Un tema importantísimo vinculado a la movilidad es la hipertrofia de las infraestructuras en España. Somos el segundo país del mundo tras China en kilómetros de tren de Alta Velocidad y uno de los primeros de Europa en kilómetros de autovías de gran capacidad por habitante.

Desde Barcenas las sospechas se han confirmado, este modelo insostenible ha estado vinculado a la financiación de los partidos políticos.

Publico el último comunicado de Ecologistas en Acción sobre la autopista de peaje Madrid-Córdoba. Este comunicado ha sido publicado en Diario Córdoba.

Ecologistas en Acción denuncia que los criterios con los que se contruyó la AP-41, y que ahora están suponiendo una indemnización millonaria, no respondían al interés social, ni a necesidades del transporte. Así lo demuestran presuntamente varias donaciones recogidas en los papeles de Bárcenas.

Como es sabido, una sentencia del Tribunal Supremo dictada en 2011, obligaba al Estado a pagar una compensación a la concesionaria de la Autopista AP-41, Madrid-Toledo, porque la obra no pudo llegar hasta Montoro, Córdoba, como estaba inicialmente previsto. El motivo fueron varias declaraciones de impacto ambiental, que declararon inviable la obra por su grave afección al medio ambiente.

Pero conviene recordar que esta obra se realizó junto con otras cuatro radiales de peaje en Madrid. Todas ellas se han declarado en concurso de acreedores y están intentando ser rescatadas por el Estado, con un coste que puede superar los 3.500 millones de euros. Como denunció Ecologistas en Acción en su día, se trata de un caso escandaloso, en el que primaron los intereses de las constructoras frente a los de la población y el medio ambiente. Mientras se siguen aplicando duros recortes en prestaciones sociales, estas cifras resultan más que escandalosas.

Esto se ve muy claro en la AP-41, Madrid-Toledo. Se trata de una autopista que tiene solo el 11% del tráfico previsto. Costó 440 millones de euros. La concesionaria reclamaba 320 millones, por incumplimiento contractual: alegaban que la obra iba a llegar hasta Córdoba y el hecho de que concluya en Toledo les ha hecho perder rentabilidad. Finalmente se ha fijado una indemnización de 141 millones de euros.

Pero lo que realmente llama la atención son “las coincidencias” que recogen los llamados papeles de Bárcenas con respecto a esta obra, lo que presuntamente da muchas pistas de los motivos reales de su construcción. Efectivamente, el 22 de enero de 2004 el Ministerio de Fomento adjudica el contrato para su construcción. Y justo ese mismo día Bárcenas anotó en su contabilidad manuscrita un pago de Manuel Contreras, presidente de AZVI, una de las constructoras concesionarias, por valor de 120.000 €.

Unos días después, el BOE del 21 de febrero de 2004, adjudica la concesión administrativa para la construcción, conservación y explotación de la AP-41. El primer día hábil después de esta concesión, el 24 de febrero, aparece otra anotación en los papeles de Bárcenas, un pago de 100.000 € por parte de José Luis Sánchez Domínguez, presidente de Sando, otra de las constructoras concesionarias.

Por último, recordar que el nuevo plan de infraestructuras de Fomento, el PITVI, Plan de Infraestructuras de Transporte y Vivienda 2012-2024 (aunque se aprobó el pasado mes de mayo), recoge “la continuidad de la autopista AF-41 entre Toledo-Ciudad Real – Córdoba”, aclarando que es el tramo Puertollano-Córdoba el que está en estudio en el horizonte del Plan.

Ecologistas en Acción siempre ha defendido que una explicación a la irracional política de infraestructuras de transporte podemos encontrarla en los “papeles de Bárcenas”. En casos como el descrito de la AP-41los presuntos intereses ilícitos explican lo que no puede explicar la racionalidad de la planificación del transporte.

Más información: Paco Segura 619891996

Anuncios