Al Colegio en Bicicleta.

Autor:  JUAN MERALLO GRANDE – Madrid

En los estudios de salud de los últimos años se refleja un aumento del sedentarismo y una amenazadora tendencia al sobrepeso en la población escolar. Se enfatiza que hay que cuidar las dietas de los menores y se llevan a cabo campañas al respecto. También se dice que los chavales tienen que hacer ejercicio, siempre considerándolo como una actividad extra o para fines de semana.

¿Por qué no fomentar la actividad física en los quehaceres diarios? Hoy en día se lleva a los niños a la escuela en coche, aunque la distancia sea ínfima, promoviendo así una vida sedentaria, ajena a la salud y creando a los menores una futura dependencia hacia el coche, lo que implica carencia de ejercicio para ellos y contaminación, ruido y peligro para todos.

Y no hablemos de los embotellamientos a las entradas y salidas de clase, que incluso llegan a ser peligrosos para los pocos escolares que se desplazan de forma más sostenible.

En otros países se está realizando lo que se llama caminos escolares, para que los niños puedan ir andando o en bicicleta a clase. (más…)

Anuncios
Urende promocionando las Bebidas azucaradas entre los niños y niñas.

Urende promocionando las Bebidas azucaradas entre los niños y niñas.

El anuncio de Urende sobre neveras no tiene desperdicio. En primer lugar promociona el consumo de bebidas azucaradas entre niños. En segundo lugar si los niños imitan esta postura pueden pegarse una buena torta.

La Asociación Americana de Dietistas (ADA), junto con otras instituciones sanitarias americanas, como el Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard, advierten en sendos informes del riesgo de sobrepeso que tienen los niños que están habituados a beber bebidas azucaradas fuera de las comidas.

Este tipo de bebidas, en especial los refrescos, podrían ser un factor clave en la obesidad en virtud a su alto contenido en azúcar añadido y su baja capacidad de saciedad, que hace que no se compense este consumo reduciendo la ingesta en la siguiente comida.

Dado que actualmente no existe legislación en materia de publicidad que obligue a las empresas a asumir en su publicidad:

Un enfoque respetuoso con el medio ambiente y la salud.

Informar sobre las consecuencias  del  uso  de sus productos.

Tomar actitudes pro-activas en defensa del medio ambiente.

Inculcar actitudes saludables en los consumidores.

Nos queda apelar a la responsabilidad social corporativa de las empresas para que desarrollen estas actitudes en la publicidad de sus productos.