sustituyendo la señal de 90 km por hora

Foto de Diario Córdoba. Sustituyendo la señal de Velocidad Máxima

La Dirección General de Tráfico (DGT) espera reducir a partir de hoy, fecha de entrada en vigor de la orden, un 10% anual los muertos en accidentes en las carreteras convencionales -las que no tienen separación en los sentidos de circulación- con la reducción de 100 a 90 Km/h del límite máximo de velocidad en las mismas y con carácter general.

Así lo recordó ayer el director general de Tráfico, Pere Navarro, en Collado Villalba (Madrid) tras asistir al cambio de la última señal de limitación de 100 Km/h por la de 90, al entrar hoy en vigor este nuevo límite.

Pere Navarro ha recordado que en 2018 murieron casi 900 personas en estas carreteras convencionales y estima que con esta medida «deberíamos ser capaces entre todos de reducir un 10% la cifra, es decir, noventa muertos menos cada año».

Por ello ha pedido «a todos los conductores su colaboración para cumplir estos nuevos límites de velocidad en las carreteras convencionales», que totalizan 14.419 kilómetros.

Navarro advirtió que desde este límite hasta 120 Km/h por hora conlleva sanción económica pero a partir de 121 incluye pérdida de puntos, entre dos y seis según el exceso.

También recordó que la velocidad es la causa de los accidentes de mayor gravedad y que se va a reforzar la vigilancia y se va a estudiar la posibilidad de poner más radares para reducir la siniestralidad en estas carreteras.

sustituyendo la señal de 90 km por hora

Esta bajada de velocidad se produce en aquellas vías en las que se registra el mayor número de víctimas (en torno al 75-80% de media en los últimos cinco años) y en las que la velocidad es un factor concurrente en los siniestros. En 2017, de las 1.321 víctimas mortales en accidentes de tráfico en vías interurbanas, 1.013 lo fueron en carreteras convencionales.

sustituyendo la señal de 90 km por hora

En 2018 fallecieron 877 personas en estas carreteras siendo el accidentes más frecuente la salida de la vía, el 40%, seguido por colisiones frontales, el 27%, y muchos siniestros estuvieron relacionados con pérdidas de control por exceso de velocidad, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT).

El director general de Tráfico aclaró que los camiones de más de tres toneladas y media tendrán el límite en 80 pero los autocares «por la baja siniestralidad y por los buenos resultados que están dando van a poder circular a 90 Km/h» con lo que «por primera vez se ponen al mismo nivel de velocidad máxima que automóviles y motocicletas».

Por su parte, el director general de Carreteras, Javier Herrero, explicó que se han cambiado 2.790 señales con un coste de 650.000 euros. «Por primera vez en los presupuestos generales del Estado la partida para mantenimiento y seguridad es superior que la de nueva construcción» en estas infraestructuras, destacó el responsables.

Además, añadió que se han instalado señales con mejores materiales, de fibra de carbono, que favorecen su visibilidad. «Estamos dando un impulso muy importante en aras a aumentar bajo todos los puntos de vista la seguridad en las vías, tanto en el firme y la señalización, así como en la revisión de puentes y viaductos y en la implementación de nuevas medidas de seguridad en túneles», recalcó Herrero.

Según viene informando la DGT, el principal objetivo de la reducción de este límite de velocidad es reducir la siniestralidad vial y cumplir el objetivo establecido en la estrategia 2011-2020 de bajar de 37 la tasa de fallecidos en accidente de tráfico por millón de habitantes (En 2017 fue de 39).

Se trata así de, además, converger con Europa donde se han ido adoptando medidas de reducción de las limitaciones de velocidad en este tipo de vías, siendo la tendencia mayoritaria los 90 kilómetros por hora, aunque algunos países ya han apostado por los 80, como Suecia y Holanda, referentes europeos en seguridad vial.

46867249252_cb2849ea75_c

Pere Navarro.

Anuncios
5468250676_2af4815b24_b

Pere Navarro y Ramón Ledesma en Córdoba.

Esta noticia la publica Diario Córdoba el 19 de Noviembre del 2018.

Que haya un límite de 50 km/h en una calle de un carril es una burrada, te sale un niño o un anciano y te lo llevas por delante. A 30 km/h, en cambio, sólo hay accidentes de chapa. Puedes tener heridos, pero no muertos».

Con este argumento, que parece incontestable, el director general de Trafico, Pere Navarro, ha empezado a reactivar la vieja idea de limitar a esta velocidad más moderada todas la vías urbanas españolas de un solo carril o de doble sentido con dos carriles en toda España, tras recibir varias peticiones de los ayuntamientos de las principales ciudades españoles, como Bilbao, Málaga, Valencia, Madrid y L’Hospitalet, remitidas por carta.

