sustituyendo la señal de 90 km por hora

Foto de Diario Córdoba. Sustituyendo la señal de Velocidad Máxima

La Dirección General de Tráfico (DGT) espera reducir a partir de hoy, fecha de entrada en vigor de la orden, un 10% anual los muertos en accidentes en las carreteras convencionales -las que no tienen separación en los sentidos de circulación- con la reducción de 100 a 90 Km/h del límite máximo de velocidad en las mismas y con carácter general.

Así lo recordó ayer el director general de Tráfico, Pere Navarro, en Collado Villalba (Madrid) tras asistir al cambio de la última señal de limitación de 100 Km/h por la de 90, al entrar hoy en vigor este nuevo límite.

Pere Navarro ha recordado que en 2018 murieron casi 900 personas en estas carreteras convencionales y estima que con esta medida «deberíamos ser capaces entre todos de reducir un 10% la cifra, es decir, noventa muertos menos cada año».

Por ello ha pedido «a todos los conductores su colaboración para cumplir estos nuevos límites de velocidad en las carreteras convencionales», que totalizan 14.419 kilómetros.

Navarro advirtió que desde este límite hasta 120 Km/h por hora conlleva sanción económica pero a partir de 121 incluye pérdida de puntos, entre dos y seis según el exceso.

También recordó que la velocidad es la causa de los accidentes de mayor gravedad y que se va a reforzar la vigilancia y se va a estudiar la posibilidad de poner más radares para reducir la siniestralidad en estas carreteras.

sustituyendo la señal de 90 km por hora

Esta bajada de velocidad se produce en aquellas vías en las que se registra el mayor número de víctimas (en torno al 75-80% de media en los últimos cinco años) y en las que la velocidad es un factor concurrente en los siniestros. En 2017, de las 1.321 víctimas mortales en accidentes de tráfico en vías interurbanas, 1.013 lo fueron en carreteras convencionales.

sustituyendo la señal de 90 km por hora

En 2018 fallecieron 877 personas en estas carreteras siendo el accidentes más frecuente la salida de la vía, el 40%, seguido por colisiones frontales, el 27%, y muchos siniestros estuvieron relacionados con pérdidas de control por exceso de velocidad, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT).

El director general de Tráfico aclaró que los camiones de más de tres toneladas y media tendrán el límite en 80 pero los autocares «por la baja siniestralidad y por los buenos resultados que están dando van a poder circular a 90 Km/h» con lo que «por primera vez se ponen al mismo nivel de velocidad máxima que automóviles y motocicletas».

Por su parte, el director general de Carreteras, Javier Herrero, explicó que se han cambiado 2.790 señales con un coste de 650.000 euros. «Por primera vez en los presupuestos generales del Estado la partida para mantenimiento y seguridad es superior que la de nueva construcción» en estas infraestructuras, destacó el responsables.

Además, añadió que se han instalado señales con mejores materiales, de fibra de carbono, que favorecen su visibilidad. «Estamos dando un impulso muy importante en aras a aumentar bajo todos los puntos de vista la seguridad en las vías, tanto en el firme y la señalización, así como en la revisión de puentes y viaductos y en la implementación de nuevas medidas de seguridad en túneles», recalcó Herrero.

Según viene informando la DGT, el principal objetivo de la reducción de este límite de velocidad es reducir la siniestralidad vial y cumplir el objetivo establecido en la estrategia 2011-2020 de bajar de 37 la tasa de fallecidos en accidente de tráfico por millón de habitantes (En 2017 fue de 39).

Se trata así de, además, converger con Europa donde se han ido adoptando medidas de reducción de las limitaciones de velocidad en este tipo de vías, siendo la tendencia mayoritaria los 90 kilómetros por hora, aunque algunos países ya han apostado por los 80, como Suecia y Holanda, referentes europeos en seguridad vial.

46867249252_cb2849ea75_c

Pere Navarro.

Anuncios
8725767063_5e2a87f3af_z

Zona 30 en Vitoria

Este comunicado de prensa se envió el sábado 17 de noviembre a los medios. Este comunicado lo publicó resumido bastante Diario Córdoba.

Este domingo día 18 de Noviembre se celebra el Día internacional en recuerdo de las victimas de siniestro vial, desde la Plataforma Carril Bici recuerdan que la Asamblea General de las Naciones Unidas ha decretado el Decenio de Acción para la Seguridad vial 2011-2020, un plan para apoyar acciones locales y nacionales coordinadas a nivel mundial, y que a pesar de ello, en el año 2017 un total de 1.830 perdieron la vida en España, lo cual representa el tercer aumento consecutivo de fallecidos en nuestras carreteras y ciudades producto de la movilidad motorizada sin que la administración pública este cumpliendo con sus responsabilidades.

