Carril Bici Sevilla noviembre 2010.

Carril Bici Sevilla noviembre 2010. Manuel Martín.

(más…)

Anuncios

La localidad cordobesa de Carcabuey acogerá desde el próximo sábado la Fiesta del Toro de Cuerda, a la que se espera la llegada de numerosos aficionados que han confirmado su asistencia, procedentes de Chiva (Valencia) y Arroyo del Ojanco (Jaén), localidades invitadas especialmente para que demuestren su arte en la suelta junto a los mozos de cuerda locales.

Desde que los encierros vienen este verano causando la mitad de muertes que la gripe A el discurso de la seguridad aparece por todos lados:

Según informó la organización en un comunicado, el recorrido mantiene su itinerario desde que éste se amplió para dar cabida al IV Congreso Nacional del Toro de Cuerda, celebrado en 2007. De este modo, “se mejora la seguridad para los corredores y se asegura el disfrute del espectáculo por parte de todos aquellos espectadores que deseen visitar Carcabuey estos días”.

También este año la tortura de estos animales nos costará más dinero a todos los que pagamos impuestos, dada la cantidad de efectivos necesarios para no repetir más muertos y heridos:

Por otra parte, 65 voluntarios pertenecientes a la asociación del Toro de Cuerda de Carcabuey se encargarán de la seguridad en el recinto en cumplimiento de la legislación vigente y, coordinados con los equipos de Policía Municipal y Guardia Civil, velarán en todo momento por la integridad de los corredores, espectadores y animales, impidiendo el acceso al recorrido de personas ebrias, menores de 16 años o incapacitadas por algún motivo. Será imprescindible para acceder al recinto ir documentado.

Se acosa y maltrata a los toros en nombre de la religión católica, genial y aberrante mezcla:

En cuanto a las novedades de la presente edición, cabe reseñar en primer lugar la ampliación de las sueltas previstas para los días 22 de agosto y 6 de septiembre en honor a María Santísima de la Aurora y María Santísima del Castillo, respectivamente. De este modo, se celebrarán dos sueltas ambos días, la primera a las 12,30 horas y la segunda a las 18,00 horas, tras un almuerzo tradicional y actuaciones musicales.

El Objetivo es que todo el mundo en Carcabuey se divierta a costa del sufrimiento de los animales:

En total se soltarán dos toros bravos y seis vacas de la prestigiosa ganadería Antonio Doblas. La segunda novedad será la zona habilitada para discapacitados acorde con el objetivo de la organización para que todo el mundo disfrute del espectáculo.

Sanitarios a tope y pagados con mis impuestos para poder torturar a los toros. Me pregunto qué coste tendrán estas ceremonias de maltrato entre tanta seguridad y prevención sanitaria.

Igualmente, se contará con la presencia durante las sueltas de más de 20 efectivos sanitarios, entre los que se encuentran un cirujano, dos médicos, dos ATS, un anestesista, una UVI móvil, un quirófano, dos ambulancias asistenciales y tres puntos de evacuación con 15 voluntarios de la Cruz Roja.

Los protagonistas son machos deseosos de que estas tradiciones sangrientas pervivan y se transmitan como la gripe A entre las próximas generaciones. Podrían estos mozos atarse ellos las cuerdas al cuello:

Los mozos de cuerda de Carcabuey serán los protagonistas y los encargados de acompañar a los animales por todo el recorrido, cuyo deseo principal es “que llegue a calar hondo en la sociedad cordobesa y que se potencie, mantenga y traspase a las generaciones venideras una tradición tan importante como es el Toro de Cuerda de Carcabuey”.

Es que la afición a torturar toros en este país alcanza las proporciones de auténtica enfermedad mental nacional.

¿Habrá un psicólogo de masas que analice qué diablos tienen contra un animal así? Todo esto me llena de vergüenza, se podían atar la cuerda ellos ahí mismo, a ver si les gusta. ¿Qué pensarán en el mundo civilizado de España? porque por supuesto, estamos en la edad de piedra, no en el siglo XXI.

Además por intermedio de la Diputación de Córdoba que patrocina las torturas y acoso de toros en Carcabuey tengo que pagar estas ceremonias vergonzantes.