Infraestructuras


5102584358_68d8d9747d_k

Presupuesto Ronda Norte en tiempos de Rosa Aguilar Rivero.

Leo en prensa otra vez sobre la costosa e innecesaria Ronda Norte de Córdoba.

La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio ha adjudicado a Ayesa por 159.770 euros la redacción del proyecto de la primera fase del tramo autonómico de la Ronda Norte de Córdoba, que abarca desde la glorieta Académica García Moreno (a la altura del Hipercor) y la glorieta Santa Beatriz (en las inmediaciones del Carrefour de la capital cordobesa).

El proyecto, que tiene un plazo de ejecución de 11 meses una vez se formalice el contrato, abarca un tramo de 600 metros que discurre en paralelo a la avenida de Arruzafilla, que se adaptará como vía de servicio de acceso a los residentes. Este proyecto incluirá la remodelación desde la glorieta Académica García Moreno (a la altura del Hipercor) y la glorieta Santa Beatriz.

Fruto de ese estudio de alternativas, se determinó que el tramo autonómico de la Ronda Norte se ejecutaría por fases.

La redacción del proyecto adjudicado ahora corresponde a la primera fase, cuya ejecución supondrá una inversión estimada de 17,5 millones de euros.

La segunda fase, en la que ya se está trabajando y cuya redacción se licitará en breve, tendrá un presupuesto de ejecución cercano a los 80 millones de euros y enlazaría con el tramo municipal de la Ronda Norte, entre la N-432 y la glorieta Madres Escolapias, que ya está en funcionamiento.

51580374881_4ef6ed2309_b

Portada 2 de Octubre del 2021. Derroche en AVE Almería.

Leandro del Moral aportaba muchos datos en una entrevista reciente en prensa que le hizo Ricardo Gamaza.

España tiene la red de autopistas y autovías más importante del mundo, la mayor red de alta velocidad después de China y somos el país europeo con más presas de agua.

Pese a ello, la economía española sigue siendo frágil. Leandro del Moral Ituarte, catedrático de Geografía Humana y miembro de la Fundación Nueva Cultura del Agua desmonta con datos en esta entrevista el mantra de que la economía española sería más fuerte si se construyen más infraestructuras.

-¿En la actualidad hemos creado una red de asfalto tan grande como para que sea un problema ambiental?

-Tenemos la red de autopistas y autovías más importante del mundo en términos de kilómetros por habitante o por km2 de superficie: 15.048 km, la tercera red más extensa tras las de China y EEUU; significativamente, Alemania ocupa el quinto lugar con 12.917 km de autopistas, un 15% menos que España, con el doble de población y un tráfico interior y de tránsito internacional incomparablemente mayor.

-¿Y la red ferroviaria de alta velocidad española?

-Es la mayor del mundo tras la de China, que poco tiene ver con nuestro país en población y superficie: 55 km de alta velocidad por millón de habitantes en España frente a 8 km por millón en China. Japón y Francia ocupan el tercer y cuarto lugar; por otra parte, en este último país se contabilizan 61.400 pasajeros por km/año, mientras que en España antes de la crisis de la COVID solo se alcanzaron los 11.500 pasajeros por km, un nivel de uso que no llega al 20% del de nuestro vecino.

Tenemos más infraestructura y menos capacidad de aprovechamiento de la misma.

Por otra parte, en este campo también hay sectores que sufren las decisiones sobre el destino de las inversiones, en este caso los ferrocarriles de cercanías y la redes regionales de tren convencional.

51579556012_9ab9e1929d_b

Portada Martes 5 de Octubre 2021.

La aviación tiene que decrecer debido a sus enormes impactos medioambientales.

Aparte del dióxido de carbono, los aviones producen otros elementos nocivos (metano, ozono, hollín, estelas y nubosidad inducida) con mayor impacto climático que el CO₂.

Todo ello hacen que hoy la aviación cause entre el 5 % y el 8 % del calentamiento global, de acuerdo con los datos recopilados y analizados en numerosos papers.

51584267109_a8f5f63eee_c

Entrevista muy interesante a Ole Thorson.

Muy interesante esta entrevista publicada hace unos meses en la prensa catalana.

Los conductores, por norma general, cumplen las normas. Pero, en cambio, parece que los peatones o los ciclistas son mucho menos respetuosos, ¿verdad?

