51582823390_be01c1a6e6_c

46473456522_36b4ca5037_c

Concejal delegado de Infraestructuras y Medio Ambiente David Dorado

Premio Motosierra de Atila 2020 al concejal delegado de Infraestructuras y Medio Ambiente David Dorado por:

  • La política nefasta de podas de árboles,
  • la paralización de la Ordenanza del Arbolado
  • y su falta de interés por dinamizar el Consejo Municipal de Medio Ambiente.

En cuanto a las podas extemporáneas que se han ejecutando sobre los árboles de la ciudad y que han generado un torbellino de reclamaciones, no solo suponen un riesgo para éstos, sino que han supuesto un daño irreparable para las aves que utilizan la arboleda urbana para reproducirse por la pérdida de gran número de nidadas.

En cuanto al Consejo Municipal de Medio Ambiente de Córdoba, el pasado mes de diciembre gran parte de los miembros del Consejo denunciaron la espantada del delegado de Infraestructuras en medio de una reunión de este organismo, que este concejal, presidente del Consejo, abandonó para ir a la inauguración del alumbrado de Navidad.

51023336181_430b5271b6_c

PREMIO ATILA 2020, otorgado al particular trío cordobés de las Azores:

Pleno del Ayuntamiento, Rector de la UCO y Ministerio de Defensa por querer transformar Córdoba de tierra de paz en tierra de guerra con la instalación de la base logística militar del ejército de tierra chantajeando a una población ya bastante castigada por el paro con falsas promesas que supeditan el futuro de la ciudad a la industria de la muerte y de la destrucción.

En relación con la anunciada creación de empleo de esta iniciativa, Ecologistas en Acción ha justificado sobradamente que con los recursos que se emplearán en el Centro logístico militar se crearían más de 7.000 puestos de trabajo en soberanía alimentaria.

Esta cifra es el resultado de realizar una comparación de los potenciales beneficios que generaría la inversión en promover la agricultura ecológica y de circuito corto mediante una inversión pública similar a la presupuestada para el Centro Logístico Militar (350 millones de €).

Con esta medida, la ciudad estaría en infinitamente mejores condiciones para asegurar la alimentación de la población ante el inminente descenso de los combustibles fósiles disponibles, al tiempo que es de gran eficacia para combatir el cambio climático y contribuir a la mejora de la de la salud pública y la biodiversidad. Más información sobre el tema.

En el caso puntual del Ayuntamiento de Córdoba, se entiende que este premio se concede al pleno de la corporación por su apoyo unánime al proyecto de instalación de la Base Logística del Ejército de Tierra.

Este premio deberá ser compartido por todos los partidos políticos que forman parte de la corporación por no haberse opuesto a esta iniciativa que contribuye a la búsqueda de soluciones a los problemas que enfrenta la Humanidad por derroteros erróneos y violentos, basados en la supremacía del Norte rico frente al Sur empobrecido.

El colectivo ecopacifista destaca que el año COVID ha alcanzado la mayor inversión en armamento a escala mundial (más de 2 billones de euros) y se está planteando la ampliación de la base militar de Rota por el ejército de los EE.UU.

51022611978_58a2f9dd23_c

50075652558_1f009e4206_c

Los Premiados con el Premio Atila aparecen en la foto.

Este colectivo, Ecologistas en Acción de Córdoba, considera que es un proyecto muy costoso económicamente; que en estos tiempos de pandemia COVID-19 los esfuerzos económicos deberían focalizarse en reconstruir el sistema sanitario, educativo y asistencial en lugar de invertir dinero público en un sistema de autovías y rondas que la propia Junta de Andalucía evalúa en sus documentos estratégicos como sobredimensionado.

Supone desmembrar el tejido urbano y, desde el punto de vida medioambiental, supone apostar por un modelo de movilidad urbana absolutamente desarrollista y desfasado.

