6957525354_4ce9fe6bdf_z

Yacimiento Medina. Foto de Pilar F.G.

Este comunicado de Ecologistas en Acción fue publicado por Cordopolis.

Estos días ronda por todas partes la intención de las instituciones local y autonómica de conseguir que la UNESCO declare Medina Azahara Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Yacimientos arqueológicos de este valor histórico y cultural deben ser protegidos y tratados como la fuente de identidad cultural y conocimiento que son. El patrimonio que supone este yacimiento es una de las señas de identidad de Córdoba, y no lo es en vano.

Sin embargo, el enfoque con el que se aborde este asunto es de una tremenda importancia y no se debe dejar de lado cuando se hace campaña para dicha declaración.

El Plan Especial de Protección del Yacimiento Arqueológico de Medina Azahara y su área de influencia se ha quedado en una declaración de intenciones.

No se han rehabilitado las vías de comunicación que conectaban Córdoba con la ciudad palatina, y tampoco se han rehabilitado los puentes e infraestructuras hidráulicas asociadas al citado yacimiento arqueológico.

Pero lo más grave, el desparramado urbanístico fuera de ordenación que rodea parcialmente tan emblemático lugar, sigue condicionando el presente y, probablemente el futuro, del BIC (Bien de Interés Cultural). Tanto el enclave natural de Medina Azahara como los futuros yacimientos se ven afectados por la presencia de dichas parcelaciones.

Por otra parte, bajo el paradigma actual, que más que permitir fomenta el turismo de masas en nuestra ciudad, las infraestructuras de la zona crecerían considerablemente, con el consiguiente daño ecológico, y posiblemente patrimonial, del enclave.

Y no sólo se trata de un daño ecológico lo que denuncia Ecologistas en Acción. Si a día de hoy las instituciones responsables ponen más empeño en conseguir “títulos” para Medina Azahara que en contratar profesionales de la arqueología, ¿qué hace pensar que se iban a generar trabajos con condiciones dignas, más que trabajos temporales? Toda la situación actual hace pensar que lo que se busca es atraer a más turistas, que en realidad están dejando dinero en pocas manos, y no tanto en las personas trabajadoras.

Por todo esto, Ecologistas en Acción se plantea serias dudas respecto al modelo bajo el que se está realizando la campaña de declaración de Medina Azahara como Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Para esto, es prioritario poner sobre la mesa que para proteger adecuadamente el patrimonio histórico y cultural de la ciudad, tarea fundamental, no se puede perder de vista que:

Es más importante la inversión en investigación y excavación que en atraer a más turistas que, por otra parte, podrían dañar el propio objetivo de estudio del yacimiento si no se controla su afluencia y los posibles daños que causarían.

Debe elaborarse un plan para proteger el entorno natural de la zona.

Es necesario mejorar la gestión de los recursos humanos del enclave (contratación de más arqueólogos/as y mejora de las condiciones del actual personal que trabaja en el conjunto).

Anuncios