El sábado asistí al segundo Foro Social del Frente Cívico que analizaba la relación del poder con los medios.

Los participantes en la mesa fueron José Manuel Martín Médem, Lucrecia Hevia, Aristóteles Moreno y Carmen Reina, que actuó de moderadora. Me sorprendió gratamente el periodista Martín Médem con  análisis globales donde comparaba la situación de los medios en España con otros países europeos o latinoamericanos.

Médem también aportaba muchas propuestas de mejora: sindicatos de periodistas fuertes, entes independientes que fueran los que concedieran el reparto de licencias de televisión y radio, reparto equitativo de las licencias de emisión entre iniciativas ciudadanas, privados y públicos, potenciación de las asociaciones de usuarios de la comunicación, etc.

Médem también destacó que le había sorprendido que el pacto de Ciudadanos con el PSOE andaluz no contemplara la exigencia de la democratización de la RTVA. Por mucho que hablemos del boom de los medios digitales el grueso del personal se informa por televisión y radio. El boom de los gabinetes de prensa: Hay más periodistas trabajando en estos que en los medios de comunicación, lo cual da una idea del deseo de los poderosos de imponer su información.

También surgió el tema de la publicidad institucional sobre todo con gran influencia en los medios locales donde el periodista a veces realiza también la tarea de comercial contratando publicidad con ayuntamientos, diputaciones, bancos, etc. Cómo vas luego a criticar a CajaSur si le has sacado previamente 9000 euros que representan una parte sustancial del presupuesto de tu periódico.

Aristóteles Moreno lo dijo: “El anunciante se convierte en un actor principal del periódico sobre todo cuando el periodista es el agente que busca la publicidad”. También Médem comentó la bronca al Diario El País en su nuevo formato por omitir la programación de las televisiones. Al final los lectores se impusieron y tuvo El País que volver a insertar la programación.

Yo les comenté en el debate posterior el papel marginal que le han dado a las cartas al Director de los lectores situándolas en página par y en la parte inferior de la hoja, con una superficie muy reducida. (más…)

Anuncios

Publicidad institucional que según muchos expertos sirve para comprar a los medios de comunicación y conseguir  un férreo y amplio apoyo mediático en estos tiempos de penuria publicitaria.

Poco aporta esta publicidad y su éxito fue casi nulo pues las papeleras no se isaron. Se ve que esta publicidad institucional la lee poca gente y es nada efectiva. Los jóvenes no compran el periódico en papel.

Más abajo pongo unas fotos realizadas por Goval Gómez.




Derroche de Publicidad Institucional en la semana de elecciones. Noche Blanca del Flamenco.

Las elecciones municipales eran el 24 de mayo, la Noche Blanca del Flamenco prevista para el 20 de junio, faltaba casi un mes, y estos anuncios institucionales pagados por el gobierno municipal aparecen el 23 de mayo, el día de reflexión.

Publicidad institucional que según muchos expertos sirve para comprar a los medios de communicación y conseguir un un férreo y amplio apoyo mediático en estos tiempos de penuria publicitaria.

Qué sentido tiene empezar a dar difusión en la propia ciudad de Córdoba un evento que se celebrará dentro de un mes.

Ya pasó con la publicidad del Museo Taurino que era un recurso turístico pero las andanadas de publicidad se colocaron en medios locales.

Comprendería que estos anuncios se insertaran en la prensa de otras ciudades para atraer turistas pero esta difusión interna carece de sentido y rentabilidad.

Hoy Rafael Luna publica en Diario Córdoba una carta sobre el nuevo Museo Taurino de Córdoba, estos mismos días la futura temporada taurina en Córdoba  vive una de sus mayores crisis históricas, La Tauromaquia se hunde.

Alcanfor para un museo cojo

Por fin tras 9 años de espera y gasto gubernamental superior a los 4 millones de euros se inauguró el Museo Municipal Taurino. Tres consistorios vieron pasar la oportunidad de celebrarlo para así ganarse a la ciudadanía que empieza a estar hasta el moño de que se gasten recursos públicos en darle gusto a una minoría.

