Programa el Publico Lee.

Programa el Publico Lee.

Hoy me publican dos cartas al Director una en Diario Córdoba y otra en La Opinión de Málaga cuyo contenido es el post que dediqué al programa el Público Lee de Canal Sur.

En la foto el programa El Público Lee cuando sus protagonistas eran tres lectores además de Vigorra y el escritor invitado.Mi queja se refiere al programa El público lee emitido por Canal Sur 2 y presentado por el Señor Vigorra.

Fuente: La Opinión de Málaga.

Han cambiado totalmente el formato del programa, ya no están los lectores en el programa haciéndole preguntas al autor. Creo que el programa ha perdido bastante con la exclusión de los lectores. Ahora simplemente se trata de un programa donde lo dominante es el presentador siguiendo un guión y entrevistando a los escritores. (más…)

Anuncios

He mandado esta queja al Defensor de la Audiencia de RTVA hoy domingo.

Mi queja se refiere al programa “El Público Lee” emitido el día 25 de septiembre del 2011 a las 19:30.

Han cambiado totalmente el formato del programa, ya no están los lectores en el programa haciendole preguntas al autor. Creo que el programa ha perdido bastante con la exclusión de las preguntas y comentarios de los lectores.

En mi modesta opinión el señor Vigorra copia el programa de TVE2 denominado Página 2, pretendiendo hacer un programa más variado, con muchos más planos y escenarios, cuando el éxito del anterior era precisamente un decorado sencillo donde los lectores se sentaban con el autor y en un ambiente calmado le hacían preguntas y comentaban un libro.

Es más el programa debería de cambiar de denominación pues ya “el público no lee y pregunta” sino que asiste pasivo a la típica entrevista lección magistral del presentador Jesús Vigorra con el autor.

Rosa Aguilar

Rosa Aguilar

Excelente el artículo de Teresa Alvarez que publicó el Diario ABC el pasado 8 de mayo del 2009 titulado: “Variaciones sobre un mismo tema”.

Teresa fue edil de Disciplina urbanística por Izquierda Unida durante el periodo 1983-1987. Extracto algunas frases del artículo publicado a raiz de la toma de posesión de Andres Ocaña:

“Personalmente no me ha sorprendido la decisión de la alcaldesa. Y pienso que cualquiera que analice un poco la actitud que Rosa Aguilar ha tenido de un tiempo a esta parte ante la Junta de Andalucía, verá que claramente le estaba tirando los tejos al Partido Socialista.

Recordemos cómo se le cede a la RTVA el edificio antiguo de la estación. Un edificio emblemático para nosotros y ubicado en un sitio extraordinario, que debería haberse empleado para equipamiento de nuestra ciudad… Se quita la rosaleda de los Jardines de la Agricultura (jardines de los Patos) para que la Junta edifique un edificio para Biblioteca, como si no hubiese otro sito en toda la ciudad. No, hay que destrozar toda una preciosa rosaleda, para que la Junta edifique en mitad de Córdoba.

Pienso que todo ello, y más, ha sido la manera de comprar esa «moqueta -que Rosa Aguilar confesó a sus compañeros diputados de entonces en su viaje a Moscú- que tenía ganas de pisar». Lo malo es que la ha comprado a costa de la ciudad y de los cordobeses.

Rosa Aguilar deja a esta ciudad un enorme problema: las parcelaciones ilegales. Sobre todo las de la Vega. Problema para el aeropuerto, y problemas para Medina Azahara. Se ha dejado construir sin ton ni son. Se ha dado permiso de enganche. Se ha dejado hacer caminos… En fin, para qué contar lo que todos sabemos.

Pero lo que quizás no sepan muchos es que, cuando ella se hizo cargo de la Delegación de Disciplina Urbanística en el año 1987, existían veintinueve parcelaciones ilegales totalmente controladas. Si pensamos en las que hay hoy, esa cantidad habría que multiplicarla por diez. Pero también hay que recordar las naves del señor Rafael Gómez: cuarenta y tantos mil metros cuadrado construidos sin licencia y en sitio inadecuado. Al final, y como hemos podido leer en la prensa, hasta la sanción de muchos millones de euros podría no poder cobrarse por «negligencia».

Hace muchos años que vengo pensando que Rosa Aguilar es una persona sin ideología política. La única ideología que ha tenido y tiene es la suya propia, es decir, la que interesa a ella en cada momento, y sólo para su propio bien, para su provecho. Y así lo ha demostrado ampliamente al final. Han sido muchas las veces que dijo que su compromiso era «sólo con la ciudad de Córdoba y con los cordobeses» y que eso estaba por encima de todo. Cuando ha llegado su momento no ha importado Córdoba ni los cordobeses.”