El aeropuerto de Ciudad Real en la iconografía de la ciudad.

Visitando a mi hijo en Ciudad Real encuentro que en la cartelería que inunda las calles aparece el avión que sobrevuela la ciudad como gran aportación a la iconografía de una urbe poco atractiva y de un aspecto muy anónimo.

Consulto la página del aeropuerto y habían volado en casi 6 meses del 2011, solamente 9411 pasajeros frente a los más de 2,5 millones de pasajeros anunciados que volarían cada año cuando empezó la construcción. A base de créditos de cajas de ahorro se construyó otra infraestructura inútil y costosa. En abril del 2012 cierra definitivamente el aeropuerto de Ciudad Real según esta noticia. (más…)

De nuevo el Ayuntamiento de Córdoba continúa enterrando dinero a espuertas en el Museo Taurino.

Más de 4 millones de euros para un museo que no visitaba casi nadie a pesar de su buena situación y lo barato de la entrada.

El Boletín del Observatorio Turístico de Córdoba del año 2002 recogía que el Museo Taurino era el menos visitado de los museos de Córdoba capital, no recibía ni CIEN visitas diarias.

Resulta indignante que haya más 4 millones de euros para un museo que no interesa a la gente y no haya dinero para un Museo de la Ciencia en Córdoba.

En la misma época el Museo de la Ciencia de Granada, año 2003, recibía más de 400.000 personas. Lo cual es más de 1000 personas diarias. Sigue dominando entre los políticos de esta ciudad ese aprecio por la España Negra y ese desprecio por la Cultura Científica.

Creo además que un museo que no da cabida en sus salas a los que estamos en contra de la Tortura de los Toros es un museo excluyente.

El museo taurino de Córdoba es sin lugar a dudas una muestra histórica, pero de la misma forma que recoge la historia desde el punto de vista del aficionado a las corridas de toros, debería de recoger la visión de las personas que perciben esta práctica desde la perspectiva del tormento que sufren los animales.

Aprovechando la importante inversión económica que se está realizando con fondos públicos en su restauración, sería razonable que el museo recogiera esta otra visión.

Esta medida haría que este museo fuera de interés general y por tanto también fuera visitado por un público cada vez más numeroso, que consideran esta práctica inconcebible en el siglo XXI, dado el maltrato que se produce al caballo y especialmente sobre el toro, que tienen un sistema nervioso desarrollado con capacidad para sentir dolor físico similar al del ser humano.

Medidas de este tipo serían coherentes con esa imagen de tolerancia que Córdoba quiere proyectar cara a la capitalidad cultural.

Copio aquí unas declaraciones del Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, Rafael Blanco, bastante lamentables pues considera el Museo Taurino como una de sus “prioridades culturales”.

Como todos sabemos “la tortura no es cultura”.

Por su parte, el teniente alcalde de Cultura del Ayuntamiento, Rafael Blanco, señaló a Diario CORDOBA, que la situación actual es que han culminado las obras de la primera fase, que contó con una inversión de 900.000 euros, y que el retraso en la ejecución se debía a las “malas condiciones en las que se encontraba el edificio, que aportaban mayor complejidad al proyecto, ya que se podía perder una parte del complejo”.

Además, ratificó que hay “partida presupuestaria para poder afrontar la segunda fase del proyecto”, que alcanza los 3.500.000 euros, y que en estos momentos la Gerencia de Urbanismo está redactando la segunda fase, para proceder posteriormente a su licitación y a la puesta en marcha de las obras.

Pero Blanco aseguró que “la redacción del proyecto estará terminada para antes de finales de año y así se procederá a la licitación”. El teniente alcalde de Cultura manifestó también que “para nosotros el Museo Taurino es una de nuestras máximas prioridades”.