 Invertir la pregunta: ¿Estas normas de las que hablas, están pensadas para los peatones? En ningún caso. (Ole Thorson)

 

¿Entonces, qué? ¿Crees que los peatones tienen derecho a pasar en rojo?

 

No! No se deben romper las normas. Pero, si las normas están mal hechas, el peatón tiene derecho a presionar. La duración del ciclo entre verde y verde o entre rojo y rojo es demasiado larga. En la última parte del ciclo ya no queda ningún coche para pasar. Si fuera más corto, aprovecharíamos más la capacidad de la vía y todos ganaría tiempo, en especial los peatones. Pero los conductores privados mandan, y el ciclo está pensado sólo para las dos o tres horas punta del coche. (Ole Thorson)

 

¿Y los ciclistas? Los hay que no respetan ninguna norma y causan accidentes.

 

Aquí, mi respuesta es: cuando los conductores dejen de matar, ya nos ocuparemos de los ciclistas. Un día lo dije así en una reunión del RACC: «Cuando sus socios dejen de matar, hablaremos de todo esto de los ciclistas».(Ole Thorson)

 

Pero hay muchos ciclistas incívicos que no cumplen las normas!

 

Volvemos a lo mismo. ¿Hay alguna norma que esté pensada desde el punto de vista de los ciclistas o desde el de los patinetes? Ninguna! No es lo mismo poner en marcha una bicicleta(movilidad activa), en el ámbito de coste energético y de movilidad activa personal, que poner en marcha un coche, que basta con apretar un pedal. Un sistema pensado para los ciclistas debería tener en cuenta que la bici debería detenerse mucho menos. Algunas ciudades tienen normas para los ciclistas que equiparan los semáforos rojos con una señal de ceder el paso: «Reduce velocidad, mira bien y asegúrate de que no hay nadie, y hacia el final del ciclo ya podrás pasar». Tiene que haber algo más de flexibilidad, pero vivimos en una sociedad en la que todo se judicializa. (Ole Thorson)

 

¿Y los ciclistas en carretera? Generan colas, pueden provocar accidentes …

 

Mira, aquí pienso una cosa: en carretera, el derecho al anticipo no existe. Tú, como individuo, no tienes el derecho de ponerte delante de otro coche que va correctamente en su dirección, y arriesgar la vida de los demás y tu sólo porque quieres ir un poco más rápido y avanzar una bici. En vez de señales de prohibido adelantar, lo que debería haber es tramos donde sea permitido avanzar. No al revés. Un ciclista debe tener derecho a utilizar la carretera e ir a su velocidad, y, si el coche no acepta ir detrás del ciclista, es su problema.

 

APARCAMIENTO

Ole Thorson: “Es poco popular entre los conductores! Pero no son la mayoría. Mira, no tienes derecho a aparcar tu coche gratis en la calle. Los conductores que aparcan en la calle están haciendo uso de un espacio que no es suyo: es de todos. Y si durante algún tiempo nos ponemos de acuerdo como sociedad para ceder este espacio para que puedan aparcar, entonces la tienen que pagar. Y punto. Hay cosas que pensamos que son incuestionables para que los conductores y la industria del automóvil han ido ampliando sus exigencias a lo largo de los años: más calzada, más velocidad … Pero pueden cambiar.”

 

¿Qué piensas del urbanismo táctico?

 

Todo lo que sea ganar espacio para los peatones lo veo positivo. Debemos reapropiarnos del espacio que ha ido acaparando el coche. Pero hacerlo vale mucho dinero. Convertir en zona peatonal una calle es un coste importante. Y, si hemos de convertir en zona peatonal muchas calles, aún más. Entonces … ¿por qué no empezar a hacer algo con pintura? No tenemos dinero para cambiar todas las calles de golpe. Pues hagámoslo con pintura, que es mucho más barato. Y luego, durante los próximos años, con proyectos de mejora de las aceras.

 

¿Hay quien dice que estos colores amarillos o azules son un poco feos …?

 

¿No es aún más feo el gris y el negro del asfalto y del hormigón? Yo creo que sí. Una ciudad con un poco más de color no está mal. Si lo desea, podemos discutir si azul o amarillo, pero todo esto son modas y dentro de cinco años ya habrán cambiado. No sé si estoy del todo de acuerdo con estas cruces en la superilla de San Antonio … Pero el caso es que funcionan. Desde un punto de vista social, se han convertido en un espacio que se utiliza y de gran éxito.

