Jose Larios

Jose Larios

José Larios ha dedicado media vida a combatir la energía nuclear y a alertarnos sobre la amenaza del crecimiento ilimitado. En 52 minutos de conversación, destapa un apabullante argumentario con cifras y datos escalofriantes.

Dice, por ejemplo, que cada cordobés produce al día un kilo y medio de basura, 22 kilos de residuos industriales y otros 25 kilos de dióxido de carbono. O que los vehículos matriculados en esta ciudad puestos en fila alcanzarían la frontera francesa. O que la energía nuclear dejará basura radiactiva a las futuras generaciones durante un millón de años, leer más.….

Anuncios
Valeriano Ruiz, catedrático de Termodinámica de la Escuela de Ingenieros Industriales de la Universidad de Sevilla.

Valeriano Ruiz, catedrático de Termodinámica de la Escuela de Ingenieros Industriales de la Universidad de Sevilla.

Comienzo la sección de antinucleares ilustres con Valeriano Ruiz, catedrático de Termodinámica de la Escuela de Ingenieros Industriales de la Universidad de Sevilla. Esto es parte de una entrevista que ha publicado la revista de energías renovables, Enova.

-Usted es un firme detractor de la energía nuclear. ¿Qué argumentos daría para rebatir a los que apuestan por ella?

-Son varios, y los enumeraré en el orden de mis preocupaciones más profundas. En primer lugar, el riesgo de conflicto mundial con las bombas atómicas como elemento fundamental de armas nucleares existentes y aunque la “guerra fria” parece que ha pasado, el conflicto árabeisraelí no augura nada bueno en ese sentido. Sólo hay que pensar en por qué no se permite a Irán que tenga centrales nucleares.

La segunda de mis preocupaciones son los residuos radiactivos, que no se pueden eliminar solo con negar la realidad del problema.

Piénsese en España, donde los residuos están, por el momento, almacenados y refrigerados en piscinas “ad hoc”, en las propias centrales nucleares, y no se acaba de hacer lo “menos malo”, que es tener un almacén centralizado en superficie. Y no se acomete esto simplemente porque, con razón, nadie quiere un cementerio radiactivo.

Lo tercero es que no resuelve ningún problema energético. A día de hoy, la nuclear sólo supone un 6,7% de la energía primaria que consumimos los seres humanos. En España, la electricidad generada de este modo en 2007 fue algo menos del 18% del total. En esa misma escala, las renovables ese año supusieron el 20 %. Y además, el principal problema del sistema energético actual, que es la sustitución masiva de los combustibles fósiles que emplean los vehículos de transporte, no puede ser resuelto por la energía nuclear.

Y finalmente, el recurso para esas centrales, el uranio natural, es tan escaso como el petróleo o el gas natural. Dicen que con nuevos reactores “regeneradores” se puede alargar el uso del combustible. Eso lo vengo oyendo desde que yo era estudiante de Física Nuclear hace ya pronto cincuenta años pero, a día de hoy, no conozco ningún resultado práctico. Palabrería, mucha.

Yo soy antinuclear. Nuclear No Gracias.

Yo soy antinuclear. Nuclear No Gracias.

Greenpeace ha lanzado una nueva campaña y un registro de antinucleares (www.yosoyantinuclear.org) para obligar al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a cumplir con su promesa electoral de cierre de todas las centrales nucleares españolas.

El director ejecutivo de la organización, Juan López de Uralde, y el responsable de nucleares, Carlos Bravo, que presentaron la iniciativa, destacaron que se pone en marcha en España el primer registro de este tipo, que ya cuenta con unas 20.000 adhesiones, para que “los antinucleares salgan del armario”.

Además, la organización ecologista invita a todos los internautas a convertirse en ‘videoactivistas’ y grabar un vídeo antinuclear. Para ello, sólo hay que elegir un lugar, mostrar las pancartas de Greenpeace (descargables desde la red) con el lema ‘Yo soy antinuclear’ y subirlo a la web del registro. De todas las grabaciones se premiarán tres categorías: el más votado por los internautas; el más atrevido; y el que enseñe la pancarta a mayor número de personas.

Igualmente, el próximo 22 de noviembre voluntarios de Greenpeace saldrán a la calle para grabar declaraciones de los viandantes. Durante la presentación, Greenpeace mostró un vídeo en el que artistas como La Unión, o los actores Jordi Rebelló y Beatriz Rico, muestran su oposición a la energía nuclear. Es una campaña abierta a la que se han adherido ya diversas organizaciones, como Amigos de la Tierra o Ecologistas en Acción, y dentro de la cual también se proyectará en diversas partes de España la película australiana ‘Climate of hope-Falsas Esperanzas’.

“Lanzamos esta campaña para que las voces de los antinucleares se escuchen en España ante el impulso que le está dando la industria nuclear –añadió López de Uralde–. No tenemos miedo de debatir con personalidades que han defendido esta energía, como Felipe González, José María Fidalgo o Gerardo Díaz Ferran”.

En la misma línea, explicó que la acción persigue que se materialice el compromiso electoral que el Ejecutivo socialista ya incumplió en la pasada legislatura de cierre de las nucleares al final de su vida útil. “Zapatero se retratará el próximo año con la decisión sobre la renovación de autorización de explotación a la central de Garoña, que expira en julio de 2009”, añadió Bravo.