Miguel Sebastian


Según informa EFE “el ministro español de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, dijo en Nueva York, que su país tiene que “aprender la lección de lo que ha sucedido en Japón” y aseguró que por ahora no se pueden cerrar centrales nucleares en España porque aportan cerca del 20 % de la energía nacional.”

Según el último informe elaborado por el ministerio de Industria “La energía en España 2009”, esta afirmación no sólo no se corresponde con la verdad sino que significa una tergiversación interesada en pleno debate nuclear.

Como se sabe, la energía nuclear sólo tiene aplicación energética en la generación de electricidad. Según el informe del ministerio, la electricidad supone el 21,5% de la energía final consumida en España. A su vez, el papel de la energía nuclear en la generación de electricidad sólo fue del 17,8%. Una simple multiplicación, nos dice que la energía nuclear apenas representa el 3,83% en la satisfacción de los consumos de los ciudadanos y empresas españolas. Si además tenemos en cuenta que debido a la poca flexibilidad de las nucleares, ha habido días en los que ha habido que desconectar molinos eólicos que estaban generando energía, su peso aún se podría reducir más.

En términos de energía primaria, que incluye las pérdidas en generación y distribución, la nuclear llega a representar el 10,5% del total de la energía utilizada en España. Esta diferencia demuestra a su vez la escasa eficiencia de dicha energía, ya que para obtener una satisfacción final del 3,83% su requerimiento se multiplica 2,5 veces.

Anuncios

Zapatero y sus mentiras sobre las nucleares.

Comunicado de Grenpeace sobre el regalo de Papa Noel Miguel Sebastian con motivo de la Navidad.

La propuesta de Industria de autorizar prórrogas a las centrales nucleares más allá de los 40 años choca frontalmente con la Ley de Economía Sostenible.

Greenpeace ha mostrado su oposición a la decisión de ayer del Consejo de Ministros de “dar luz verde” a la propuesta del Ministerio de Industria de poner en marcha el proceso de construcción del cementerio nuclear centralizado (autorizando como primer paso la publicación de la convocatoria para la selección de los municipios candidatos). La organización ecologista considera que el Consejo de Ministros atenta, de este modo, contra la credibilidad de su propio anteproyecto de Ley de Economía Sostenible y de su discurso de sostenibilidad ambiental.

“El Gobierno sigue empeñado en seguir la estrategia de ENRESA de conseguir candidatos para el cementerio nuclear a base de tentar a los alcaldes con dinero público. Además de resultar poco ético, el Gobierno debe entender que tratar de resolver así un problema tan grave como el de los residuos radiactivos es muy poco serio”, ha declarado Carlos Bravo, responsable de la campaña de Nuclear de Greenpeace. (más…)

Cierre central nuclear ya¡

Cierre central nuclear ya¡

La central nuclear de Garoña fue inaugurada por Franco en 1971, está totalmente amortizada desde hace años, y es una central nuclear obsoleta, aquejada de graves problemas de seguridad. Su permiso de explotación termina en julio de 2009.

Sin embargo, en su afán de obtener más beneficios, la compañía propietaria Nuclenor (Endesa 50%-Iberdrola 50%), ha pedido una prórroga de otros 10 años para la central.

El Ministerio de Industria y el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) pretenden alargar la vida de la central nuclear de Garoña durante 10 años más. Con ello alcanzaría una vida útil de 48 años, pero se agravaría el riesgo de accidente nuclear por los graves problemas de seguridad que aquejan a esta vieja central nuclear.

Las organizaciones ecologistas han recordado reiteradamente al Presidente Zapatero su promesa electoral de cierre progresivo de las centrales nucleares, y denunciado la actitud pronuclear del Ministro de Industria, Miguel Sebastián, que es contraria al compromiso electoral adquirido por el PSOE.

Durante el año 2008 la producción de electricidad de Garoña fue de 4020,91 GWh, una cantidad irrisoria si consideramos, por ejemplo, las exportaciones netas de electricidad alcanzaron los 11.221Gwh, o los 31.102 Gwh que aportó la eólica.