 

¿Pero esta ya es una batalla que ya se iba ganando. El número de muertos en accidentes de tráfico se reduce de forma constante desde hace años.?

 

Esto no es verdad del todo! Se ha reducido el número de muertes y un poco el de heridos graves, pero no el de accidentes. El número de accidentes crece, y el de heridos leves también. Y los hay que no figuran en las estadísticas. Por ejemplo: un peatón que cae por el mal estado de la acera es un accidente de tráfico. También hay gente que muere por eso, y no cuentan. Son seres humanos que son heridos o mueren en el contexto de la movilidad.

 

Pero no es culpa del coche si un peatón tropieza y cae!

 

Depende de cómo lo mires. Fíjate en cómo están las aceras: abolladas y llenas de agujeros. Si hay un agujero en el asfalto, en tres minutos estará arreglado. Si se agrieta una acera, pueden tardar meses o años.

 

¿Qué piensas de la zona de bajas emisiones? Los más afectados han sido los ciudadanos con rentas bajas que tienen coches antiguos y no pueden renovarlos. ¿Esto es justo?

 

Creo que las administraciones y los técnicos han sido demasiado lentos en asumir la realidad: que había una relación directa entre salud, contaminación y coche. Si este cambio se hubiera empezado a aplicar hace más tiempo, y estos vehículos contaminantes se hubieran dejado de fabricar y de vender, el impacto sobre el ciudadano habría sido diferente. Pero los gobiernos cerraron los ojos y se lavaron las manos, y algunos ciudadanos han quedado atrapados en esta negligencia. La respuesta de estos ciudadanos, para mí, no debería ir contra la zona de bajas emisiones, sino contra los gobiernos negligentes. (Ole Thorson)

 

¿Pero qué hacemos con toda la gente que trabaja fuera de Barcelona y depende del coche?

 

Si vives en Barcelona y tienes que ir a trabajar fuera de Barcelona, ​​tienes varias posibilidades. Una es cambiar de casa e ir a vivir más cerca de tu lugar de trabajo. Ya sé que esto aquí no se lleva mucho, pero en Estados Unidos lo hacen a menudo. Si no quieres hacerlo, puedes hacer dos cosas: reivindicar tu derecho a contaminar … o decidir ser un buen ciudadano e invertir un poco más de tiempo en tu viaje desde casa hasta el lugar de trabajo. Hace 25 años que siento el discurso de «no tengo dinero para comprar un coche mejor». Pues entonces, la solución es pagar con tiempo.

 

¿Pero no todo el mundo puede destinar más tiempo para ir al trabajo! Y si tengo hijos pequeños y los tengo que cuidar? Me he de dejar el sueldo en canguros?

 

No toda la responsabilidad puede recaer sobre el individuo. ¿Los ciudadanos tienen que gastar más dinero en transporte público? Pues el Gobierno debe incrementar el salario mínimo interprofesional hasta niveles aceptables. ¿Tardo más tiempo en llegar al trabajo porque mi empresa se ha trasladado fuera de Barcelona? Hay planes de movilidad que prevén reducción de jornada, pluses y extras para los trabajadores que se hayan visto afectados por esta situación. Obviamente, a los empresarios no les gusta mucho la idea … Prefieren seguir dando plazas de aparcamiento gratuito en el patio del polígono industrial! Esto, en la práctica, es un plus salarial a los que vienen en coche. ¿Por qué no pagan el billete de bus o de tren a los que vienen en transporte público?

 

Mucho atacar al coche privado porque  contamina; pero, en cambio, ampliarán el aeropuerto del Prat …

 

Lo que ha pasado con la ampliación demuestra que el Gobierno de España no tiene ni idea ni ganas de abordar un proyecto sostenible. Todo lo que pasa alrededor del transporte aéreo necesita un cambio de tipo de energía. También que los entornos de las grandes infraestructuras no haya más hormigón ni asfalto. Y aquí sólo se habla de hacer más asfalto. Dentro de 10 o 20 años, los aviones gastarán otros combustibles menos contaminantes. El problema no se solucionará, pero puede estar en vías de solución. Deben pensar proyectos a 20 años vista.

 

¿Quizás estos 1.700 millones estarían mejor invertidos en transporte público?

