Los principales elementos jurídicos que regulan la publicidad de automóviles en España son los siguientes:

1)El Real Decreto 837/2002 de 2 de agosto regula la información relativa al consumo de combustible y a las emisiones de CO2 que deben aparecer en la publicidad de los vehículos nuevos puestos a la venta en el territorio español, se hizo esta normativa para cumplir los términos de la Directiva 80/1268/CEE.

Por tanto toda la publicidad que se haga de automóviles debe incluir los gramos de CO2 que se emiten por Kilómetro recorrido.

Esta enorme pancarta de la marca Volvo situada en la Plaza de Alonso Martínez en Madrid por tanto no cumple con la normativa. No vemos por ningún parte las emisiones.

Resulta llamativa esta ausencia en una marca como Volvo que presumía en su tiempo de su compromiso con el medioambiente.

Si entramos sin embargo ahora en la web de Volvo veremos que ya no se nombran aspectos ambientales; el enfoque publicitario está centrado en el diseño interior y los gadgets que acompañan al modelo: Diseño estudiado al milímetro. Queríamos que el interior del XC90 transmitiera sensaciones totalmente diferentes: armonía, instinto, naturalidad… Un nuevo concepto de lujo con el sello Volvo.

2)Además el artículo 52 de la ley 19/2001 de 19 de diciembre, de reforma del Texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial prohibe que la publicidad de vehículos a motor muestre imágenes «que ofrezcan en su argumentación verbal, en sus elementos sonoros o en sus imágenes, incitación a la velocidad excesiva, a la conducción temeraria, a situaciones de peligro o cualquier otra circunstancia que suponga una conducta contraria los principios de esta ley».

Anuncios