Mete el coche dentro del velador.

Ya hemos mostrado otro anuncio comercial donde el coche se metía directamente en el escaso espacio peatonal, en la acera, mostrando como una actitud normal aparcar el automóvil en lo alto de la plataforma dedicada a caminar.

En este caso el coche aparece en un espacio claramente peatonal al lado de los veladores de un bar.

Anuncios

Anuncio Ford Fusión Coche montado en la acera.

Puedes descargarte aquí el análisis completo del anuncio.

Opel Insignia. Lo importante en este coche es estar conectado a la Red.

Hace poco tiempo el diario El País publicaba un artículo dedicado a la pérdida de prestigio que tenía la posesión de un coche entre las nuevas generaciones.

Ya el automóvil no es el símbolo de libertad y los jóvenes preferían comprarse un buen dispositivo móvil y viajar en transporte público donde pueden estar permanentemente conectados a las redes sociales.

En esta línea esta el anuncio del nuevo coche de Opel, el Insignia, en el cual  lo más importante no es el motor, sino  la posibilidad de estar conectado a las redes incluso si conduces:

Conectado a lo que realmente importa (en letras bien grandes). Experimenta un nivel único de conectividad con su innovador IntelliLink. Un revolucionario sistema multimedia con reconocimientode voz, Touchpad y aplicaciones.

Una nube roja de señales digitales sobrevuela y penetra en el coche.

Más abajo un texto del artículo del diario El País.

La crisis y también el envejecimiento de la población explican en parte este cambio de tendencia, pero hay otros factores. El estudio realizado en EE UU descubrió que jóvenes procedentes de hogares con ingresos anuales superiores a los 70.000 dólares anuales (51.500 euros) han duplicado el uso de transporte público y bicicleta en la última década. Es decir, los menos afectados por la crisis también están dando la espalda al coche. (más…)

Invasion zona peatonal de la Mezquita en plena Semana Europea de la Movilidad. Ya la doble fila de coches tapona el monumento único en el mundo

Invasion zona peatonal de la Mezquita en plena Semana Europea de la Movilidad. Ya la doble fila de coches tapona el monumento único en el mundo

Un interesante artículo de Muñoz Molina de febrero del 2012 donde introduce en su discurso la religión del coche que tantos destrozos ha causado en nuestro medio urbano y natural:

“”Hacia la mitad del siglo pasado ocurrió algo semejante con la religión de los coches. No bastaba con usarlos de manera juiciosa en los recorridos para los que fueran más prácticos.

Había que sacrificarles ciudades enteras, que eviscerar el tejido del transporte público y borrar la posibilidad de la caminata, del recorrido en bicicleta. En ciudades como Los Ángeles, el coche no sustituyó al transporte público por una evolución natural del progreso, sino en virtud de un proyecto perfectamente calculado de hegemonía que impusieron los fabricantes de coches y las compañías petrolíferas, y que acabó en poco tiempo con la red de tranvías más extensa y más eficiente del mundo.

Ha hecho falta casi un siglo para que vuelva a descubrirse la novedad arcaica de los tranvías, de las ciudades compactas, mucho más sostenibles, de las ventajas para la salud y para el medio ambiente de ir en metro o en autobús, de ir a pie o en bicicleta.””

Libro de George Basalla.

Libro de George Basalla.

Si la tecnología existe primordialmente para surtir a la humanidad en sus necesidades más básicas, hemos de determinar precisamente cuáles son estas necesidades y qué complejidad tecnológica se precisa para satisfacerlas. Cualquier complejidad que vaya más allá de la estricta satisfacción de las necesidades podría considerarse superflua y debe explicarse por otros motivos distintos a la necesidad.

Al supervisar las necesidades y técnicas esenciales para los seres humanos, un comentador moderno podría preguntar: ¿necesitamos automóviles? A veces se nos dice que los automóviles son absolutamente esenciales, pero el automóvil tiene apenas un siglo de historia.

Los hombres y mujeres conseguían llevar una vida plena y feliz antes de que Nikolaus A. Otto inventara en 1876 su motor de combustión interna de cuatro tiempos. La indagación de los orígenes del vehículo propulsado con motor de gasolina revela que no fue la necesidad lo que impulsó a sus inventores a completar su tarea. (más…)