49753959101_b3ce7e6aa0_c-1

Vado de peatones con obstáculo en Avenida de Almogavares.

Paso por esta acera cada vez que voy para la Casa Ciudadana o para la Biblioteca Central en Lepanto desde hace un buen montón de años.

Siempre que paso me encuentro este poste de madera probablemente de la acometida de luz de obra de esa casa.

Puede llevar este poste provisional diez años en el mismo sitio, estorbando para atravesar por el vado de peatones.

Esto demuestra que en esta ciudad no se inspeccionan las aceras, no se hace política micropeatonal.

El problema es siempre el mismo -sea en el sector que sea- en este país, NO hay inspecciones de oficio, no se supervisa el cumplimiento de la normativa. No funcionan los mecanismo de prevención y control.

Un vecino que vive muy cerca me refiere esto:

Lo conozco porque a menudo me lo topo, cuando voy de mi actual residencia a la farmacia cercana. Te obliga a pasar entre él y la fachada de la casa o elegir la rampita de la izquierda que me resulta tan difícil en los días de lluvia, por lo escurridizo y mis problemas actuales de movilidad.

Pero es que en la calle Moriscos, donde he vivido hasta hace poco, existe otro igual, justo en medio de la acera. ¿Resquicios del pasado? ¿Patrimonio arqueológico? ¿Testimonios de una época que ya creíamos pasada?.

En cualquier caso ahí siguen estando; mal que nos pese a los ciudadanos del siglo XXI.