Los festejos taurinos son tradiciones moralmente injustificables, aunque se les disfrace de solidarios o benéficos.

Los festejos taurinos son tradiciones moralmente injustificables, aunque se les disfrace de "solidarios o benéficos".

La Asociación Española contra el Cáncer (AECC) ha organizado para el día 29 de marzo de 2009 un Festival Taurino en la Plaza de Toros de Córdoba, destinado a recaudar fondos. Es éticamente reprobable usar animales de ningún tipo para su tortura y muerte, sea cuál sea su fin.

En nombre de la lucha contra el cáncer, justifican la matanza, tortura y asesinato de animales. Decepcionante e indignante que en una ciudad que aspira a ser Capital Cultural en 2016 se siga permitiendo “celebrar” este tipo de cosas.

Quiero hacer notar a la AECC de Córdoba que hay otras mil formas de obtener dinero sin perjudicar a nadie, personas o animales, o que organizaciones como ésta deberían fomentar la empatía y la solidaridad, no la tortura de animales.

Existen múltiples métodos para financiarse y para recaudar fondos para sus loables fines, sin que sean cómplices de la tortura de ningún animal inocente.

Conseguir mejoras en la lucha contra el cáncer es algo que por supuesto apoyo, pero no a cualquier precio, y menos a costa de un sufrimiento innecesario por parte de los seis toros que morirán en su espectáculo benéfico para los humanos, pero maléfico para los animales.

Por último quisiera pedirles que la próxima vez que piensen maneras de recaudar fondos, descarten completamente la celebración de este tipo de eventos, por la sencilla razón de que el toro sufre (cosa obvia, pero científicamente demostrada), por lo que los festejos taurinos son tradiciones moralmente injustificables, aunque se les disfrace de “solidarios o benéficos”.

No hay cosa más degradante que la tortura como espectáculo lúdico, no hay cosa que nos haga más indiferentes al dolor ajeno que familiarizarnos con la tortura y no hay cosa que nos haga más viles que acostumbrarnos a la sangre por placer.

Por favor, no tomen estas palabras como algo en contra de su organización, más bien consideren la posibilidad de no organizar nunca más este tipo de eventos, que terminan con la vida de animales inocentes y que además podrían manchar la imagen de una causa tan justa como la lucha contra el cáncer.

Aqui tienes un enlace por si quieres escribir a la AECC mostrando tu queja.

Basta ya de Corridas sangrientas. Las Corridas buenas únicamente en la Cama.

Basta ya de Corridas sangrientas. Las Corridas buenas únicamente en la Cama.

De nuevo la televisión que pago con mis impuestos retransmite la tarde del 28 de febrero una corrida de toros para celebrar el Día de Andalucía. Sólo quiero recordar a Canal Sur que la tortura no es cultura, que los animales tienen derechos aunque en este país aún no los hayáis reconocido y que me dáis vergüenza.

O dejáis de subvencionar, retransmitir, amparar y fomentar el maltrato animal, o no me veréis más, ni a mí ni a toda aquella persona a quien pueda convencer.

¿Torturar animales en nuestra televisión autonómica es lo mejor que sabéis hacer para celebrar el Día De Andalucía? Yo prefiero celebrarlo como Blas Infante, un verdadero andaluz que, por cierto, respetaba a los animales y, en consecuencia, era antitaurino. Si levantara la cabeza también sentiría una mezcla de vergüenza y asco hacía Canal Sur.

Ministro Bermejo de caceria.

Ministro Bermejo de cacería.

Manuel Vicent, nuestro gran defensor de los derechos de los animales, es uno de los pocos antitaurinos junto a Antonio Muñoz Molina que es pluma fija en el Diario El País.

Cuando casi nadie se definía como antitaurino era esperado y valiente el encuentro anual con la columna de Manuel Vicent lamentando la tortura del comienzo de la temporada en Las Ventas en Madrid.

De nuevo nos enternece y conmueve Manuel con su columna de ayer domingo sobre la cacería del Ministro Bermejo y el juez Garzón. Nunca había visto un artículo en el diario de referencia que tuviera tantísimos votos en tan poco tiempo.

Cacería

MANUEL VICENT 15/02/2009

Un ministro de Justicia de cualquier país, de cualquier ideología, con una escopeta o con un rifle de mira telescópica en la mano, apuntando a un ciervo, a un muflón, a un guarro, a un conejo o a una perdiz es una imagen que le deja a uno desarmado.

Si encima ese ministro de Justicia es socialista y se deja fotografiar rodilla en tierra agarrado con orgullo a las cuernas de un venado, que exhibe un balazo en la frente, entonces esa estampa resulta tan grosera que no da otra opción que la de salir corriendo en dirección contraria. Juntos, el ministro Bermejo y el juez Garzón han participado en varias cacerías.

Puede que lucieran abrigos con fuelles en las axilas y una pluma en el sombrero, que desayunaran migas con chorizo en compadreo con el resto de la cuadrilla, que entonaran a coro la salve de los monteros antes de la matanza. Basta con este pavoneo para merecer la repulsa de gran parte de los ciudadanos, más allá de que trataran o no de apañar algún mejunje judicial entre animales muertos o de que ofrecieran, como membrillos, una baza política a la derecha.

Hay que imaginar al ministro de Justicia con el rifle cargado, bien apalancado en el puesto ante un venado, que se ha destapado entre unos arbustos. A través de la mira telescópica vislumbra en primer plano por un instante sus ojos de terciopelo, su belleza, su inocencia y, no obstante, frente a esa armonía de la naturaleza no duda en apretar el gatillo.