La velocidad máxima en esas calles sería de 30 km/h, aunque los ayuntamientos podrían hacer las excepciones que consideraran necesarias. El Ayuntamiento de Málaga, advierte en su misiva, por ejemplo, que exceptuaría las calles clasificadas como Red Arterial Urbana y las que conectan diferentes barrios. También se podrían mantener a 50 km/h laterales de las vías rápidas o calles de polígonos deshabitados. (más…)

3696438085_809864c7a2_o

Pere Navarro, de nuevo en la DGT

Van pasando los meses y la Reforma del Código Penal, la Reforma de la Ley de Seguridad Vial y Reglamentos asociados incluso el Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta están desaparecidos.

Había comprometidas con el PP varias reformas importantes en seguridad vial, código Penal y movilidad activa interesantes que están desapareciendo de agenda, me llega muy poquita información al respecto, incluso hay silencios incómodos de políticos conocidos.

Es un desastre para la Bicicleta y los peatones!!

Lo único que parece avanzar es la reforma del carnet por puntos y la reducción a 90 de las vías convencionales con arcén de 1.5m.

La DGT bajará el 2 de enero del 2019 a 90 km/h el límite en 7.000 kilómetros de vías secundarias. La Dirección General de Tráfico (DGT) ya tiene preparado el primer paquete de medidas con el que pretende mejorar la seguridad en las carreteras después de cuatro años de incremento de la siniestralidad y una de ellas ya tiene fecha de entrada en vigor: reducir el límite de velocidad de 100 a 90 km/h en unos 7.000 kilómetros de vías secundarias podría ser una realidad el próximo 2 de enero.

El director general de Tráfico, Pere Navarro, ha aparcado el trabajo de su antecesor, Gregorio Serrano, de poner en marcha una reforma integral de la ley de seguridad vial y de los reglamentos de conductores, de circulación y de vehículos debido a la inestabilidad política de la actual legislatura, por lo que pretende sacar adelante pequeños cambios normativos que vean la luz lo antes posible.

De hecho, desde la DGT indican que los tiempos de la Administración son más lentos que el deseo de poner en marcha modificaciones legislativas que modifiquen el comportamiento de los conductores después de que las cifras de víctimas mortales hayan aumentado de 1.680 en 2013 a 1.830 en 2017.

La primera medida que verá la luz es un real decreto que modifica el Reglamento General de Circulación en cuanto a los límites de velocidad en las carreteras convencionales (de un único carril por sentido y sin desdoblar) y con el que la DGT pretende que España se equipare a muchos de los países de la UE.

El texto, entrará en vigor el próximo 2 de enero y supone igualar los límites de velocidad en todas las carreteras convencionales a 90 km/h para coches y motos, y 80 km/h para autobuses, furgonetas y camiones, y sólo cuando haya separación física de los dos sentidos de la circulación podrá fijarse un límite máximo de 100 km/h para turismos y motocicletas.

Los límites actuales varían: 100 km/h para automóviles y motocicletas, 90 km/h para autobuses y furgonetas, y 80 km/h para camiones en las carreteras convencionales con al menos 1,5 metros de anchura de arcén o con más de un carril para alguno de los sentidos de circulación, y 90 km/h para coches y motos, 80 km/h para autobuses y furgonetas y 70 km/h para camiones en el resto de las vías secundarias.

Navarro aseguró el pasado mes de septiembre en su primera comparecencia en la Comisión sobre Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso, donde tendió la mano a los diputados para poner en marcha nuevas medidas, que las carreteras convencionales con al menos 1,5 metros de arcén (es decir, con límite a 100 km/h para coches y motos) abarcan unos 7.000 kilómetros, lo que supone menos del 5% de los 165.000 kilómetros de la red de carreteras de España. (más…)

El tema elegido este año por la Comisión Europea para la Semana Europea de la Movilidad está centrado en la multimodalidad y el lema es: ¡Combina y Muévete! La Unión Europea nos anima a fomentar el uso y combinación de diferentes modos de transporte en los desplazamientos urbanos de personas y mercancías, para conseguir una mayor eficiencia, rapidez, ahorro y sostenibilidad.

En la provincia continúan las movilizaciones de los políticos locales y del presidente de la Diputación pidiendo el desdoble de la carretera convencional N-432.

Aparte los graves problemas ambientales sobre el territorio que conllevaría el cambio a autovía, el derroche de dinero público para la conversión en autovía de la N-432 sería brutal, nada menos que 2.000 millones de euros.

