Desempleo según sectores Diario El País 31 de mayo del 2012

Desempleo según sectores Diario El País 31 de mayo del 2012

Siempre le digo a mis alumnos que cuando preparen un trabajo monográfico utilicen datos lo más actuales posible. Ayer 31 de mayo del 2012 el diario El País traía un sumplemento de postín titulado “Cómo salvar Europa” enfocado a la educación y formación como solución.

Escribían autores renombrados como Felipe Gonzalez Márquez o Paul Sutherland. El suplemento incluía un artículo titulado “Empleabilidad es la asignatura pendiente”. Lo más sorprendente era una tabla titulada Desempleo según sectores, donde en España destacaba como en Ingeniería y Construcción el desempleo era del 5,9%.

Alucinado pues ahora mismo ingenieros y arquitectos se están dedicando a dar clases particulares por falta de empleo, compruebo que la tabla recoge el periodo 2003-2007, o sea el periodo de la Tsunami inmobiliario.

Cómo puede un periódico publicar datos del año de María Castaña en un suplemento que precisamente aborda la educación, la formación y sus problemas.

Anuncios

Revolución Ciclista.

Nos han escrito del Diario El País:

Os informo de que este fin de semana EL PAÍS SEMANAL lleva en portada el tema Revolución Ciclista, un reportaje sobre el movimiento urbano que está explotando por todo el mundo y que reivindica la bicicleta como medio de transporte. Su autor, Borja Echevarría, explica cómo en las ciudades del norte de Europa, pioneras en el uso habitual de la bicicleta para desplazarse, este medio triunfa por ser ecológico, económico y por generar bienestar en los grandes núcleos urbanos, tan congestionados por el tráfico.

En España, en ciudades como Sevilla o Barcelona, el uso de la bicicleta está viviendo un gran auge, aunque en otras grandes ciudades la situación no es tan esperanzadora. (más…)

El País Semanal y la Energía Nuclear.

El País Semanal y la Energía Nuclear.

El Diario El País celebrará el próximo fin de semana el aniversario del Accidente de Three Mile Island (Harrisburg 1979) con un Suplemento especial del EPS dedicado a destacar las ventajas de la energía nuclear como la solución al futuro energético.

El Diario de referencia vuelve a destacar por su neutralidad respecto a esta fuente de energía.

La Unidad 2 de la central nuclear de la Isla de las Tres Millas, situada a 16 km de la ciudad de Harrisburg (Pennsilvania), que tenía una población de unos 70.000 habitantes, sufrió un severo accidente el 28 de marzo de 1979. Una pequeña fuga en el generador de vapor desencadenó el accidente más grave de la historia nuclear de los EE UU, y el segundo más grave de la historia de la energía nuclear. Las causas hay que atribuirlas al diseño de aquella planta que la convertía en tremendamente insegura.

La pérdida de refrigerante ocasionó un aumento de la temperatura del núcleo que, finalmente acabó por fundirse dando lugar al esparcimiento de material radiactivo en la contención y a la formación de una peligrosa burbuja de hidrógeno que amenazó con provocar una explosión que hubiera lanzado al medio toneladas de material radiactivo. Para evitar esta explosión se optó por liberar una cantidad indeterminada de gas radiactivo, que afectó a la población de las ciudades circundantes.

Las consecuencias del accidente sobre la salud de la población están todavía sometidas a controversia, puesto que resulta muy difícil evaluar las dosis radiactivas a que fueron expuestos los afectados. Las acciones de emergencia que se pusieron en práctica fueron claramente insuficientes y consistieron en la evacuación de las mujeres embarazadas y de los niños en un radio de 8 millas en torno a la central, dos días después de accidente. Se han detectado aumentos de malformaciones congénitas, de cánceres y de enfermedades psicológicas debidas al estrés sufrido por la población.

El accidente de Harrisburg supuso el principio de la decadencia de la energía nuclear en el mundo. Por un lado aquel accidente demostró que las centrales nucleares eran inseguras, lo cual hizo aumentar la oposición y, por otro lado, los costes de las medidas de seguridad tomadas a partir del accidente han encarecido notablemente las centrales, lo cual las convierte en poco competitivas frente a otras fuentes de energía.

Por desgracia las enseñanzas de accidente de Harrisburg no fueron suficientes para evitar el accidente nuclear de Chernobil en 1986, el más terrorífico de los acaecidos hasta el momento.

el edredón nórdico Flex

el edredón nórdico Flex

Una nueva maravillosa oferta del Diario El País: el edredón nórdico Flex.

El diario de referencia sigue demostrando un gran sexismo en sus promociones. La Historia de España la hacen hombres solamente, la impresora es para las secretarias mujeres y las calculadoras científicas son para los chicos listos.

Las cosas del hogar son para las mujeres y debe ser encantadora esa actitud pasiva de reposar calentita entre los pliegues del magnifico edredón nórdico Flex.

La Calculadora que nos enseña un chico universitario.

Una nueva maravillosa oferta del Diario El País: La Calculadora que nos enseña un chico universitario.

Una nueva maravillosa oferta del Diario El País: La Calculadora que nos enseña un chico universitario.

El diario de referencia sigue demostrando un gran sexismo en sus promociones. La Historia de España la hacen hombres solamente, la impresora es para las secretarias mujeres y las calculadoras científicas son para los chicos listos.

El lema de la campaña: “Demuestra que eres el más listo de la clase sin que te cueste nada”. La tecnología, el gaddget te conducirá al triunfo.

Cuando las máximas notas en selectividad las consiguen las mujeres, cuando los premios extraordinarios de carrera y doctorado se los reparten las universitarias, nuestro amado y odiado periódico El País insufla moral a los chicos.

No os desmolariceis chavales, vosotros podréis triunfar alguna vez con la Calculadora Scientist SS-529.

La Historia de España la protagonizan sólo hombres.

La Historia de España la protagonizan sólo hombres.

Las impresoras son para las secretarias, no para los hombres.

Las impresoras son para las secretarias, no para los hombres.