Garoña, conocida como la “central de las mil y una grietas” por los graves problemas de seguridad que afectan a diversos componentes de la vasija del reactor, en una demostración evidente del agotamiento de su vida útil, es una central que, desde el punto de vista de la seguridad, está “fuera de normativa”.

Sufre un proceso de agrietamiento múltiple por corrosión que afecta a diversos componentes internos de la vasija del reactor (ésta es el verdadero corazón de la central nuclear, ya que alberga el combustible de uranio: el núcleo), motivo por el cual la seguridad de esta instalación se encuentra seriamente comprometida.

Este problema afecta ya al 70% de los tubos que atraviesan la vasija del reactor y por los que pasan a su interior las barras de control, que son el “sistema de frenado” de la reacción nuclear. Este agrietamiento empeora irreversiblemente con el tiempo, según ha reconocido el propio Consejo de Seguridad Nuclear ante el Parlamento.

Por todo ello instamos al Presidente Zapatero y a su Gobierno a que no renueven la licencia de explotación y se proceda al cierre definitivo de la Central Nuclear de Garoña. Únete a la Ciberacción.

Quiero hacer pública mi decepción con la reciente medida del Gobierno para regalar dinero de todos para la compra de coches nuevos, tan sólo una semana después deque este mismo gobierno  aprobase el borrador de la Estrategia de Movilidad Sostenible y tras insistir Zapatero en el llamado “cambio de modelo”.

Veo injusto subvencionar con dinero público un sector concreto de la economía, mientras otros que beneficiarían a todos, como la sanidad o la educación, permanecen infrafinanciados.

También creo que esta medida trata de mantener artificialmente puestos de trabajo en un sector industrial que es obsoleto y está abocado a la reconversión, con empresas que están aquí por una mera razón de costes y se irán en cuanto no les resulte conveniente.

En su lugar, debería aprovecharse la oportunidad para promover nuevos sectores como la movilidad sostenible y las energías renovables que generarían puestos de trabajo autóctonos, con futuro y de larga duración.

Esta medida tan a corto plazo lo único que hace es agravar las dos grandes crisis que tenemos en España. La económica, pues proporciona ayudas para mantener empleos en un sector en decadencia, sujeto a chantajes de los fabricantes, y que incrementa nuestra dependencia energética, y la ambiental, al promocionar la compra de vehículos a motor mientras todos los organismos internacionales nos advierten que España es el país que más se aleja de los compromisos de Kyoto por sus crecientes emisiones de CO2, y más sufrirá los efectos del cambio climático.

Una medida opuesta, fomentando el transporte público y los desplazamientos en bicicleta, así como el uso combinado de ambos, crearía puestos de trabajo menos susceptibles a los ciclos económicos, reduciría nuestras importaciones de combustibles fósiles mejorando nuestra balanza comercial, y redundaría en el bienestar general de la población, con menor contaminación, menor ruido, y mayor espacio público para compartir.

GREENPEACE PIDE A LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS QUE RECHACEN REGALAR DINERO PARA LA COMPRA DE COCHES.

La organización se opone al despilfarro de dinero público para subvencionar una de las mayores causas del cambio climático.Ciberactua con Greenpeace.

Greenpeace pide a las Comunidades Autónomas que rechacen de pleno aumentar el gasto público en favor de una de las industrias que más se ha opuesto a hacerse cargo de su responsabilidad frente al cambio climático. Hoy se ha celebrado la reunión entre el Ministerio de Industria y las Comunidades Autónomas con el objetivo de recaudar el apoyo de las regiones a la nueva subvención directa propuesta por el presidente del Gobierno a la compra de turismos.

“Las ayuda directas a la compra de un turismo es completamente incompatible con la economía verde de la que tanto habla Zapatero. Es inaceptable que el Gobierno siga despilfarrando el dinero de las familias para alimentar una de las mayores fuentes de cambio climático” ha declarado Sara Pizzinato, responsable de la campaña Transporte de Greenpeace.

