32230046788_d91507972b_c

Gráficos de la evolución de las matriculaciones de todos los tipos de vehículos desde 2010 a octubre 2018.

Estos son apuntes de la Mesa que Ecologistas en Acción organizó en Madrid en el CONAMA 2018 con los siguientes ponentes:

Manuel Pujadas Cordero. Investigador del Ciemat.

David Robinson. Senior Research Fellow. The Oxford Institute for Energy Studies.

Mario Armero, Vicepresidente de ANFAC.

Nuria Blázquez, coordinadora de transporte, Ecologistas en Acción.

Modera: Marta González Novo. Periodista.

David Robinson del Oxford Institute for Energy Studies propone que el sistema fiscal no penalice al vehículo eléctrico. Ahora mismo los combustibles fósiles en España presentan impuestos inferiores a la media europea: la gasolina el 80% y el diesel el 75%, por tanto hay margen para subir los impuestos. Necesitamos según David una transición justa, un cambio histórico no puede hacerse de un día para otro, cuando hasta hace poco se incentivaba el comprar coches diesel.

Mario Armero de ANFAC da un dato que puede ser clave a la hora de tener un enchufe para recargar el coche eléctrico en casa: En España hay 27 millones de coches de los cuales solamente 7 millones duermen en cocheras.

Nuria Blázquez, responsable de campañas de diésel y de biocombustibles de Ecologistas en Acción plantea que existen coches que con la norma EURO 6 en condiciones reales emiten 10 veces más que la norma. Entonces de poco sirve que se compren coches nuevos.

Nuria introduce un nuevo término “DESCOCHIFICACION”, es decir mejor hablar de que consigamos que haya menos coches en lugar de hablar de DESCARBONIZACIÓN. Siguiendo con el lenguaje ya no usamos la prostituida palabra sostenibilidad y hablamos de transición ecológica.

La introducción del coche eléctrico también va a suponer que los talleres tengan menos trabajo pues los eléctricos tienen menos averías. En España se fabrican 1,5 millones de cajas de cambios y el coche eléctrico no lleva cambios.

Las baterías de los eléctricos no se fabrican ni en España ni en Europa, solamente en China y Corea. En España no hay fabricantes de coches, hay fábricas, entonces aquí no se toman las decisiones estratégicas.

La industria del automóvil tiene que entonar el mea culpa por engañar a los consumidores con el “dieselgate”. Si la industria del coche hubiera hecho las cosas bien hace tiempo las ciudades no tendrían que tomar tantas medidas para mejorar la calidad del aire.

La industria del coche tiene que contribuir a esas medidas en las ciudades por su falta de responsabilidad histórica.

32230045488_22fd6e5bff_o

Anuncios