La evolución de la Tecnología.

La evolución de la Tecnología.

La investigación y desarrollo del reactor eran muy costosos, y la industria privada se ha resistido a los posteriores intentos gubernamentales de implicarla en la financiación de nuevos reactores para plantas generadoras mayores.

No puede culparse a la industria eléctrica de su negativa a invertir en tecnología nuclear. Las plantas con combustión de carbón se basaban en una tecnología bien conocida y bastante fiable, y en el futuro inmediato no se preveía escasez alguna de combustible. La industria de energía nuclear no surgió de la desesperada necesidad de los productores de electricidad de encontrar una alternativa a las fuentes energéticas tradicionales.

Aunque aquí se ha descrito la experiencia norteamericana, la interacción entre las aplicaciones militares y civiles de la energía nuclear no se limita a los Estados Unidos. Ya en 1940, un informe inglés sobre energía atómica declaraba la existencia de una estrecha relación entre la explotación de energía nuclear para fines militares y para la producción de energía en tiempo de paz. «El desarrollo de una -concluía- tiene un considerable impacto en el desarrollo de la otra.»

En la época en que se planeaba la planta de Shippingport, la Unión Soviética, Gran Bretaña, Francia y Canadá estaban desarrollando reactores para la producción de energía eléctrica. Estos países tenían diferentes instituciones sociales y tradiciones políticas, pero sus reactores nucleares estaban estrechamente vinculados a programas militares.

El reactor soviético se adaptó de una unidad de propulsión naval, los modelos inglés y francés se basaban en reactores originalmente construidos para producir plutonio para bombas, y el reactor canadiense fue financiado indirecta pero decisivamente por el gobierno norteamericano mediante su compra de plutonio canadiense para la fabricación de armamento. (más…)

Libro de George Basalla.

Libro de George Basalla.

Si la tecnología existe primordialmente para surtir a la humanidad en sus necesidades más básicas, hemos de determinar precisamente cuáles son estas necesidades y qué complejidad tecnológica se precisa para satisfacerlas. Cualquier complejidad que vaya más allá de la estricta satisfacción de las necesidades podría considerarse superflua y debe explicarse por otros motivos distintos a la necesidad.

Al supervisar las necesidades y técnicas esenciales para los seres humanos, un comentador moderno podría preguntar: ¿necesitamos automóviles? A veces se nos dice que los automóviles son absolutamente esenciales, pero el automóvil tiene apenas un siglo de historia.

Los hombres y mujeres conseguían llevar una vida plena y feliz antes de que Nikolaus A. Otto inventara en 1876 su motor de combustión interna de cuatro tiempos. La indagación de los orígenes del vehículo propulsado con motor de gasolina revela que no fue la necesidad lo que impulsó a sus inventores a completar su tarea. (más…)

Parque de las Ciencias Granada.

Parque de las Ciencias Granada.

Parque de las Ciencias de Granada.

Fue inaugurado en 1995. El proyecto nació del ayuntamiento de Granada. Se sostiene gracias a que se conformó un consorcio público para gestionarlo. Busca participar de manera más activa en la vida cultural de los ciudadanos programando cursos, talleres, conferencias, congresos, etc., ya que apuesta por la cultura científica como parte del gran concepto de cultura. Por esta razón actividades como sesiones de poesía, música electro acústica y otras, forman parte de su atractivo. Fue de los primeros MCT en integrar arte y ciencia en sus actividades. Por ejemplo, con motivo del año de Lorca, producen una sesión de planetario en la que además de mostrar los diferentes astros, combinan los poemas del poeta andaluz, referidos a la tierra, el sol y la luna.

Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia.

Es una impresionante obra de arquitectura a cargo de Santiago Calatrava. Cuenta con un Parque Oceanográfico Universal y el Palacio de las Artes… En abril de 1998 abrió su primera fase el planetario, L’Hemisferic y el cine Imax con la última tecnología a nivel mundial.Tiene el mayor parque marino de Europa, una extensión de 110.000 metros cuadrados y un volumen de 42 millones de litros de agua. El Oceanográfico incluye exposiciones sobre los principales mares y océanos del planeta con lo que se logra una amplia visión de su biodiversidad.

Museo de la Ciencia y el Cosmos.

Inaugurado en 1993. Nace del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), centro de investigadores que intervino en el contenido de las exposiciones y que asesora al museo directamente. Forma parte de la Red de Museos del Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife. Uno de sus objetivos es que la gente encuentre en él un lugar al que acudir no sólo para informarse sino para disfrutar de otras actividades relacionadas con el mundo de la ciencia. Los organizadores de este MCT organizan constantemente cursos de divulgación científica y editan obras del mismo tipo. Para el equipo del Museo de la Ciencia y el Cosmos, los MCT deben ser un medio de enseñanza y discusión y una manera de estimular estas actividades es a través de la fabricación de módulos de carácter didáctico, de poco coste y mantenimiento sencillo. El museo cuenta con un Club de Amigos como manera de estimular a las personas que han colaborado con él o que de alguna manera han tenido alguna relación en su construcción.

Museo de la Ciencia de Murcia.

Abre sus puertas en 1996 y, como sus homólogos, busca convertirse en un punto de encuentro para el ciudadano en el que se pueda acercar a la ciencia y a la tecnología. Ha logrado una gran aceptación por parte del público de la ciudad y de localidades vecinas. Programan cursos, conferencias y actividades especiales para los escolares.

Museo de la Ciencia de Cuenca.

Se inaugura en enero de 1999. Se preocupa por la relación con el visitante y por tratar de integrar la ciencia ala cotidianidad de la gente con actividades como conferencias y encuentros.

Museo Cosmocaixa Madrid. Foto de Ramón Duran.

Museo Cosmocaixa Madrid. Foto de Ramón Duran.

Cosmocaixa Madrid.

Antiguo Museo de la Ciencia de Alcobendas. La Fundació la Caixa compra el que ya existía bajo el nombre ” Acciona”, y establece un centro similar al de Barcelona. Perteneció a una constructora que lo ofreció como parte de un plan de vivienda en la zona. Museo de Valladolid.

Abre en 1999. Es un proyecto del Ayuntamiento de Valladolid que lo ve como un centro de divulgación científica para que el ciudadano de a pie comprenda fácilmente los avances científicos y tecnológicos que le afectan diariamente.

Museo de la Ciencia de Kutxa.

En marzo de 1998 la Asamblea General de Kutxa toma la decisión de impulsar el proyecto del Museo Interactivo de la Ciencia que la Asociación Zientzia 21 promueve en 1997 en San Sebastián. Hoy día forma parte de la Obra Social de Kutxa.

Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología.

Abre sus puertas en las Palmas de Gran Canaria, en 2000. Se consideran un “centro de divulgación científica y tecnológica basado en la comunicación inteligible y la participación”. Quieren servir de puente entre los científicos y los ciudadanos. Tiene 4.500 metros cuadrados de salas de exposiciones de Ciencia y Tecnología. Se ubica en el Parque Santa Catalina.

La información para este artículo es del interesante libro de Patricia Castellanos “Los Museos de Ciencia y el Consumo Cultural”.