Etapa Vuelta Ciclista a España en Cordoba Promoción del Hummer de la Policia nacional.

Etapa de la Vuelta Ciclista a España en Córdoba Promoción del Hummer de la Policia nacional

No había ninguna bicicleta en el parque móvil  que la Policía Nacional exhibía en los sets de patrocinadores de la Vuelta Ciclista en Córdoba.

¿Tendrán bicicletas los policías nacionales para patrullar como ocurre en otros países? Desde luego allí no las exhibían.

Tampoco había ningún stand ligado a la Semana Europea de la Movilidad que comienza a mediados de septiembre.

Como dice un compañero activista de la Bicicleta:

Es que la Vueta no tiene nada que ver con nosotros. Eso es deporte (y doping) mientras que nosotros somos usuarios de bicicletas urbanas y luchamos por una movilidad sostenible, no por un deporte. De hecho “ellos” quieren casco, como los soldados de la Mariquilla Seguí, que dice que con el casco ya estamos todos protegidos.”

Anuncios

Parece que en Estados Unidos está bajando la venta de los vehículos todo-terreno y General Motors recurre a España para promocionar estos artefactos súper contaminantes.

GM aprovecha la Eurocopa y nos viste además el Hummer de un Verde ecológico destellante.

Luego dirán que la gasolina está cara, pues GM debe tener estudios que concluyen que para los españoles la gasolina debe ser muy barata cuando hacen esta campaña publicitaria tan costosa ocupando páginas enteras del periódico 20 minutos.

A pesar de la carestía del petróleo, tienen expectativas de vender cientos de Hummer en España.

El Hummer constituye la máxima aspiración de quienes miden el éxito en la vida con el tamaño y la potencia del coche, una freudiana relación entre éxito y tamaño que proviene de los orígenes mismos de la Revolución Industrial.

Nos hemos acostumbrado a relacionar riqueza y prosperidad con acumulación bienes, cuanto más grandotes mejor.

Estados Unidos, cuya constitución se centra en la protección al ultranza de la propiedad privada como condición para el progreso humano y la “búsqueda de la felicidad” (el “derecho” a buscar la felicidad parece no haber muerto como idea en un país conformado por oleadas de inmigrantes), parece preparada para cambiar en aquellos aspectos que más estereotipos han generado en el resto del mundo.

A quienes se ríen del tamaño de los coches en este país, así como la histórica mediocre relación entre potencia, consumo y velocidad punta de los vehículos de los Big Three (ya no tan “big”, si nos atenemos a la evolución de sus ventas: General Motors, Ford y Chrysler), ahí va un cambio de rumbo de la industria automovilística.

Lo más indignante es que mientras en USA lavan su imagen con una campaña de coches más eficientes, en España quieren colocarnos el Hummer.

Coches más eficientes… E incluso más pequeños.

Y ahora no es una campaña de marketing: GM, por ejemplo, anuncia un cambio de rumbo estratégico para evitar males mayores en el futuro. El motivo: por primera vez en la historia, los fabricantes de coches de Detroit vendieron menos unidades en su propio país que los vendedores japoneses. Son datos de mayo de 2008. Un artículo del International Herald Tribune lo explica.

Otro dato, si cabe, más chocante para los amantes de las estadísticas: por primera vez desde 1992, el coche más vendido en Estados Unidos ha sido en el mismo mes un turismo, y no una “camioneta”. Por camioneta, puede entenderse el robusto tipo de vehículo, a caballo entre un todoterreno y un “pick-up” (o ranchera), omnipresente en el Medio Oeste de Estados Unidos.

¿El coche más popular en EEUU? El (pequeño, pequeñito) Honda Civic

En mayo de 2008, los modelos más populares de pick-up y SUV fueron desbancados en la lista de ventas por… El Honda Civic, un modelo compacto tradicionalmente más relacionado con las carreteras japonesas y europeas que con las vías estadounidenses.

El Civic -en sus modelos de gasolina e híbrido- superó a la serie F de Ford , vehículos que pueden reconocerse en las autopistas norteamericanas por su ridículo tamaño, que en Europa sería comparado con el de un camión. No es una exageración.

Además de las ventas del Civic, disparadas en todo el país, el sedán Accord y dos modelos de Toyota también sobrepasaron en Mayo a la exitosa serie F, la más vendida en los últimos años.

El International Herald Tribune recogía declaraciones de Ron Pinelli, presidente de Autodata: “Claramente, para la gente interesada en comprar un coche en estos momentos, lo único que importa es la eficiencia en el consumo.

El gran coche que el consumidor prefirió en su momento es ahora un quebradero de cabeza cuando llega la hora de llenar el depósito.”

Con los datos en la mano, puede afirmarse que:

* Los estadounidenses no están dispuestos a comprar vehículos sin preguntar por lo que éstos consumen y contaminan. Con el precio del barril de petróleo por encima de los 130 dólares, el legendario individualismo estadounidense busca desde hace meses lo que más conviene para la economía doméstica.

* Se rompe el estereotipo de los norteamericanos como amantes de coches grandes y poco eficientes. Comprar coches pequeños y que consuman poco supone ahorrar y, de paso, contaminar menos.

* A diferencia de los vehículos europeos, que son considerados en Estados Unidos como turismos de alta gama, más caros que nunca debido al actual cambio dólar-euro, los coches japoneses siempre han tenido una aceptación popular e interclasista. Desde el Toyota Camry, omnipresente en los suburbios, hasta los Lexus más exclusivos o, últimamente, el fenómeno de los japoneses híbridos (con el Prius en cabeza).

¿El país de los SUV por mucho más tiempo?

El país de los estereotipos negativos no sólo parece prepararse para intentar que un afroamericano llegue a la Casa Blanca, sino que por primera vez, el segmento de vehículos con más ventas en el país es el de los turismos compactos. “El país de los SUV” podría dejar de serlo, con la ayuda de los precios del petróleo y el aumento de la concienciación de la ciudadanía con respecto al cambio climático.