 

Sí. Primero, acciones para los peatones, para el transporte público … Y, después, coches y aviones, que son secundarios. Pero lo que pasa es que el Gobierno de España no parece dispuesto a hacer mejoras que afecten directamente a los ciudadanos. Todas las promesas de inversión en las cercanías han quedado minimizadas o no se cumplen. No hay un planteamiento serio.

 

¿Existe un lobby del motor? ¿Existe un lobby cochista?

 

Sí, y tanto! Se sientan en las mismas mesas que los políticos y hacen eventos como el Salón del Automóvil. Los lobbies privados tienen poder e influencia, y la ejercen. Fíjate ahora qué ha pasado en Barcelona: en el momento en que se ha empezado a sacar algo de espacio de los conductores para aparcar, lo hemos dado a los restauradores para poner terrazas! Otro grupo privado.

 

¿Pero los bares y restaurantes han sufrido mucho con la pandemia …?

 

La idea estaba en marcha ya de antes. Los peatones no tienen el mismo poder. Yo he sido durante años presidente de la Federación Internacional de los Peatones, he impulsado entidades como Catalunya Camina … Pero no nos escuchan tanto!

 

¿La solución es el coche eléctrico?

 

No. Aún no se ha demostrado que desde un punto de vista ambiental el ciclo de vida de un coche eléctrico sea mejor que el de un de petróleo. Hay estudios de un lado y del otro según quién lo ha pagado. No queda claro que realmente sea una mejora global para el medio ambiente, el coche eléctrico también se hace con materiales que son finitos. Y, desde un punto de vista social, la industria de la extracción de estas materias primas como el litio en los países del Sur mantiene sus trabajadores en unas condiciones laborales del siglo XIX. Los trabajadores mueren como moscas: es peor que las minas de carbón de hace dos siglos. Los gobiernos apuestan por el coche eléctrico porque quieren salvar las industrias del automóvil, pero a lo largo de la historia, cuando un tipo de industria ha quedado anticuado, desaparece.

 

¿Pero hay millones de personas en el mundo que dependen de la industria del motor?

 

Los gobiernos creen que la reconversión no es su problema, que debe solucionar la industria. Y no: debe haber un planteamiento social. Los gobiernos no pueden lavarse las manos del futuro de los trabajadores.

 

 

51439885646_b903010fff_c

En medio la enterradora del Plan Andaluz de la Bicicleta.

El Plan de Infraestructuras de Transporte y Movilidad de Andalucía (PITMA) 2021-2030 que se presenta hoy  9 de septiembre del 2021 a bombo y platillo con el objetivo de «Avanzar en una movilidad regional sostenible» va suponer, paradójicamente y si nadie lo remedia, el entierro definitivo del Plan Andaluz de Bicicleta (PAB), la herramienta de que se dotó la Consejería de Fomento y Vivienda para concretar su «apuesta por un modelo de movilidad sostenible donde la bicicleta está llamada a incrementar su uso».

Y ello por dos motivos principalmente:

1) Un brutal recorte presupuestario, que su suma al protagonizado por el anterior Gobierno de coalición PSOE-Ciudadanos.

2) La negativa del actual Gobierno de coalición PP-Ciudadanos a incluir en el PITMA las redes urbanas de vías ciclistas.

El Plan Andaluz de la Bicicleta (2014-2020) supuso en su día un hito en la planificación de la movilidad sostenible, no solo en Andalucía sino España y Europa.

Estructurado en las tres escalas: autonómica, metropolitana y urbana; con inversión total prevista de 400 millones de euros, pretendía concretar la «apuesta (de la Consejería de Fomento y Vivienda) por un modelo de movilidad sostenible donde la bicicleta está llamada a incrementar su uso» (cita textual de la presentación del Plan).

No obstante, el desinterés de los sucesivos gobiernos ha ido menoscabando los objetivos iniciales del Plan, hasta que el presente Gobierno Andaluz parece dispuesto a darle la puntilla por medio del PITMA que se presenta hoy mediante:

1) Un brutal recorte presupuestario: De 367 millones de euros que quedan por ejecutar del PAB para redes ciclistas en los ámbitos andaluz, metropolitano y urbano, en el PITMA solo se presupuestan 45, correspondientes a las partidas «LE6.P4. Red de vías ciclistas metropolitanas» y «LE6.P5. Red de infraestructuras ciclo-turísticas.» Es decir, sumando todas las partidas, se podría financiar apenas el 12% de las actuaciones que quedan por ejecutar en el marco de PAB.