La organización ecologista recuerda que es un grave error, en el año de las negociaciones de Copenhague sobre el fututro del protocolo de Kioto, apostar por mantener la dependencia del transporte del coche particular, responsable de más del 12% de las emisiones de CO2 de España.

Para Greenpeace todavía tiene menos sentido que los criterios según los cuales se aplicaría el Plan 2000E no añaden nada nuevo a los del Plan VIVE, ya que se propone un límite de emisiones de CO2 del nuevo vehículo de 140 g/km. Esto representa una mejora muy insuficiente sobre la actual media de las emisiones de la flota de nueva adquisición en España (152 g CO2/km en 2007).

Además, Greenpeace recuerda que, según las falsas promesas del sector automovilístico, en 2008 ya las emisiones medias de los vehículos comercializados en Europa debían ser de 140 gCO2/km con lo que se estaría subvencionando una vez más al sector automovilístico para cubrir el incumplimiento de sus propias promesas. Por otra parte, según un estudio llevado a cabo por la Conferencia Europea de Ministros de Tranporte (ECMT) en 1999, los beneficios económicos a largo plazo de tales medidas son muy dudosos (1). A esto se añade que numerosos informes llaman la atención sobre las mejores prestaciones de las inversiones en transporte público sobre el empleo. A igualdad de recorrido de un viaje, el transporte público genera cerca del doble de puestos de trabajo que la movilidad privada (2).

España ya cuenta con 481 turismos por 1.000 habitantes con una de las cuotas más elevadas de la Unión Europea. Las ayudas directas a la compra de coches representan un incentivo para mantener la dependencia del vehículo privado. El uso indisciminado de este medio ha causado un grave aumento del impacto del transporte sobre el clima a pesar de que la eficiencia de los vehículos haya mejorado ligeramente.

Greenpeace apoya mejores sistemas y más justos para reducir las emisiones de CO2 de la flota española y reducir la importancia del automóvil en el transporte. La aplicación de una fiscalidad verde para los vehículos que internalice los costes ambientales favorecería automáticamente los medios más eficientes y menos contaminantes.

Es el caso de lo que ha ocurrido con el impuesto de matriculación por tramos de emisiones. Greenpeace pide que también el impuesto de circulación tenga en cuenta las emisiones de CO2 del vehículo. De esta manera no serían todos los ciudadanos quienes deberían soportar el peso del coste de la reducción de las emisiones de CO2 de la flota sino los mismos consumidores y usuarios de coches.

La organización pide, además, que cualquier medida de ayuda que se aplique al sector del automóvil ponga un límite de emisiones que represente un incentivo a superar los objetivos obligatorios de la nueva directiva europea en materia de emisiones de CO2 de los turismos. Teniendo en cuenta que la tasa de renovación de la flota española ronda los siete años, Greenpeace pide que se ayuden sólo aquellos vehículos que cumplen 7 años antes con los objetivos de la Directiva Europea, es decir 110 gCO2/km.

“¿Por qué el Gobierno no se ha atrevido a presentar una opción más sostenible? Ayudar a todos aquellos ciudadanos que quieren deshacerse de su coche para pasar a medios menos contaminantes debería ser uno de los objetivos del Ejecutivo“ ha declarado Pizzinato.

Greenpeace ha lanzado hoy una ciberacción dirigida al Ministro Sebastián y a los Presidentes de las CCAA para pedirles que estudien mejores sistemas de fiscalidad verde para reducir las emisiones de la flota española de turismos y que toda medida se aplique a los vehículos que no se superan el límite de 110 gCO2/km.

NOTAS:

(1): ECMT 1999: Cleaner Cars. Fleet Renewal and Scrappage Schemes. Guide to Good Practice.

(2): PTP, 2006; investigación del Instituto Nacional de Investigación sobre los Transportes y la Seguridad, INRETS; informe conjunto de dos del Instituto de Wuppertal para el Clima, el Medio Ambiente y la Energía e INFRAS de Zurich.

Greenpeace asegura que subvencionar al sector del automóvil supone apostar por el cambio climático.

