33305095505_b7fcba0af7

Nos publican la siguiente carta al Director en Diario Córdoba.

Manolete era un torero. Según la RAE, un torero es una “persona que por profesión ejerce el arte del toreo”. El torero tiene un protagonismo central en el toreo o corridas de toros. Es el que burla las embestidas del toro, el que lo dirige a la pica y a la puesta de banderillas, y el que le causa la muerte mediante una espada o/y el descabello.

Objetivamente en una corrida de toros se tortura al animal. Se le clava una divisa. Después una pica piramidal produce una hemorragia, desgarrando y cortando tendones, ligamentos y músculos del cuello. A continuación, las banderillas aumentan la pérdida de sangre, rebanando tejidos y originado dolor en cada movimiento. En estas condiciones el toro estáagónico, busca la salida como hizo desde que entró en la plaza, pero ya solo con la mirada. Finalmente, la espada de matar puede atravesar la pleura y el pulmón.

El toro se ahoga en vómitos de sangre y muy a menudo muge lastimeramente. Si es necesario descabellar, un estoque específicose clavará entre las vértebras para seccionar la médula, y la puntilla lo paralizará. La muerte se producirá por asfixia.

Según la Declaración Universal del Bienestar Animal, que tiene el visto bueno de la mayor parte de los países en la UNESCO y la ONU, así como la OIE (Organización Mundial de la Salud Animal)y la WVA (Asociación Mundial de Veterinarios): “ningún animal será sometido a malos tratos ni actos crueles”. Las corridas de toros transgreden ampliamente esta norma.

Hay cordobeses que nos avergonzamos de las corridas de toros por la crueldad que supone hacia los animales.

Consideramos que hacer hijo predilecto de Córdoba a un torero vulnera la sensibilidad de muchas personas de esta ciudad.
Gerardo Pedrós, Manuel Ruiz Rubio y Rafael Luna Murillo.

Ya en su tiempo el partido EQUO se opuso a que se organizara el ciclo homenaje a Manolete con argumentos de peso:

El partido verde considera que no deben destinarse fondos públicos en 2017 a homenajear a una figura anacrónica como el matador, por no estar acorde con los valores actuales de respeto a los animales.

La formación ecologista ha expresado su disconformidad total con la celebración del centenario del nacimiento del torero que, a su entender, no merece ningún tipo de recordatorio público.

“Lejos de ver la tauromaquia como un patrimonio cultural a conservar, EQUO forma parte de esa creciente mayoría social que la ve como un espectáculo cruel, bochornoso para nuestra sociedad, inevitablemente unido a memorias en blanco y negro de miseria y necesidad y a otras más recientes, de folclorismo barato y revistas del corazón.

En cualquier caso, en una ciudad con las necesidades culturales que tiene Córdoba, dedicar fondos públicos a este homenaje es un despropósito” comenta Ana María Carnero, coportavoz de EQUO Córdoba. EQUO entiende que las administraciones públicas debería fomentar el reconocimiento de aquellas figuras que transmitan valores democráticos, solidarios y acordes con una sociedad cada día más diversa, abierta y que rechaza la crueldad y el maltrato.

El partido verde recuerda que los festejos taurinos llevan años a la baja y que sin las jugosas subvenciones públicas que reciben de diversas administraciones (compra de entradas, escuelas taurinas, espacios televisivos, etc) desaparecerían en muy poco tiempo, pudiéndose destinar dichos fondos a fomentar una cultura moderna, abierta y respetuosa con los animales y el entorno.

Anuncios