1 1 1 1 a Marina-Borrego

Marina Borrego

Para Marina Borrego, secretaria provincial de CCOO, el dilapidar 2000 millones en la N-432 es una prioridad. Me encuentro estas declaraciones de Marina en Diario Córdoba:

“En su opinión, Córdoba no solo no ha atraído inversiones sino que «ha perdido firmas industriales y tampoco hemos logrado que una carretera fundamental para el desarrollo de la provincia como es la N-432 sea ya autovía». Para remontar, señala, «faltan inversiones básicas en infraestructuras”

Otra dirigente sindical que profesa la religión de las Infraestructuras.

Aparte los graves problemas ambientales sobre el territorio que conllevaría el cambio a autovía, el derroche de dinero público para la conversión en autovía de la N-432 sería brutal, nada menos que 2.000 millones de euros.

Además invertir en autovías estas cantidades demenciales supondría que las recortadas partidas destinadas para Educación, Dependencia, Salud y Pensiones disminuirían aún más.

Por lo cual me parece de una falta de responsabilidad enorme y de una frivolidad tremenda estas demandas de los dirigentes sindicales de autovías cuando ni siquiera hay presupuesto para lo más básico e imprescindible como es por ejemplo para Sanidad.

También Cáritas pone cifra al precariado social en un informe de septiembre del 2018: en España hay 6 millones de personas al borde de la exclusión.

Y algunos pidiendo 2000 millones de Euros para el desdoble de la N-432. Hay otras prioridades frente al asfalto y el hormigón, las personas.

Más de 4 millones de personas viven en exclusión social en España, un 40% más que hace 10 años.

Marina, el milagro del Pan y los Peces no existe. Si se convierte la N-432 en autovía será gracias a que haya más recortes en Educación, Sanidad, Pensiones y Dependencia.

1 1 1 1 a Melania_Salazar-Ordonez2

Melania Salazar Ordóñez

Otro artículo hoy en Diario Córdoba de Melania Salazar Ordóñez, Profesora de Economía Financiera de la Universidad de Córdoba, sobre el derroche de dinero público en infraestructuras:

Del mismo modo, cuando un político decide realizar inversiones públicas y construye un palacio de congresos, un aeropuerto, un museo, un tren, una carretera ¿se evalúa si eso ha mejorado en algo la vida de alguien y en cuánto?

Pues lo habitual es que no, es decir, no se suelen realizar evaluaciones posteriores a la ejecución de esas inversiones. Así, nos quedamos sin saber si ha servido el dinero gastado.

Dinero que, muchas veces, se ve incrementado de forma casi exponencial con respecto a lo que inicialmente estaba presupuestado.

Alguien debería explicar en qué ha mejorado el bienestar de aquellos que han pagado (todos los españoles, concretamente) los aeropuertos de Castellón, Ciudad Real, Huesca, Albacete, o la Ciudad de la Justicia y la Caja Mágica madrileñas, el Fórum de Barcelona, las Setas de la Encarnación en Sevilla, etc.

Y así nos va, no hay objetivos ni evaluaciones porque no les interesa a los políticos que realmente sepamos como tiran nuestro dinero, y además eso hace más fácil que no exista ningún tipo de responsabilidad política, más allá de, a lo mejor, tener que irte a la oposición.

El quid de la cuestión es que todo esto provoca que ni siquiera escarmentemos.

De hecho, ahora nuestro gobierno autonómico estudia invertir 800 millones de euros (las malas lenguas dicen que podría perfectamente incrementarse hasta los 1.200 millones) en una autovía para unir Huelva y Cádiz. La finalidad es la de ahorrarnos 15 minutos en coche de trayecto, o eso creen porque no hay ningún tipo de estudio realizado que lo avale (ni siquiera una evaluación previa).

Eso sí podemos estar tranquilos porque la autovía solo afectará un poquito o casi nada a Doñana, o eso creen porque tampoco hay estudios al respecto.

Vamos, que siguiendo la filosofía aludida, como los 800 millones no son de nadie pues mira los pongo aquí mismo aunque los quite de allí (frase célebre de otra de nuestras ministras andaluzas), porque para qué pensar en hacer algo realmente útil.

Anuncios