Para Ecologistas en Acción, este tipo de proyectos se han quedado obsoletos en sus planteamientos y estrategias frente a la situación contemporánea de apuesta total por la movilidad sostenible y es inadmisible en un escenario en el que el aumento de temperaturas globales deja a Córdoba con un futuro cada vez más difícil de gestionar.

En vez de intentar gestionar la demanda reduciendo el número de desplazamientos en coche, las administraciones aumentan la oferta de infraestructuras que provocarán que el reparto modal se desplace aún más del transporte público hacia el transporte motorizado contaminante.

Ecologistas en Acción entiende que, aunque el proyecto formalmente pueda estar muy bien elaborado, adolece de una carencia: Córdoba nunca ha tenido al emprendimiento militar como un valor, lo que puede comprobarse con la lectura de los diversos planes de futuro que ayuntamientos de distinto signo político han elaborado.

Por tanto, el emprendimiento militar y su I+D avanzará ayudado por un nuevo máster de logística y el conocimiento que aporte un “Campus de excelencia internacional agroalimentario”, CEIA3, lo que no parece mucho.

Parece que el Ministerio de Defensa ha hecho valer para su decisión la reciente historia militar de nuestra ciudad. Debemos reconocer que el “emprendimiento” militar tiene raíces en Córdoba no en vano desde 1964 al 1987 los jóvenes andaluces y extremeños pasaban casi dos meses de “logística” en Cerro Muriano y Ovejo en los centros de instrucción y reclutamiento, CIR4 y CIR5. El ministerio debe haber recordado esta aportación y también la posterior adaptación de las zonas ocupadas por esos centros de instrucción en espacios donde se sitúan importantes unidades militares de la OTAN.

El colectivo ecologista lamenta que todas las fuerzas políticas, económicas y sociales de la ciudad hayan apoyado el proyecto por el crecimiento económico que supuestamente representa y el número de empleos que supuestamente generará.

Se habla de cambio de modelo económico, incentivador de la investigación, del desarrollo de industrias auxiliares, etc, … Por ahora la única voz que se ha opuesto públicamente es la de Ecologistas en Acción -por considerar que el desarrollo de lo militar generaría un peligro innecesario para la sociedad y es ese aspecto militar del proyecto del que casi no se habla, una lástima, ya que el estamento militar en su parcela tiene una especial manera de gestionar los problemas-, pero nos consta que el antimilitarismo y el pacifismo tienen mucha presencia en numerosos movimientos de Córdoba.

Por contraposición a la euforia reinante, Ecologistas entiende que con su propuesta se rompería la tendencia arraigada en nuestra ciudad de que los distintos proyectos de ciudad se hagan al margen de sus habitantes y en beneficio de unos supuestos emprendedores a los que se les permite utilizar a la ciudad, como fuente de negocio y beneficio, bajo el chantaje de la creación de empleo.

El proyecto del Centro de logística militar tiene un horizonte de 50 años lo que nos llevará a 2070 y durante ese tiempo se supone habrá crecimiento económico y aumento de puestos de trabajo.

Son momentos difíciles, la pandemia cuestiona nuestro modelo económico (no solo el de Córdoba) y en medio del aumento del paro y la crisis social y económica es fácil vender el engaño de que es posible hacer crecer la economía de una ciudad hasta el infinito dentro de un mundo finito.

Ecologistas en Acción afirma que este camino no lleva a Córdoba a ningún sitio diferente de lo que ya hemos probado en el pasado, aunque ahora le hemos añadido la gestión militar al modelo.