El alcalde pidiendo respeto después de haberse gastado en publicidad en prensa y radio locales lo que no piensa rendir al respetable. Poco alcance tuvo el evento fuera de Córdoba. El Museo nace como un miura rechazado a los corrales por cojo. Nada nuevo en él; todo polvo, polillas y alcanfor, lo que no puede agradar a los que buscan la verdad de la tauromaquia.

Falta un sala donde se explique el sufrimiento del toro y del caballo en la lidia, a lo que Avatma se ha ofrecido y los políticos de esta ciudad, Universidad, empresarios y aficionados temen más que a un toro resabiado.

Le falta al Museo lo que ha sido considerado Tauromaquia por la Comisión de Cultura que le ha otorgado el calificativo de Patrimonio Cultural: los espectáculos taurinos populares como el toro lanceado de Tordesillas, los encierros, las becerradas y suelta de vaquillas que tanta afición dispensan en la provincia y que son para la élite taurina entendida una verdadera vergüenza nacional, y eso que son muchos más que el total de corridas que se dan en Córdoba.

Pero el mayor error del alcalde y de los medios que se reunieron en el sarao posterior del Museo ha sido no tener en cuenta otras sensibilidades de los ciudadanos cordobeses que se manifestaron a la puerta del mismo y que fueron censuradas.

No se puede pedir libertad para la Tauromaquia cuando se cercenan en su nombre Derechos Humanos fundamentales.

Protesta Inauguración Museo Taurino.

Campaña publicitaria en prensa y radio de la reapertura del Museo Taurino de Córdoba.

He comprobado que la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba ha patrocinado con fondos públicos la campaña publicitaria en prensa y radio de la reapertura del Museo Taurino de Córdoba.

He venido comprobando que desde al menos el jueves 27 de marzo del 2014 vienen apareciendo anuncios a página completa en la prensa local anunciando la reapertura del Museo Taurino de Córdoba y con el logo de la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba.

He comprobado que esta campaña continuaba el lunes 31 de marzo del 2014 con grandes anuncios en página impar que es la más cara. También he escuchado en la radio cuñas referentes a este evento.

No se comprende este enorme gasto publicitario en estos tiempos de recortes y además se trata de una campaña de consumo interno de autobombo pues no he visto publicidad alguna en la prensa nacional que pudiera atraer al turismo de fuera de Córdoba.

En este caso la publicidad institucional  no es para vender cosas, es para mandar y que aparezcan multiples noticias laudatorias sobre este evento en la prensa local. Se aseguran la colaboración de la prensa y que no aparezcan noticias críticas.

Ha acontecido que algunos días venía el mismo anuncio dos veces en el mismo periódico.

Es también muy destacable que ninguna empresa privada haya aparecido en la publicidad como patrocinador, tal vez sea un indicador, las empresas no quieren ver vinculadas su imagen a la sangrienta tauromaquia.

Campaña promocionando el flamenco de la Consejería de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía.

Las Bibliotecas sin un duro y la Consejería de Cultura derrochando dinero en dudosas campañas publicitarias. Ya he dedicado alguna entrada a la penuria por la que pasan las bibliotecas dependientes de la Consejería de Cultura en cuanto a reducción de horarios y adquisición de materiales de lectura.

Justifican estos recortes por la falta de fondos pero no puedo sino cabrearme cuando veo en prensa el derroche de pasta en campañas publicitarias cuyo objetivo no veo claro y pagadas por esta Consejería, lo que dicen los publicitas sin un target.

Campaña titulada “Alimentos del Espíritu” supongo que como libros no hay, los horarios de bibliotecas y museos se restringen y numerosos eventos son reducidos a su mínima expresión pues la cultura será algo vaporoso, etereo, que debemos sintetizar del aire que respiramos.

No le veo ningún sentido educativo o formativo a esta campaña aparte de tener el fin de alimentar a la reducida cuenta de los medios de comunicación escritos con páginas completas varios días a la semana.