Las infraestructuras no crean empleo. Somos segundo país del mundo en Kilómetros de AVE y primero de Europa en Km de vías de alta capacidad por habitante. Gracias a esto somos también uno de los paises de Europa con mayor porcentaje de paro..

Con lo que cuesta el desdoble de la N-432 se podría pagar el Déficit del Cercanías de Córdoba durante un milenio, 1000 años.

Según leo en el Día de Córdoba: El Cercanías recibió el espaldarazo del Gobierno central en diciembre del año pasado, cuando acordó declarar el trayecto de Obligación de Servicio Público. Esto suponía, que el Estado iba a asumir el déficit del transporte ferroviario -fijado en 2,2 millones de euros– desde el momento en el que se pusiera en marcha. .
.

Además invertir en autovías estas cantidades demenciales supondría que las recortadas partidas destinadas para Educación, Dependencia, Salud y Pensiones disminuirían aún más.

Por lo cual me parece de una falta de responsabilidad enorme y de una frivolidad tremenda estas demandas de los políticos de autovías cuando ni siquiera hay presupuesto para lo más básico e imprescindible.

A destacar la campaña de promoción del uso del coche del presidente Diputación de Córdoba reformando el aparcamiento de los Colegios del Figueroa, para coches exclusivos de los funcionarios, con los 300.000 euros ha tenido que quedar del diez.

A todo esto ante el aumento de la siniestralidad en las carreteras convencionales en lo que va de año, la DGT plantea medidas para disminuir la violencia vial en la N-432.

3696438085_809864c7a2_o

Pere Navarro, de nuevo en la DGT

Por eso, desde la Dirección General de Tráfico que ahora dirige el socialista Pere Navarro se está sopesando la posibilidad de limitar a 80 kilómetros por hora la velocidad máxima en vías como la N-432 pero no la única en la que se impondría esta prohibición.

Según los cálculos de 2014 de la DGT, bajando la velocidad en las carreteras convencionales a 80 kilómetros por hora al año se hubieran salvado más de 350 vidas.

2014 fue, de hecho, uno de los últimos años en los que bajó la siniestralidad en las carreteras. Desde entonces, no solo por la velocidad sino por el mal estado de las mismas vías han vuelto a crecer los accidentes de tráfico.

De momento, todo es una propuesta de Pere Navarro. “Hay que trabajar con la velocidad y seguir insistiendo con drogas y alcohol”, ha asegurado Navarro antes de exponer los grandes objetivos de su política de seguridad vial para “homologarnos” a otros países europeos como Francia, que este año ha bajado la velocidad en vías secundarias de 90 a 80 km/h, después de tres años consecutivos de incremento de fallecidos. (más…)

Pere Navarro Director General de Seguridad Vial

Pere Navarro Director General de Seguridad Vial

La nueva Ley de Seguridad Vial, obligará al Gobierno a destinar lo recaudado en multas a políticas de seguridad vial, como supresión de puntos negros o sustitución de quitamiedos peligrosos. Este enfoque parece consecuencia de que no hay forma de implicar al Ministerio de Fomento en la Seguridad Vial.

El Ministerio de José Blanco se dedica a construir nuevas infraestructuras pero invierte poquísimo en la mejora de la seguridad vial de los viales ya existentes, en crear áreas de descanso o en gestionar las existentes. Sólo hay que darse una vuelta por las autopistas francesas para darse cuenta de las abundantes y bien costeadas áreas de descanso de Francia.

Pienso que esas obras de mejora en la seguridad vial de carreteras ya existentes fomentan fundamentalmente a pequeñas y medianas empresas que no se encuadran en la SEOPAN. La patronal SEOPAN le interesan grandes infraestructuras que lleven mucha maquinaria y poca mano de obra en proporción a la inversión que se realiza. Realizar un carril bici paralelo a una carretera es una obra de poca envergadura para la SEOPAN y creo que es uno de los motivos principales por los que no se hacen.

También es un golpe bajo a la promoción del  transporte público, el que ya no reste puntos el parar o estacionar en los carriles destinados al autobús. El peatón sale también discriminado pues se suprime  la pérdida de puntos por parar o estacionar en lugares que constituya un riesgo para la circulación o los peatones.

Esto de tapar un vado de peatones con el coche con la ley actual quita puntos del carné.

Esto de tapar un vado de peatones con la ley actual quita puntos del carné.

Ya no hay perdida de puntos si embocas tu coche tapando los vados de peatones u obligando al caminante a bajarse a la calzada porque el cochista ocupa totalmente la acera.

La nueva ley no se acuerda de la bici, y sobre todo, no se acuerda de la bici urbana. Es una oportunidad perdida pues podría haber incidido en numerosos temas pendientes.