Ecologistas en Acción entiende que con los 350 millones de euros y las 85 Ha, que costará el Centro logístico del Ejército se podría avanzar en un nuevo modelo de ciudad compatible con las inversiones europeas que se recibirán y que entre otras tuviera las siguientes características:

  • La Administración local deberá intervenir directamente a través de la creación de una red de empresas con capital público que se conviertan en referentes en los sectores de más significación: energética, agropecuario, sanitaria, turístico, vivienda social, etc.
  • Promover un modelo agroalimentario que tenga como objetivo principal la autosuficiencia, para lo cual se aplicarán mecanismos que garanticen la Seguridad alimentaria desde la perspectiva y conforme a los principios de la Soberanía alimentaria.
  • Incentivar el establecimiento en los barrios de talleres de reparación compatibles con otros usos urbanos.
  • Apoyar, especialmente, iniciativas de puesta en marcha de mercados sociales de carácter asociativo o cooperativas que ofrezcan productos ecológicos, de comercio justo, de procedencia local (circuitos cortos) o de producción ética. Así como iniciativas locales que ayuden a la promoción de estas herramientas de economía local, con alternativas habitacionales, socioeducativas y culturales.
  • Elaboración de un Programa municipal que favorezca la implantación de sistemas de gestión medioambiental en el sector de la Hostelería y Ocio, por ser uno de los sectores socioeconómicos estratégicos de la ciudad y de mayor impacto ambiental.
  • Depositar las finanzas municipales en iniciativas de “Banca Ética” o gestionarlas en este tipo de entidades financieras de manera que se garantice que dichos recursos van a ser utilizados responsablemente e invertidos en proyectos viables social y ambientalmente.
  • Para evitar que las medidas encaminadas a la protección del medio ambiente y al desarrollo de otro modelo económico, se convierta en una carga para las clases trabajadoras más necesitadas, se apoyará la implantación en el Estado de medidas como una Renta Básica Universal(RBU) que además proteja los avances de la sanidad, educación y protección social pública.

La Semana Europea de la Movilidad se celebrará del 16 al 22 de septiembre y estará dedicada a una movilidad sin emisiones. Ecologistas en Acción apuesta por potenciar la movilidad activa y el transporte público, además de implantar zonas de cero emisiones para conseguir ciudades sin emisiones.

El apoyo al transporte público, dentro y fuera de las ciudades, es imprescindible para evitar el colapso de las ciudades, la contaminación y luchar contra el cambio climático.

El miércoles 16 de septiembre comienza la semana europea de la movilidad, que Ecologistas en Acción aprovechará para lanzar la recta final de su campaña ‘Confinemos los coches’. Se trata de una propuesta creada durante las semanas de confinamiento y que propone ceder el espacio urbano a las personas frente a los coches. La fórmula de la organización ecologista es pies + pedales + transporte público + Zonas de Bajas Emisiones y, a ser posible, zonas de cero emisiones, de modo que los pocos coches que circulen sean coches poco contaminantes o, aún mejor, cero emisiones.

Esta propuesta de restringir la entrada de coches a las ciudades y un reparto del espacio público más favorable para viandantes, ciclistas y transporte público está respaldada por más de un 80 % de la población española, según una encuesta realizada por YouGov.

También más de 40 organizaciones de la sociedad civil han reclamado en los últimos meses este tipo de cambios para las ciudades.

Sin embargo, los deseos de la ciudadanía chocan contra una realidad muy preocupante. Más allá de los titulares, son contados los ayuntamientos que han facilitado que la explosión ciclista producida al finalizar el confinamiento se pudiera materializar en un aumento de la movilidad ciclista.

Pero el problema más grave reside en este momento en el transporte público. Lejos de mejorar, la situación del transporte colectivo está empeorando de forma peligrosa. A pesar de que no se han encontrado brotes de contagios de COVID–19 relacionados con metros, buses, trenes o tranvías, estos medios se consideran lugares poco seguros. Los mensajes sin fundamento científico lanzados por autoridades y medios de comunicación indicando al transporte público como un medio poco seguro han hecho estragos. A esto se une el hecho de que solo en honrosas excepciones se han puesto medios para que las frecuencias del transporte colectivo eviten aglomeraciones. La suma de todo ha resultado en una disminución generalizada de personas que utilizan el transporte público y un repunte del uso del coche. Si la tendencia continúa, es muy probable que veamos atascos mucho más intensos y un aumento generalizado de la contaminación, con terribles consecuencias para la calidad de la vida y la salud pública.

