circos crueles en Cordoba

Circos crueles en Cordoba

Está toda la ciudad de Córdoba llena de carteles promocionando el circo cruel con los animales y resulta que son ilegales, que no tienen permiso de Vía Pública para colocarlos.

¿Para qué queremos tantos funcionarios, asesores y políticos si al final si algo se mueve es gracias a cuatro idealistas voluntarios que no cobran, no es su función y se juegan el cuello?

Siguen denuciando unos pocos por la desidia e incompetencia de otros muchos.

Reproduzco el comunicado enviado por Ecologistas, que dada la hipocresía asociada al tema, supongo que ningún medio de comunicación cordobés divulgará.

Ecologistas en Acción demanda a la Gerencia de Urbanismo de Córdoba que inste a la retirada de la cartelería, colgada en farolas y mobiliario urbano anunciadoras del circo instalado en la ciudad.

Los propietarios del circo instalado en nuestra ciudad incumplen la normativa referida a publicidad en el mobiliario público por no haber solicitado la autorización correspondiente a la Gerencia de Urbanismo Córdoba. Por tanto, instamos a los responsables municipales a que se le pida que la retire y a que active el procedimiento sancionador establecido para estos casos en la Ordenanza Municipal de Publicidad Exterior.

Este circo ha sido denunciado con anterioridad por esta organización ecologista por incluir entre sus atracciones animales salvajes, previamente aislados de sus hábitats naturales, enjaulados en reducidos habitáculos, y forzados a comportarse de forma antinatural ante la mirada atónita del público infantil.

Si queremos que Córdoba sea merecidamente la Capital de la Cultura en 2016 debemos de cuidar hasta los mínimos detalles desde ya. Así no podemos tolerar que este tipo de atracciones sigan permitiéndose en nuestra ciudad ya que denotan una falta de sensibilidad hacia los derechos de los animales y ante el maltrato de los mismos.

Santa Cruz de Tenerife, que también opta por la capitalidad para el 2016, se ha desmarcado definitivamente de este tipo de actividades y espectáculos, haciendo gala de su sensibilidad y respeto hacia los animales, declarándose ciudad antimaltrato animal prohibiendo la instalación de circos con animales salvajes en su término municipal.

De todos es sabido que este tipo de circos, en los que se maltrata animales, está siendo sustituido por circos donde las atracciones, de gran belleza y plasticidad, están basadas en números realizados con personas.

Ecologistas en Acción considera que este tipo de “cultura” donde se permite y se justifica espectáculos degradantes para los espectadores y para los propios animales, debe ir paulatinamente siendo sustituida por otra que de respuesta a las intuiciones y sentimientos cada día más afianzados en una sociedad de respecto y solidaridad hacia los animales no humanos.

Circos crueles en Córdoba

Circos crueles en Córdoba

Anuncios
Circo con animales en Córdoba.

Circo con animales en Córdoba. Como ya sabeis los circos crueles han vuelto a la ciudad. Por lo pronto no han escatimado en carteles, está toda la ciudad llena.

Necesitamos que Córdoba se declare ciudad que no admita los circos crueles.

Se debe destacar que los circos sacan a los animales de su hábitat natural, los fuerza a vivir la mayor parte de sus vidas en cautiverio en una atmósfera de miedo y ansiedad, lo que provoca que muerdan las rejas y se automutilen.

Sin duda, Córdoba debe evolucionar como otras ciudades europeas que prohíben los circos con animales en su término municipal.

A continuación incluyo el comunicado de prensa emitido por Ecologistas en Acción sobre el circo instalado actualmente en Córdoba:

Ecologistas en Acción denuncia que el circo actualmente instalado en una explanada dentro de la ciudad, incluye dentro de sus espectáculos a animales salvajes que son cruelmente adiestrados para que lleven a cabo ridículas pruebas totalmente alejadas de su comportamiento natural.

Ecologistas en Acción de Córdoba denuncia la instalación de circos de animales en Córdoba, y pide a la ciudadanía sensible y consciente de los derechos de los animales que no lleve a sus hijos/as a tal establecimiento, procurándoles una educación acorde con la sostenibilidad y el respeto de los derechos de los animales. Igualmente, recomendamos a las Administraciones Públicas responsables que no autoricen este tipo de actividades tan crueles.

Durantes estos próximos días, Córdoba tendrá el dudoso honor de albergar en uno de sus espacios públicos un circo de animales. Hay diferentes clases de circos, en unos son las personas las que se entrenan para entretener y divertir al público. En otros, los responsables prefieren hacer un uso comercial de animales. Estos, son entrenados y domesticados en unas condiciones muy duras, pues sufren maltratos y son privados de su libertad y sometidos a momentos de fuerte estrés y maltrato, tanto en su entrenamiento como en su exhibición. Las herramientas utilizadas en los entrenamientos, como látigos, collares de ahorque, y ganchos de metal confirman esta teoría. Este tipo de actos no educan al público sobre el comportamiento natural de los animales y muestran siempre a los animales como feroces o estúpidos.

