46142579081_4c6ea972fd_z

Foto Diario Córdoba. Sánchez Moreno

Los vecinos, en pie de guerra contra el decreto de los veladores, anuncian recursos a la justicia. Vecinos de La Axerquía recurren el decreto que sacó la candidata del PSOE Rosa Aguilar Rivero que permite música en terrazas.

La situación con la aplicación del Decreto puede ser muy grave pues por lo visto el ayuntamiento de Córdoba tiene un solo sonometro y muy poca gente formada para que sus mediciones sean validas desde un punto de vista legal. Vamos que el gobierno municipal carece de capacidades para regular lo que se nos puede venir encima.

La noticia aparece en el Diario Córdoba.

Asociaciones vecinales de Córdoba y de cuatro municipios andaluces más han recurrido ante el Trribunal Superior de Justicia de Andalucía el decreto de ocio de la Junta que entró en vigor en agosto. Las asociaciones de La Axerquía de Córdoba, Bajo Albayzín de Granada, Centro Antiguo de Málaga y Casco Antiguo de Marbella han decidido llevar al juzgado la nueva norma que permite veladores en discotecas y música y espectáculos de pequeño formato en terrazas al estimar que afectará negativamente a sus conjunto históricos. Uno de sus argumentos es que la medida es «ilegal» al contravenir una directiva europea relativa al ruido.

El recurso, dado a conocer ayer por representantes de La Axerquía y de la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara, indica que las nuevas modalidades de espectáculos, como las discotecas con terraza al aire libre o los restaurantes con actuaciones musicales en espacios abiertos, «tendrán de manera inmediata un evidente impacto en la vida de los vecinos de los centros históricos recurrentes», que «verán perturbados derechos tan básicos como el derecho al descanso» o «a la intimidad domiciliaria, violentada por ruidos y otras molestias».

45231423485_cdcf6ce456_c

Concentración vecinal ante la Consejera Rosa Aguilar denunciando el decreto de ocio que ha promulgado

Los recurrentes consideran que es «inevitable» que al aplicarse el nuevo decreto «se rebasen inmediatamente y de manera significativa» los límites de ruido, «afectando de manera muy negativa a la vida de los vecinos de los centros históricos», que ya «soportan una importante presión» derivada del turismo.

Según el recurso, el decreto es «contrario» a la directiva europea del 2002 sobre la lucha contra el ruido, así como a la Ley del Ruido del año 2003.

Uno de los representantes de la asociación de La Axerquía, Manuel Cuello, desgranó ayer las razones que han llevado a los vecinos a presentar el recurso contra la Consejería de Justicia.

Cuello relató que la Junta «nunca ha contado con los vecinos para la redacción del decreto, ni con las asociaciones de vecinos de cascos históricos de Andalucía, ni con Al-Zahara», ya que su interlocutor ha sido la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y «no ha habido comunicación entre ella y los ayuntamientos». Además, añadió, en una consulta realizada a los ayuntamientos solo un 1,75% contestó que sería conveniente actualizar la normativa vigente antes de la entrada en vigor del decreto.

En cambio, y según señaló Cuello, los empresarios son los que han ejercido «muchas presiones» para que salga adelante esta nueva norma, que, a su juicio, «no es de interés general», sino que responde al de los hosteleros y «no justifica el aumento de ruido que se va a producir por la música en las terrazas» y al aumentar los horarios de apertura en el conjunto histórico.

32272109348_3be0f42167_c

Concentración vecinal ante la Consejera Rosa Aguilar denunciando el decreto de ocio que ha promulgado. Septiembre 2018

Por su parte, Antonio Cerrato, de la asociación La Axerquía, anunció que los vecinos llegarán hasta «los tribunales europeos» si hace falta. Cerrato aseguró que ya hay locales que están poniendo música amparándose en el decreto de ocio.

Los vecinos quieren que el Ayuntamiento declare Zonas Acústicamente Saturadas espacios como la Ribera, que el plan de usos de La Corredera se convierta en ordenanza municipal, y la desconcentración de actividades en el casco histórico.