Es también alarmante la situación del tren. A día de hoy, Renfe no ha vuelto a poner en marcha todos sus servicios. Ni siquiera las líneas con obligación de servicio público han recuperado su frecuencia, lo que hace que caiga más aún el número de personas que utilizan los trenes y que una larga lista de ciudades y pueblos hayan visto aún más mermadas sus conexiones. Una política que va en dirección contraria a la transición ecológica.

Ecologistas en Acción exige a todas las administraciones que tomen medidas en el ámbito de sus competencias para revertir esta situación y lograr ciudades con aire saludable y sin emisiones.

Ecologistas en Acción Córdoba rechaza que el gobierno municipal pretenda aumentar hasta 366.000 euros el gasto en alumbrado navideño en la calle Cruz Conde, antes llamada Foro Romano.

El anuncio efectuado por el gobierno municipal y publicado en los medios de comunicación el pasado día 27 de julio supone incluso el compromiso de gasto de hasta 1.600.000 euros en tan solo tres ejercicios presupuestarios.

Este compromiso de gasto contrasta notablemente con el decreto del alcalde que liquidaba literalmente la partida presupuestaria disponible en el presupuesto de 2020 para plantación de arbolado, partida que contaba en el presupuesto municipal con 200.000 euros.

Ambas decisiones van en la dirección contraria de la indicada en los últimos acuerdos adoptados por unanimidad de todos los grupos municipales en los plenos celebrados el 14 de noviembre de 2019 y el 9 de julio de 2020

En el pleno de noviembre pasado, el acuerdo literal fue “desarrollar medidas concretas de adaptación de todos los barrios y barriadas periféricas del municipio a las consecuencias del cambio climático (incremento de la temperatura global, olas de calor, escasez de precipitaciones, etc.) promoviendo la bioclimatización de los edificios y de los espacios públicos con especial atención al cuidado y ampliación del arbolado urbano y periurbano“ y este acuerdo, difícilmente podrá cumplirse restando recursos al área de infraestructura para la plantación de arbolado.

Por su parte, en el acuerdo unánime del pleno del pasado día 9, el gobierno municipal se comprometía a elaborar “un Plan de Arbolado… que considere al arbolado como herramienta imprescindible en el Plan de Adaptación al Cambio Climático”.

La elaboración del citado Plan de Adaptación al Cambio Climático, además de ser un acuerdo unánime del pleno del ayuntamiento, es una obligación impuesta por la Ley Andaluza de Medidas frente al Cambio Climático de 8 de octubre de 2018

Ecologistas en Acción quiere subrayar la burla que supone que en unas fechas en las que una ola de calor ininterrumpida y continua durante semanas golpea la ciudad, el gobierno municipal, en vez de anunciar medidas para sumar a la ciudad a la lucha contra el cambio climático, y en vez de anunciar medidas para adaptación de la ciudad al incremento de temperaturas, anuncie gastos de tipo suntuario que además suponen incrementar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Aunque no debería ser necesario, Ecologistas en Acción recuerda que de conformidad con las advertencias de la comunidad científica internacional, en el escenario actual las temperaturas medias en los meses de verano en la ciudad, para finales de este siglo, podrían incrementarse entre 5 y 7 ºC

Por otra parte comprometer este enorme gasto suntuario en un escenario de crisis económica para la ciudad de Córdoba carece de toda lógica. Se recuerda al gobierno municipal que en estos tiempos de pandemia COVID-19 los esfuerzos económicos deberían focalizarse en reconstruir el sistema asistencial en lugar de derrochar en gastos superfluos.

Independientemente de lo anteriormente expresado, es obvio que en el próximo otoño seguirán vigentes las medidas de distanciamiento social impuestas por la pandemia, medidas que se oponen a las concentraciones de personas que provocan este tipo de convocatorias.