2) La renuncia a financiar redes urbanas (uno de los tres ámbitos de actuación del PAB ) en el marco del PITMA.

Ello «debido principalmente a problemas jurídicos en cuanto a la competencia para el desarrollo de este tipo de actuaciones, debiéndose limitar la Consejería a actuaciones de carácter metropolitano.» (cita textual pag. 31). Curioso razonamiento por el cual podríamos también llegar a la absurda conclusión de que el PITMA no podría contemplar la ampliación de la red de metro de Sevilla (verbigracia), por estar incluidas todas la líneas previstas en dicha ampliación en el término municipal de Sevilla y no ser por tanto «actuaciones de carácter metropolitano.»

O tampoco la Consejería de Fomento podría construir la Ronda Norte de Córdoba por tener su trazado por la ciudad consolidada.

En la base de tal absurdo, que no cabe entender sino como una mera excusa, mal traída y peor llevada, están unos informes (no una decisión judicial firme) de los Servicios Jurídicos de la Junta de Andalucía en los que se pone en tela de juicio el procedimiento elegido para llevar a cabo determinadas actuaciones relativas a vías ciclistas urbanas contempladas en el PAB en Granada y Sevilla.

Pero dichos informes lo único que cuestionan es el procedimiento elegido para promoverlas, no la pertinencia de las actuaciones ni mucho menos la validez del PAB como instrumento de planificación.

En consecuencia, lo que procedería es constatar la necesidad de revisar el procedimiento elegido para realizar algunas de las actuaciones previstas en el PAB, no la imposibilidad de realizarlas en el futuro. Y por supuesto, incluir en el PITMA un programa de construcción de vías ciclistas urbanas conforme a las directrices del PAB.

No podemos sino lamentar que, en un momento en se hace más necesario que nunca emprender programas que tengan un éxito garantizado a la hora de cambiar la movilidad urbana hacia horizontes más sostenibles, el Gobierno Andaluz decida prescindir de un instrumento como el Plan Andaluz de la Bicicleta que ha demostrado sobradamente su eficacia en ciudades andaluzas como Sevilla y, más recientemente, Cádiz; comparativamente de bajo coste y que no requiere apenas esfuerzo de planificación adicional, pues la mayoría de los proyectas están ya redactados y en poder de los órganos de planificación públicos.

En el proceso de alegaciones abierto en el marco de la aprobación definitiva del PITMA «A Contramano» presentará alegaciones tendentes mantener los objetivos del PAB en su integridad y a dotarlos de una financiación suficiente.

51298301528_2f34862cf4_c

Esto también es un vehículo privado.

Si algo es importante en un documento de planificación como es el PITMA es el uso correcto de la terminología.

En los últimos tiempos se viene leyendo en la prensa, se viene escuchando en la radio, en las jornadas de movilidad sostenible en las que participamos, y cada vez más en la sociedad en general, como se denomina “vehículo privado” al coche particular.

Consideramos un error de bulto esa denominación, pero lo que más nos sorprende es que sea justamente las administraciones públicas, que deberían ser los adalides de la corrección semántica, quienes den mayor pie a ello.

En el documento PITMA se utiliza sistemáticamente la denominación “vehículo privado” para referirse al “coche”

Sin embargo, vehículo es, según el Reglamento General de Circulación, un “aparato apto para circular por las vías o terrenos”, por lo tanto vehículos privados son, además de los coches: las motos, los caballos, las bicicletas,los vehículos de Movilidad Personal(patinetes), los camiones y un largo etcétera de otros vehículos.

La bicicleta, según el Reglamento General de Circulación, es un vehículo y toda aquella que no sea de uso público (como lo puedan ser las bicicletas públicas) son privadas.

Por lo tanto, mi bicicleta es también un vehículo privado.