Una activista de la organización AnimaNaturalis permanece enjaulada durante 12 horas, simulando a los animales que se encuentran encerrados en los circos toda su vida.

Una activista de la organización AnimaNaturalis permanece enjaulada durante 12 horas, simulando a los animales que se encuentran encerrados en los circos toda su vida.

Además, los animales explotados en los circos son obligados a vivir en jaulas minúsculas, a realizar viajes agotadores en camiones o barcos en condiciones climáticas casi siempre adversas. Durante el periodo que los circos están fuera de temporada los animales son mantenidos en las mismas jaulas donde son transportados dentro de los camiones. Este confinamiento provoca en los animales graves daños tanto físicos como psicológicos.

Esta clase de circos deberían suponer, por lo menos, algún dilema moral, para las personas propietarias de los mismos, las Administraciones Públicas que permiten su establecimiento temporal, así como las familias que se acercan a ver la batería de números circenses donde se utilizan animales.

La Administración o Administraciones Públicas es deberían plantearse que con su consentimiento no sólo dan el visto bueno a esta clase de uso inmoral de otros seres vivos, sino que además con ello transmiten un mensaje de irresponsabilidad a la ciudadanía. En el caso de la ciudadanía que asiste a estos “eventos”, no sólo ayudan al mantenimiento de estas actividades, sino que además, como en su mayoría asisten con niños y niñas menores de edad, la educación que ofrecen carece de valores de empatía y de respeto hacia otras formas de vida.

Cada día, la sociedad humana avanza hacia valores de respeto y solidaridad que quedan reflejados en muchos campos. Y éste no es uno de ellos, sino que en realidad choca de frente con dichos valores, impidiendo que estos se globalicen hacia todas nuestras actividades.

Por una ciudad de la cultura y el respeto a la Naturaleza.

¡Córdoba libre de maltrato animal!

En los circos, los animales viven en estrechas jaulas toda su “vida” y son obligados a realizar maniobras antinaturales por medio de golpes y privación de alimentos.

En los circos, los animales viven en estrechas jaulas toda su “vida” y son obligados a realizar maniobras antinaturales por medio de golpes y privación de alimentos.

Hoy escucho en la radio a Rosa Aguilar hablando con una familiaridad grande del pintor cordobés fallecido Antonio Povedano.

En Calleja de las Flores tan críticos siempre no paran de elogiarlo: “Don Antonio Povedano nos ha dejado. Hoy es un día triste para la cultura, se nos fue un artista, un maestro y un amigo que solo puedo definir con una palabra todas las facetas de su larga y productiva vida: Honestidad. Adiós Don Antonio, siempre le llevaré en un cajoncito de mi corazón, siempre será usted el mejor maestro que he tenido.”

En el callejero de Córdoba no hay ninguna calle o plaza que tenga el nombre de este maestro de maestros, Povedano, cuando tanto curilla mediocre o canónigo sin méritos la tiene.

En Córdoba se da un fenómeno que podríamos calificar de pérdida o secuestro del patrimonio oral de la ciudad en el callejero a costa de nombres relacionados con la religión católica. El Ayuntamiento de Córdoba se pliega a las exigencias de la jerarquía católica y acepta cambiar el nombre centenario de calles del casco histórico de la ciudad. Primero fue la calle de la Banda (llamada así desde el siglo XVI) a la que los cofrades arrancaron al Ayuntamiento el cambio por el de “el Cristo de No Sé Qué”. Después fue el nombre de la Calle de la Paja, que una congregación de monjas consiguió convencer personalmente a la alcaldesa por Izquierda Unida, Rosa Aguilar, de que lo cambiara por el del oscuro fundador de la orden, por calle “Padre Cosme Muñoz”. La calle de La Paja formaba parte de nuestro patrimonio histórico y como tal teníamos el derecho y el deber ciudadano de conservarlo y protegerlo. El nombre de esta calle fue glosado elogiosamente hace más de 200 años por el ilustre escritor Teodomiro Ramírez de Arellano en sus “Paseos por Córdoba”.

Mi amigo Ricardo Barón que vive en la antes denominada calle La Paja está negro con el cambio de denominación que además se aprobó en un pleno posterior al acto de inauguración de la placa.

Y ahora más recientemente, en abril del 2008, le ha tocado a la calle Ronda de la Manca, un nombre centenario que hace alusión a su condición de camino tras la muralla, cerca de la plaza del Alpargate, y que a petición de un grupo de admiradores de un fraile trinitario del convento cercano al parecer fallecido, un tal Padre Trinitario Manuel Fuentes, le han cambiado el nombre por el suyo con la presencia en el acto de la alcaldesa Aguilar.

Buena parte de la información recogida aquí se la debo al blog de Manuel Harazem.