En consecuencia, desde el gobierno municipal no deberían programarse este tipo de espectáculos, sino desarrollar programas de comunicación que incentiven evitar las aglomeraciones.

49754160701_6569e0bb2c_c

Vallas publicitarias en Avenida de la Libertad.

Ya lo comentamos en una entrada anterior de este blog:

El Defensor del Pueblo Andaluz solicita al Ayuntamiento de Córdoba aclaraciones sobre las vallas publicitarias colocadas en la Avenida de la Libertad.

Fue en noviembre del 2019: El Defensor se ha dirigido de nuevo al Ayuntamiento de Córdoba interesándose sobre si la publicidad cuestionada, al ubicarse en la vía pública, cuenta con la preceptiva licencia y autorización municipal y de no ser así las medidas previstas para subsanar esta irregularidad.

Vimcorsa no sabe quien comercializa estas vallas que están  en unos aparcamientos de su propiedad.

49755648768_ca74152492_c

Publicidad del Gran Teatro en vallas posiblemente ilegales en la Avenida Libertad

Y ya lo que faltaba es que el Gran Teatro, perteneciente a un organismo municipal el IMAE, se anuncie en unas vallas posiblemente ilegales al no tener permisos.

De hecho a finales de febrero del 2020 el Defensor del Pueblo Andaluz vuelve a comunicarnos que el Ayuntamiento de Córdoba no contesta a sus peticiones de información.

49651542022_b8f5c7f812_c

Carta del Defensor del Pueblo Andaluz. Febrero 2020

.

47809840632_35b2367358_cEcologistas en Acción  critica la nueva línea de subvenciones de la Junta de Extremadura destinada a la adquisición de vehículos eléctricos, ya que entiende que estas ayudas favorecen con dinero público a particulares y empresas con el poder adquisitivo suficiente para adquirir unos vehículos que son inaccesibles para muchas personas y que, en cambio, estas personas más desfavorecidas económicamente van a pagar con sus impuestos parte del importe de los vehículos de las personas y empresas más pudientes.

Mientras tanto, el ferrocarril alimentado por energías renovables, el tren sostenible, público y social brilla por su ausencia.

No obstante, Ecologistas en Acción sí encuentra justificable el apoyo de la administración regional a la adquisición de vehículos eléctricos por parte de los ayuntamientos, siempre y cuando estén destinados a dotación de servicios, emergencias o al transporte público colectivo en sustitución del tráfico rodado de vehículos individuales.

Es necesario resaltar que los vehículos eléctricos presentan el problema de que se basan en baterías compuestas por minerales limitados, como el litio o el cobalto, cuya extracción crea graves problemas medioambientales y sociopolíticos.

Ejemplo de ello es la perpetua guerra que se desarrolla en el Congo en torno al cobalto y el coltán; el reciente golpe de estado en Bolivia, motivado principalmente por sus enormes reservas de litio, o los generados por los proyectos de minería para extraer ese mismo mineral, ubicados en la provincia de Cáceres.

Ecologistas en Acción de Extremadura expone que el vehículo eléctrico beneficia únicamente a las grandes compañías del sector de la automoción y a las grandes corporaciones de la minería, que están generando en la población la ilusión de que es posible perpetuar el actual modelo de movilidad, basado en la proliferación de vehículos particulares, con tan sólo sustituir el combustible fósil por el motor eléctrico.

Pero un análisis riguroso de las existencias de los materiales estratégicos para la producción de los vehículos eléctricos demuestra que esta no es una solución viable ni a medio ni a largo plazo, dadas sus limitadas reservas y los mencionados problemas que su extracción y producción generan.

Por tanto, una administración responsable y preocupada por el bienestar de la sociedad debería volcar sus esfuerzos en el desarrollo del transporte ferroviario realizando las inversiones públicas pertinentes.