La situación en España en el ultimo quinquenio ha empeorado hasta alcanzar los 1.830 fallecidos, 9.546 hospitalizados y un total de 140.992 víctimas de siniestro vial. Los colectivos vulnerables, motoristas, ciclistas y peatones ya representan el 45% de los fallecidos sin que se estén tomando medidas concretas y decididas en reducir su mortalidad en nuestras calles y carreteras.

Los datos de la comunidad Andaluza nos dicen que no se están cumpliendo los objetivos autonómicos de reducción de victimas ya que no existente una reducción desde real de fallecidos desde el año 2.011.

 

7162593629_3a27728572_z

Prioridad Peatonal en Getxo

El objetivo como sociedad sigue siendo CERO VÍCTIMAS, por lo tanto reclaman medidas concretas de convivencia ciudadana, para proteger la vida de todos los usuarios de las carreteras y las calles de nuestras ciudades, especialmente atendiendo las necesidades de los más vulnerables: peatones, ciclistas y motoristas que ya representan el 45% de los fallecidos y la inmensa mayoría de las victimas de las calles de las ciudades.

La administración no debe buscar excusas para no realizar inversiones en infraestructuras que potencien la seguridad vial en nuestras ciudades. Ya está todo inventado, la misma DGT concluye que el exceso de velocidad, la presencia de alcohol y drogas junto con la conducción desatendida está detrás de casi la totalidad de los siniestros viales por lo que está en la mano de las autoridades competentes eliminar la lacra que supone la Violencia Vial, sobre todo en el ámbito de las ciudades que son espacios de convivencia ciudadana.

Por ello desde la Plataforma Carril Bici exigen a la administración:

Que priorice las necesidades en ámbito urbano de las personas sobre los automóviles, rebajando a 30km/h la velocidad máxima en vía urbana y a 80km/h en vía interurbana convencional sin mediana separadora o arcén de metro y medio de sección.

Que invierta en medidas de calmado de tráfico y reducción efectiva del exceso de velocidad, junto con infraestructuras seguras para los colectivos vulnerables peatones y ciclistas.

Que reforme el Código Penal recuperando las imprudencias leves y censurando darse a la fuga de los siniestros, protegiendo con ello a las victimas y no amparando al infractor.

Que aumente las medidas de control efectiva sobre la velocidad, el uso de dispositivos electrónicos y la presencia de alcohol y drogas en los conductores.

Que propicie el cambio de paradigma en la movilidad, reduciendo el riesgo que supone la movilidad motorizada frente a la seguridad que representan las formas blandas de movilidad ir pié o en bicicleta.

42121697284_7f49f98b65_z

Calle de Valencia.

 

La Plataforma Carril Bici solicita concretamente al ayuntamiento de Córdoba que aplique estos criterios en su ámbito de responsabilidad y competencias.

El Ayuntamiento de Córdoba debe pasar del discurso a los hechos: Córdoba debe ser una ciudad 30, Córdoba debe priorizar al peatón elevando los pasos de peatones, aumentando las aceras y los espacios de estancia, Córdoba debe construir carriles bici que constituyan un red ciclista cerrada, Córdoba debe contar con suficientes controles de velocidad y alcohol y Córdoba debe incentivar la reducción de automóviles en las calles para ganar espacio público y convertirse en una ciudad más habitable, más humana y sobre todo mucho más amable con los que aquí vivimos.

Los cordobeses y cordobesas se merecen una administración valiente que priorice la necesidad de las personas sobre las necesidades de las máquinas, Córdoba ciudad 30 ya.

El pasado domingo me encontré con Cristina, profesora de Matemáticas de instituto. Me comentó que estaba superjodida, debido a un atropello que habían sufrido ella y dos amigas más en un paso de cebra de la calle Doctor Fleming. Les embistieron a las tres con un coche y salieron lanzadas cinco metros.

El conductor huyó y cuando lo localizaron y le hicieron la prueba de alcoholemia la tasa de alcohol estaba justo por debajo de lo que es delito, probablemente debido al tiempo transcurrido. Cristina estaba muy jodida de las cervicales, tenía que andar para que sintiera alguna mejora y sufría un proceso de ansiedad brutal.

Mientras ella y sus dos amigas estaban sufriendo horrores, el autor de la violencia vial andaba por ahí suelto. Me acordé de las palabras de Rojas Marcos en una reunión sobre seguridad vial:

Cada día tenemos menos tolerancia a la violencia y cada día tenemos menos tolerancia hacia la violencia en el tráfico, la violencia que utiliza el automóvil como arma. En Nueva York, hace unos años, cuando empezó de alcalde Giuliani, que empezó en el año 1994, salió una nueva ley donde se consideraba al automóvil un arma.

De forma que, si alguien conducía en la ciudad de forma temeraria y lo detenían, le quitaban el automóvil porque era un símbolo de arma. Le quitaban el automóvil y luego el hombre o la mujer tenían que ir a juicio. Pero de momento ese automóvil no se utilizaba.

Luis Rojas Marcos, octubre 2007