Palmera talada en el Campus de Rabanales.

Palmera enorme talada en el Campus de Rabanales.

Otra carta al Director en Diario Córdoba, ayer sábado 8 de diciembre del 2012, reclamando protección para el bosque de ribera entre el puente romano y el puente oxidaito. Hoy viene otro artículo en Diario Córdoba sobre la vegetación “incontrolada” en esta zona con diversas reflexiones entre ellas de Ecologistas en Acción: Ecologistas en Acción está en contra de una intervención “por motivos estéticos”, aunque respalda una que sea “razonable” y “respetuosa” con los valores naturales, según señala Juan Escribano.

También trata la carta sobre la tala del eucalipto del Alcazar.

Piedra, papel o madera

Soledad Carpintero Ortega

Hace unos días vimos con tristeza en la Ribera que el bosque del monumento natural los Sotos de la Albolafia ha sido talado en gran medida. Poco después, nos encontramos con la noticia de que la vegetación de ribera desde la Cruz del Rastro hasta el Puente Romano también va a ser intervenida. El artículo emplea vocabulario como “crecimiento incontrolado de vegetación” o, lo que es peor, “maleza en la que se acumula la basura y oculta la vista del conjunto monumental”. La lingüística es peligrosa, este vocabulario es peyorativo y erróneo.

Bosque de Ribera en el Guadalquivir foto de Paco Gonzalez.

Por favor, eso no es “maleza”, es vegetación natural. Los árboles no son precisamente los culpables de que haya basura. El bosque no oculta el paisaje, sino que lo magnifica. Se trata de un bosque de ribera con numerosos valores como: frenar la fuerza de las crecidas; evitar la erosión de riberas; regular el microclima del río y su entorno; o contribuir a la limpieza del aire. (más…)

Una adelfa convertida en árbol.

Una adelfa convertida en árbol.

árbol talado cerca del camping municipal de Córdoba.

árbol talado cerca del camping municipal de Córdoba.

árbol talado en la avenida del Brillante.

árbol talado en la avenida del Brillante.

Edificio Leonardo Da Vinci Campus Universitario Rabanales Arquitecto Jeronimo Sanz

Edificio Leonardo Da Vinci Campus Universitario Rabanales. Arquitecto Jeronimo Sanz

Llevábamos más de 30 años por el Campus Universitario de Rabanales de Córdoba, habíamos dado sombra y frescor a jesuitas, falangistas, chicos que estudiaban en la laboral y ahora a universitarios.

A pesar de nuestra buena labor ambiental algunos nos consideraban como inmigrantes invasores por nuestra condición de eucaliptos, pero de momento nos respetaban.

En los últimos quince años vivimos la construcción de un montón de edificios a nuestro alrededor: aularios, bibliotecas y edificios de investigación a los que dábamos oxígeno. Este último verano vimos allí abajo, a nuestros pies que estaban terminando un nuevo edificio: El Leonardo da Vinci diseño de un arquitecto con nombre de gran jefe indio.

Al cabo de mucho tiempo llegó un invierno con muchas lluvias, el del 2009. Unos hombres con cascos blancos y planos en las manos se quejaban de que las hojas que habían volado de nuestras ramas durante años se acumulaban en la cubierta del recién estrenado edificio del Leonardo y obstruían los bajantes.

Durante años habíamos escuchado desde nuestra altura a los profesores que habían enseñado en esta universidad que la tecnología tiene soluciones para todo y que los edificiosdeben adaptarse al entorno donde se construyen.

Esos señores enchaquetados del casco blanco en un alarde de innovación llegaron a una conclusión: que había que cortar 53 árboles de gran porte porque un edificio, que ha llegado al Campus30 años después que los árboles, tenía problemas con sus desagües.

Pensé a mi no me han talado esta vez pero vengo observando desde hace años la pérdida de un patrimonio forestal incalculable.

Las numerosas talas de árboles están convirtiendo el Campus en el desierto de Rabanales con el consiguiente aumento de temperatura, incomodidad para los universitarios, reino del hormigón y gasto energético.

Todo esto es una reflexión sobre los daños colaterales que viene sufriendo la naturaleza debido a las intervenciones de origen antropogénico. Con el Cambio Climático puede pasar lo mismo, cuando la situación sea irreversible, arreglar los efectos será muy caro y habrá que tomar decisiones y éstas tendrán numerosas victimas colaterales.

Esta carta muy resumida la ha publicado el Diario Córdoba. Recomiendo visitar un artículo del blog de Greenpeace titulado: “Los árboles esos seres inanimados de las calles”.

Tala grandes Eucaliptos en Campus Rabanales.  Universidad Córdoba.

Tala grandes Eucaliptos en Campus Rabanales. Universidad Córdoba.

 Arbol pegado a la fachada de un banco Berlin zona cercana a Gendarmenmarkt

Arbol pegado a la fachada de un banco Berlin zona cercana a Gendarmenmarkt

Vemos un edificio en Berlín donde un árbol crece pegado a la fachada.

A pesar de tratarse de un edificio de oficinas en una zona muy cara de Berlín, no se les ocurre tocar o hacer el más mínimo daño al árbol.

¿Cuánto hubiera durado este árbol en Córdoba?

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 63 seguidores