Esta semana han regresado los Debates a Diario Córdoba tras el verano con un tema vinculado a la Universidad de Córdoba y el Parque Tecnológico: ¿Le parece acertado que se prohíba la instalación de un centro comercial en Rabanales 21?

Finalmente el domingo 11 de octubre tenemos a Rafael Perales el autor de la Innovación del Plan defendiendo lo del parque comercial:

“Bajo el prisma urbanístico, el Parque se ubica en suelo de uso terciario (art. 12.4.1 del PGOU de Córdoba), pero prevé para cada parcela usos de hospedaje, comercio, oficinas, recreativo y hostelería. Por tanto, lo declarado sobre que el parque se limita a actividades de I+D no es acertado. Partiendo de esta realidad urbanística, el consejo de administración del Parque aprobó por unanimidad instar la innovación de una sola parcela (la IDR4, de 43.000 m2) para su calificación comercial, con el evidente beneficio económico y social que ello comportaría para Córdoba y la población más cercana (Universidad y Las Quemadas). El proyecto reduce el techo edificable de la parcela (43.000 m2) a 15.000 m2, y al mismo tiempo se aprovecha la renuncia reciente de una licencia comercial de 36.000 mtrs/techo que existía para la misma zona urbana, por lo que vuelve a equivocarse quien afirma que la innovación supondrá un incremento de las superficies destinadas a zonas comerciales en Córdoba, ya que lo cierto es que se reducen 20.000 m2.”

El punto de vista contrario el de otra columna de Pedro García el primer Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Córdoba y presidente de la GMU que defiende el comercio local frente a las grandes superficies:

“A la larga, la cantidad y la calidad del empleo se reduce puesto que no hay que olvidar que son los autónomos y las autónomas las personas que están manteniendo a este país y que las empresas del Ibex 35, en Andalucía, no llegan a aportar ni el 5% del PIB. Los comercios locales y los mercados de barrio son fundamentales para la salud de nuestras comunidades, para la vida de nuestros barrios, puesto que fortalecen la economía local.

Rabanales 21 nace con la filosofía de ser un parque tecnológico de I+D+I (Investigación, Desarrollo e Innovación), y el gobierno municipal quiere que este sea el instrumento para el impulso de la cultura emprendedora y el desarrollo empresarial innovador en nuestra ciudad. Debemos transformar nuestro modelo productivo, y en esta tarea debemos contar con el conjunto de los agentes económicos y sociales de la ciudad como única manera de desarrollar y crear empleo digno y de calidad. Destinemos los recursos necesarios a la investigación tecnológica, como por ejemplo en el campo de las energías limpias y renovables, de modo que nos sirva para impulsar el cambio en el modelo energético de la ciudad.”

Nada menos que por fin un editorial dedicado a Rabanales 21 que concluye :

“Sin embargo, se impone, como dijimos ya en ocasiones anteriores, actuar para no dejar morir un instrumento que puede ser muy útil para Córdoba.

Se requiere en este asunto flexibilidad, pero no improvisación, sino un estudio riguroso de los pasos a dar. Y si hay que incorporar servicios complementarios como en otros parques tecnológicos, que sea fruto de una buena planificación. Quizá haya que redimensionar el proyecto comercial y el propio parque (66 hectáreas son muchas) y redefinir sus objetivos, pero no renunciar a él ni dejarlo caer. Y habrá que actuar pronto, pues está en juego su supervivencia.”

Otro extenso artículo titulado ” El Dilema de Rabanales 21“:

Centro comercial sí,centro comercial no

El centro comercial suscita reacciones dispares. Para el grupo municipal del PP, perderlo es un drama para el empleo y pone en riesgo el futuro del parque. Además, no entiende cómo a PSOE e IU, si no les valen los usos comerciales, presentes en otros parques, plantean llevar allí la ciudad deportiva. El expresidente de Urbanismo, Luis Martín, defiende que el uso comercial está previsto y que cuando se dio el paso de la innovación, se vio que era viable técnica y jurídicamente. Ganemos, al igual que IU y PSOE, salen en defensa del comercio “de proximidad, que redistribuye mejor el empleo, su sentido social, y por razones medioambientales, evitando desplazamientos innecesarios”. Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, José Luis Vilches, piensa que Rabanales 21 “es un proyecto de ciudad que no podemos dejar escapar y una oportunidad muy buena para el desarrollo de Córdoba”, por lo que “con la negativa de Urbanismo no solo se pierde la creación de 400 puestos de trabajo” y una inversión de 30 millones, sino que se pone en riesgo “el futuro del parque”. Por ello, propone conciliar pequeño comercio y grandes superficies. UCOR apoya el centro comercial, y lo ve como “un balón de oxígeno” para Rabanales 21, que tiene “unas instalaciones medio vacías y sin las coberturas mínimas de servicios en los alrededores que hagan esta oferta interesante para la implantación de empresas tecnológicas”. Sin embargo, Comercio Córdoba aplaude la decisión del equipo de gobierno y su defensa por el pequeño comercio.

También he leido una entrevista en un periódico de Málaga donde un emprendedor, Bernardo Quintero, concluye que el modelo de parque tecnológico está trasnochado:

“-¿Por qué están en este chalé tan idílico con vistas al mar en vez de en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA)?

-Las empresas se están yendo al centro. Ocurre en Málaga y en todas las ciudades. Las oficinas de Google en Nueva York están en el centro de Manhattan, en París también… El concepto del PTA creo que está un poco trasnochado. Si una empresa necesita muchos metros tiene sentido irse a un parque retirado, pero todo el movimiento de emprendedores prefiere el centro por comodidad personal, porque es más fácil el transporte, se puede ir en bicicleta…

-¿Son las tecnópolis un modelo fallido?

-No. Antes tenían sentido porque necesitabas una estructura especializada, pero ahora el ancho de banda llega a cualquier parte y el cloud computing hace que si necesitas máquinas estén en lugares que ni ves. Aquí, por ejemplo, tenemos portátiles y poco más.”

Anuncios