Entre gran alborozo recibe la felicitación de los secretarios por ese tiro tan certero y luego marca la culata de la pieza ensangrentada con sus iniciales. No posee un espíritu muy fino el ministro Bermejo si no es no es capaz de percibir que los ciervos que mata, miran antes la boca de su rifle llorando. Hay que imaginar también al juez Garzón ajusticiando con propia mano a unos venados, que han sido cebados entre alambradas sólo para que después unos señoritos de pelo ensortijado se den el gustazo de llenarles de plomo la barriga.

El ministro Bermejo y el juez Garzón, juntos o por separado, no deberían matar animales, porque el oficio tan delicado de hacer justicia no encaja en una afición tan violenta y antiestética. Es como ver al ministro de Sanidad totalmente borracho. Ése y no otro es el escándalo.

Enrique Mugica Dimisión.

Enrique Mugica Dimisión.

Sr. Múgica,

Por casualidad me han llegado sus declaraciones sobre lo que piensa de las personas que defienden los derechos de los animales y son contrarios a la tortura a que son sometidos inocentes animales en ciertas celebraciones, encierros y las plazas de toros de nuestra geografía.

Pues bien, parece que desconoce que el responsable del placer que sentimos es una zona concreta del encéfalo y que se produce como consecuencia de unos mecanismos específicos. Lo mismo se puede decir de los mecanismos responsables del dolor, temor y el sufrimiento. Estos mecanismos están conservados en los mamíferos, como por ejemplo los toros.

Lo que nos hace algo diferente a las personas es el extraordinario desarrollo de la corteza cerebral que nos permite entre otras habilidades ser capaces de ponernos en lugar de otros y ser conscientes de su placer o sufrimiento.

Sociedades anteriores a las nuestras utilizaban el sufrimiento de personas en espectáculos públicos para entretener y divertir a la gente. En la sociedad en la que vivimos todavía es legal martirizar animales en espectáculos públicos. Y esto es legal a pesar de que muchas personas sentimos como si fuera en nuestras propias carnes las heridas y el sufrimiento que de forma gratuita se producen en los animales. Y es legal a pesar del rechazo de muchos ciudadanos a los que usted se supone representar.

Quizás usted no pueda entender esto. Quizás no lo pueda entender porque no tiene la sensibilidad suficiente para hacerlo. En este caso, le sugiero que se plantee ser Defensor del Pueblo. Porque un Defensor del Pueblo que no es capaz de sentir dolor interno cuando ve a un animal inocente ser cruelmente martirizado para entretener a la plebe, difícilmente será capaz de defender la justicia.

Por el bien de la sociedad Sr. Múgica DIMITA.

Puedes escribir al Defensor del pueblo a la dirección de correo:

‘registro@defensordelpueblo.es’
Asunto: contra la tortura animal

Chiste Forges Tortura Taurina.

Chiste Forges Tortura Taurina.

Esta semana, del 10 al 13 de Noviembre, el aulario del Campus Universitario de Rabanales abre sus puertas a la “I Semana Cultural Taurina”.

La Universidad de Córdoba, es de las pocas universidades del mundo que subvenciona y promociona lo que se denomina “fiesta taurina”. El fomento de la “fiesta” la realiza a través del “Aula del toro bravo” y la “Cátedra de Taurología”de la Facultad de Veterinaria.

A pesar de que la Veterinaria es una ciencia, en las ponencias presentadas en estas jornadas destacan las de los cronistas que difunden “la fiesta” en los medios de comunicación y la de un conocido torero, estando ausente cualquier visión científica de la actividad taurina desde el punto de vista del animal. Por ejemplo, el sufrimiento que existe en el bóvido al ser acorralado y herido con contundencia hasta su muerte.

La inauguración oficial de esta semana por la “Directora General de Juegos y Espectáculos Públicos de Andalucía” no hace más que hacernos ver claro que las corridas de toros no tienen nada que ver con las ciencias, y los que quieren promocionarlas como actividad cultural con tintes universitarios no pueden esconder la realidad.

Objetivamente esta práctica consiste en la tortura despiadada pública, de un animal indefenso con capacidad de sufrimiento como cualquier mamífero y que es acorralado para divertir a un público y unos aficionados, que tendrían que ser considerado al menos como personas incapaces de ponerse en lugar de un ser inocente que sufre de forma cruel para divertirlo, entretenerlos o enriquecerlos.

 Número de Visitas Museo Taurino Córdoba

Número de Visitas Museo Taurino Córdoba

Se han gastado casi 900.000 euros en la primera fase de la remodelación del Museo Taurino. Para acabarlo necesitaran por lo menos tres millones de euros más que tendrá que poner el Ayuntamiento de Córdoba.

Es interesante consultar las últimas estadísticas disponibles sobre este museo elaboradas por el Observatorio Turístico de Córdoba. Según estos informes no llegaban a visitarlo ni cien personas al día.

En algunos meses incluso la media de visitas al Museo Taurino era de cincuenta personas. Resulta indignante que haya 4 millones de euros para un museo que no interesa a la gente y no haya dinero para un museo de la Ciencia en Córdoba.

En la misma época el Museo de la Ciencia de Granada, año 2003, recibía más de 400.000 personas. Lo cual es más de 1000 personas diarias. Sigue dominando entre los políticos de esta ciudad ese aprecio por la España Negra y ese desprecio por la cultura científica.

Remodelación Museo Taurino Córdoba

Remodelación Museo Taurino Córdoba

Cordoba 2016 sin tortura de toros.

Cordoba 2016 sin tortura de toros.

CANAL SUR recibe un premio por su labor de Promoción de la Tortura de Animales.

En la nota de prensa se destaca sobre todo el programa “Tortura para Todos” como una formula novedosa de blanquear la tortura de los toros.