Reparto de Coca-Cola al final de la XIII Fiesta de la bicicleta de Córdoba.

Al final de la XIII Fiesta de la bicicleta de Córdoba en la Semana Európea de la Movilidad acabamos en la avenida de la República Argentina. La Mesa preparatoria de la Semana de la Movilidad en años anteriores llegó al acuerdo que no se repartiera como premio por la marcha en bici bebidas azucaradas con gas. Se repartiría sólo agua, zumos y leche.

Durante todo el año las administraciones están dando el mensaje sobre la lucha contra la obesidad infantil y que la ingesta de bebidas carbónicas azucaradas por los niños es uno de los grandes problemas en la alimentación de niños y adolescentes. Centros escolares prohiben la ubicación de máquinas expendedoras de bebidas azucaradas.

Sin embargo, llega la gran marcha en bicicleta vinculada por el IMD al ejercicio físico como parte de la solución al problema de la obesidad y se les “premia” a los niños y niñas con Coca-Cola. Me parece totalmente incoherente.

Había también botellines de agua pero en otro stand y además calientes.

Anuncios
Urende promocionando las Bebidas azucaradas entre los niños y niñas.

Urende promocionando las Bebidas azucaradas entre los niños y niñas.

El anuncio de Urende sobre neveras no tiene desperdicio. En primer lugar promociona el consumo de bebidas azucaradas entre niños. En segundo lugar si los niños imitan esta postura pueden pegarse una buena torta.

La Asociación Americana de Dietistas (ADA), junto con otras instituciones sanitarias americanas, como el Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard, advierten en sendos informes del riesgo de sobrepeso que tienen los niños que están habituados a beber bebidas azucaradas fuera de las comidas.

Este tipo de bebidas, en especial los refrescos, podrían ser un factor clave en la obesidad en virtud a su alto contenido en azúcar añadido y su baja capacidad de saciedad, que hace que no se compense este consumo reduciendo la ingesta en la siguiente comida.

Dado que actualmente no existe legislación en materia de publicidad que obligue a las empresas a asumir en su publicidad:

Un enfoque respetuoso con el medio ambiente y la salud.

Informar sobre las consecuencias  del  uso  de sus productos.

Tomar actitudes pro-activas en defensa del medio ambiente.

Inculcar actitudes saludables en los consumidores.

Nos queda apelar a la responsabilidad social corporativa de las empresas para que desarrollen estas actitudes en la publicidad de sus productos.