Wikipedia define vehículo de una manera más comprensible. Para resumirlo: “Es un aparato de cualquier tipo, forma o época que se utiliza para transportar cargas o personas, con o sin motor, incluidos los transportes de animales.” (el subrayado es nuestro)

Por todo ello cuando, por ejemplo, se habla de que en las ciudades hay que reducir el uso del vehículo privado debido a la contaminación y otros problemas que produce, eso implica que sólo los vehículos públicos no crean esos problemas, es decir, los taxis (vehículo público), los autobuses (vehículo público), etc. no crean esos problemas, pero un vehículo privado como la bicicleta, sí estaría creando esos problemas de contaminación.

Venimos insistiendo desde hace bastante tiempo en que no se denomine al coche como vehículo privado, pues se le está atribuyendo un estatus «vehículo” y “privado» que no son exclusivos de ese medio de transporte, aunque en algunos ámbitos interesa que se dé ese mensaje.

Privados lo son otros muchos vehículos además de los coches particulares. Ya hemos mencionado algunos antes.

Lo privado es considerado, en el actual imaginario social, como algo positivo, como algo propio, como algo que está al alcance de unos pocos, de los elegidos. Anteponiéndolo a lo público, que se quiere ver como algo denostado, que es lo que está al alcance de todos, de la plebe, de la mayoría.

Un estudio semiológico más profundo nos llevaría aún más allá, nos llevaría a determinar que ese término de vehículo privado es cuando menos una promesa de libertad, de progreso, de personalidad, de ascenso social. Esto puede que sea de interés para las compañías creadoras de vehículos contaminantes o vendedoras de combustibles fósiles. Pero no es muy comprensible que les sigan el juego los medios de comunicación e incluso, como hemos tenido ocasión de ver, afamados urbanistas, gestores de movilidad y otras personas que claramente deberían cuidar detalles semánticos como éste, así como las administraciones públicas.

Entonces ¿Cómo llamar al coche en el documento PISTA 2020?.

Desde luego no es correcto llamarlo “vehículo privado” como hemos razonado anteriormente.

PROPUESTA:

En el documento de revisión del PITMA, al coche se le debería llamar coche o automóvil sin más. Lo suyo es llamar siempre a las cosas por su nombre.

Si se quiere uno referir al coche, pero se quiere enfatizar su privacidad, para contraponerlo a los usos públicos del transporte colectivo, se le puede llamar coche o automóvil particular o privado.

Si nos estamos refiriendo a coches y motos, entonces se les puede llamar vehículos motorizados particulares o privados.

51252336087_22aed6ae19_c

Falsa Inauguración de la Ronda Norte de Córdoba en junio 2021. Religión Infraestructuras.

Ronda Norte Municipal Córdoba.

Aún sin inaugurar y 60.000 Euros de gasto adicional.

El gasto en infraestructuras para promocionar la movilidad contaminante no cesa.

Leo en CORDOPOLIS que se habían olvidado de que las rondas municipales llevan semáforos. Inauguraron un trozo en junio del 2021 y otro trozo de ronda continua cerrado actualmente porque carece de semáforos.

Los de las fotos  argumentan que las carreteras nuevas (y «mejores») reducirán los atascos (al proporcionar el espacio necesario para manejar los «flujos» de tráfico) y mejorarán la seguridad (mediante la segregación de diferentes tipos de tráfico, por ejemplo, de larga distancia y local).

Están equivocados en lo de los atascos: Hay un elemento de circularidad (de pescadilla se muerde la cola) aquí, ya que una mayor provisión de carreteras suele resultar en un aumento del tráfico, a través del mecanismo de «demanda inducida».

El ciclo de retroalimentación resultante, mediante el cual más carreteras crean más tráfico, lo que a su vez conduce a pedidos de más construcción de carreteras, se ha identificado como un factor clave de la dinámica de auto-refuerzo de la dependencia del automóvil.

50613623673_7f001c62d6_c

Construcción Ronda Norte Córdoba.

En estos tiempos de pandemia COVID-19 los esfuerzos económicos deberían focalizarse en reconstruir el sistema sanitario, educativo y asistencial en lugar de invertir dinero público en un sistema de autovías y rondas que la propia Junta de Andalucía evalúa en sus documentos como sobredimensionado.

Un objetivo clave del lobby del asfalto y el hormigón es asegurar que los gastos viales estén aislados de la competencia con otras prioridades de gasto, así como del escrutinio político y las consecuencias de la alternancia de diferentes partidos en el poder.

Esto puede suceder cuando los gobiernos, por diversas razones, asignan fondos o adoptan procedimientos de evaluación de inversiones y toma de decisiones que se inclinan hacia la construcción de carreteras en lugar de invertir en Sanidad o Educación.

