Hace un par de días se inauguró oficialmente el Curso de la Universidad de Mayores de Córdoba con un ciclo de Conferencias sobre Cambio Climático patrocinado por la empresa  Votoramtin Cementos más conocida en Córdoba como COSMOS. Este curso fue coordinado por los profesores Carmen Galán Soldevilla y Juan José Aguilar Gavilán.

Resulta llamativo que una cementera que además pretende incinerar basuras en medio de la ciudad de Córdoba aproveche su patrocinio para dar una conferencia sobre la sostenibilidad de la fabricación de cemento.

La industria del cemento, al margen de incineraciones, es una de las principales responsables de las emisiones de CO2 junto con las empresas eléctricas. Las cementeras responsables de emitir 1kg de CO2 por cada kg de cemento fabricado nos hablan de sostenibilidad. La propaganda desinformativa que no cesa.

¿Hablarán también de dinero que han ganado con la venta de emisiones gracia a la generosa adjudicación de nuestro gobierno?

Por cierto que la conferencia inaugural del curso la daba el rector de la Universidad Internacional de Andalucía, Eugenio Domínguez, con un título tan difuso que desconozco de qué habrá disertado. Con una lección inaugural sobre ‘Cambio climático. Naturaleza y conceptos claves a cargo del catedrático de la Universidad de Córdoba y rector de la Universidad Internacional de Andalucía, Eugenio Domínguez Vilches ha quedado inaugurado el curso académico 2015-2016 de la Cátedra Intergeneracional ‘Prof. Francisco Santisteban’ de la Universidad de Córdoba.

He coincidido en foros de debate y conferencias con el profesor Domínguez y sus posturas eran en esencia negacionistas, desconozco si habrá cambiado su posición con los años.

Algunos aspectos mejorables en la Universidad de Mayores:

  1. Al margen de estas conferencias, este año 2015 y van muchos en el mismo plan, tampoco la Universidad de Córdoba ha realizado una convocatoria pública y libre para que se presenten proyectos de cursos o asignaturas para impartir en la Universidad de Mayores.
  2. El profesorado se repite año tras año. Nos encontramos docentes que llevan muchos años impartiendo clases en estos cursos sin que sepamos cual es la causa o el mérito de su presencia. No puedo juzgar que lo hagan bien o mal, simplemente empezaron de un modo discrecional en este cortijo y en el continúan.
  3. Muchos de los profesores que imparten clases además  tiene reducciones de carga docente lectiva debido a sus cargos de gestión en muchos órganos colegiados, como por ejemplo ser Decano, pero que aún así tienen tiempo para completar sus emolumentos dando estos cursos. Sería raro que en una empresa permitieran a sus ejecutivos que se dedicaran a otras tareas.
  4. Profesorado jubilado que tiene el privilegio de dar cursos a los mayores mientras a otros en activo no se les permite ni intentarlo.
  5. Cursos Nuevos. Este año sólo encuentro un curso nuevo a cargo del profesor Manuel Bermúdez Vázquez titulado “Filosofía ante un Mundo en Crisis”, desconozco como ha entrado a formar parte de este cortijo cerrado.
Anuncios