La organización ecologista rechaza rotundamente las ayudas directas a la compra de coches. Greenpeace quiere mostrar su preocupación por el anuncio del ministro de Industria, Miguel Sebastián, quien en la Fira del Automóvil de Barcelona aseguró la intención del Gobierno de impulsar medidas de estímulo de la demanda interna y del consumo, que se sumarían a los proyectos de algunas comunidades autónomas para apoyar aún más la compra de nuevos automóviles.

La organización ecologista recuerda que todos los subsidios para adquirir un nuevo turismo no son más que una subvención directa al cambio climático. La organización se opone a toda medida de apoyo al incremento de la demanda de turismos porque es la forma más cara y más dudosa de hacer más eficiente el parque móvil español.

Los resultados ambientales de los anteriores estímulos directos a la adquisición de nuevos automóviles, como los planes PREVER o RENOVE, han sido un gran fracaso desde el punto de vista medio ambiental. Según datos de la misma ANFAC, en el periodo en el que estuvieron en vigor estos planes, la cuota de vehículos de más de 10 años de la flota española se ha mantenido fluctuando entre un 31 y un 36%, es decir que no se ha rejuvenecido.

Greenpeace advierte que no es aceptable buscar soluciones a la crisis económica sin tener en cuenta la grave crisis climática a la que hay que hacer frente. La organización rechaza que se use dinero público para alimentar el cambio climático sosteniendo y manteniendo la dependencia del coche particular, principal causante del aumento constante de las emisiones de CO2 del sector.

De hecho, una de las claves del crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte ha sido precisamente el constante aumento del número de vehículos en circulación, hasta tal punto que toda reducción en las emisiones debida a una mejora en la eficiencia de los motores se ha visto anulada por este efecto. En España, casi uno de cada dos ciudadanos posee un coche (1).

Científicos y economistas reconocen que mantener el aumento de la capacidad de producción de la industria automovilística no sólo tiene un efecto negativo sobre el medio ambiente sino que además, a largo plazo, es contraproducente para la rentabilidad de la misma industria automovilística. De hecho, la baja rentabilidad del sector, reconocida ampliamente por la misma industria, ha provocado que los planes de ayuda anteriores no hayan evitado la crisis.

Los subsidios hacen que muchos ciudadanos que no se pueden permitir comprar un automóvil lo hagan. Pero cuando el subsidio acabe, las ventas volverán a caer así como ya ha ocurrido en el caso de los anteriores planes de estímulo. La industria automovilística seguirá pidiendo que se mantenga el flujo de dinero público para tapar sus problemas estructurales de exceso de producción”, ha declarado Sara Pizzinato, responsable de la campaña de Transporte de Greenpeace.

Greenpeace pide al Gobierno que corte los subsidios a la compra de nuevos coches y que obligue al sector del automóvil a emprender una profunda reforma que recorte su producción y dedique sus esfuerzos a modelos más eficientes y menos contaminantes.

Al mismo tiempo la organización pide una ley de movilidad sostenible que apunte a reducir la dependencia del transporte privado y apueste por el público; más ferrocarril y más espacio para los medios no motorizados.

Es inaceptable que, con dinero público, se financie una industria que se opone desde hace años a adaptarse a los tiempos y a las necesidades ambientales de la sociedad. El cambio climático está aquí y es posible combatirlo al mismo tiempo que se mantiene una economía más sana y más verde.

Nota:

(1)Según datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente en España hay 481 turismos por cada 1000 habitantes, mientras en 1997 había 388.

Rodeado autor Ignacio Adeva.

"Rodeado" autor Ignacio Adeva.

Interesante artículo en el Diario El Publico de hoy sobre las políticas del gobierno Zapatero con la Bicicleta como medio de transporte.

Viene a decir que las ciudades se quedan solas en sus demandas de ser más ciclables y que el gobierno tras cinco años lo único que aporta es la Estrategia Española de Movilidad Sostenible.

Estrategia que es un brindis al sol pues no es vinculante. Los expertos piden una Ley de Movilidad Sostenible y una Mesa Estatal de la Bicicleta.

Página siguiente »