En estas condiciones, es posible que el cabildeo directo ya no sea necesario, ya que la construcción de carreteras gana impulso y se afianza en el funcionamiento del gobierno.

Las instituciones culturales que se han unido en torno al automóvil privado, dándole un estatus icónico en todo el mundo, son fundamentales para el sistema de transporte dependiente del automóvil y están estrechamente entrelazadas con todos los demás elementos del sistema

41980525425_d45164aa0f_c

Históricamente, las carreteras fueron utilizadas por una variedad de modos de transporte, incluidos caminar, vehículos tirados por caballos, tranvías y bicicletas.

Sin embargo, el aumento de la motorización condujo a conflictos sobre el espacio vial entre los automovilistas y estos usuarios de la vía preexistentes, típicamente enredados en debates sobre seguridad, congestión y modernidad.

Un elemento crítico de cualquier sistema automovilístico es la resolución de estos conflictos, mediante la regulación y reconstrucción de carreteras para dar prioridad a los automovilistas.

El desarrollo de décadas de ‘infraestructura para peatones’ (como pasos de cebra, señales de cruce de calles y subterráneos para peatones) tenía el doble objetivo de «hacer que las calles sean más seguras para los peatones» y «mantenerles fuera del camino» de los vehículos de motor y, por lo tanto, permitiendo un flujo de coches más rápido.

Este complejo de infraestructura y regulación puede resultar en una situación en la que caminar, mientras está «protegido» del tráfico, se ralentiza y se vuelve inconveniente por la cantidad de recorrido y desvíos a que se obliga al peatón.

Tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo, estos procesos se han justificado, no porque los automóviles superen en número a los modos alternativos (por lo general, reclaman espacio en la carretera mucho antes de que esto suceda), sino alegando que los automóviles son inherentemente modernos, progresivos e inevitables.

Dictadura del automóvil en nuestras ciudades: La suposición de que los automóviles deberían tener acceso prioritario al espacio vial ha persistido hasta el día de hoy y sigue dificultando el uso de modos alternativos.

En este contexto, promover el uso de modos de transporte sostenibles requiere recuperar espacio de los automóviles, un proceso que puede encontrar oposición pública y política, debido a la suposición común (pero generalmente errónea) de que estos proyectos aumentarán congestión.

Los esfuerzos para mantener el dominio del automóvil sobre el espacio público también son claramente visibles en las controversias recientes sobre si los patinetes eléctricos deberían poder circular en la carretera y si la introducción de vehículos autónomos debería requerir que se impongan más limitaciones a los peatones y otros medios de transporte.

2222156767_84014b5d8b_o

7509220280_bf6fd0c372_c

Marisa Vadillo en un evento cultural en El Arsenal.

Entrevista a Marisa en Diario Córdoba.

1- Posiblemente no sacamos de aquella experiencia ninguna lección. Se pasó de la euforia a desmantelar todo el proyecto cultural, no solo el que giraba en torno a la Capitalidad Cultural del 2016, sino toda la dinámica contemporánea de la ciudad.

La lección la sacamos, quizás, los creadores contemporáneos con respecto a Córdoba al asumir que, definitivamente, es patrimonio, pero no quiere ser presente ni futuro. ¿Dónde están aquellos proyectos?

2- En Córdoba capital estamos infinitamente peor que hace diez años, sin galerías privadas, sin apoyo específico a la creación joven que ha desaparecido del espacio público, sin redes alternativas salvo nuevas propuestas puntuales como Espacio Plástico, con un coleccionismo escasísimo, con unas instituciones que proponen cualquier cosa en cualquier lugar favoreciendo usos y líneas poco profesionales de espacios contemporáneos como el C3A (aunque sea autonómico), y sin una gran sala municipal. Creo que peor, imposible. Personalmente, son los peores años que recuerdo.

3- En primer lugar, que haya una concejalía de cultura profesional y operativa, que conozca el sector y trabaje por él, desvinculada de proyectos turísticos que no crean tejido en la ciudad.

Segundo, crear algún espacio contemporáneo municipal de prestigio.

Finalmente, y como prioridad, que se apueste por el apoyo a los jóvenes creadores de las cinco escuelas de arte que tiene Córdoba.

Página siguiente »