becarios FPDI de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa llevan seis meses esperando la incorporación a sus puestos de trabajo.

El 27 de julio de 2009 la Junta de Andalucía notificó a los candidatos a las becas de Formación de Personal Docente e Investigador (FPDI) de convocatoria 2009 (BOJA Nº 47 de 10 MAR 2009) la adjudicación de las plazas. Desde entonces la mayoría de los adjudicatarios firmaron la aceptación de la plaza sabiendo que la incorporación se produciría el 1 de Octubre de 2009, tal y como establecen las Bases de la Convocatoria. Han transcurrido casi seis meses y los investigadores siguen a la espera.

La Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa ha anunciando, a través de diferentes puntos de información y en diferentes ocasiones, la integración de los becarios en los centro de investigación. Sin embargo, la realidad ha desmentido todas y cada una de las afirmaciones de incorporación a los puestos de trabajo. Las maniobras dilatorias de la Junta de Andalucía ponen de manifiesto el escaso interés del Gobierno andaluz por la I+D+i y el desprecio por los jóvenes investigadores. Los futuros becarios han tratado de obtener información al respecto, llegando a recibir desde la Consejería, información contradictoria la misma jornada. La Consejería ha mentido casi a diario a los candidatos con la promesa de que en una o dos semanas quedaría solucionada la resolución de plazas. Ante estas falsas promesas, muchos de los afectados se han visto obligados a rechazar otras ofertas de trabajo, con la promesa de inmediata incorporación.

La Federación de Jóvenes Investigadores – Precarios, y el colectivo de becarios afectados, quiere denunciar públicamente:

1. La irresponsabilidad y dejadez de la Junta de Andalucía y concretamente la nefasta gestión realizada por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa.

2. La descoordinación y falta de información, que durante 6 meses ha tenido en vilo a los candidatos, sin aclarar absolutamente nada.

3. El daño que la actitud de la Junta de Andalucía está produciendo sobre el sistema científico y tecnológico de Andalucía, cuyo abandono y dejadez demuestra hacia los futuros investigadores.

Por todo ello, exigimos la incorporación inmediata de los becarios FPDI a sus puestos de trabajo, y una pública y publicitada explicación por parte de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa sobre los hechos denunciados en este escrito. Si la Junta de Andalucía persiste en su cerrazón y desatino, no se descartan movilizaciones que denuncien estos hechos.”