Propongo a la presidenta de la Diputación de Córdoba, María Luisa Ceballos, alcaldesa de Priego, para el premio Atila que concede Ecologistas en Acción.

Méritos: Promocionar con dinero público y con su presencia a título institucional numerosos eventos taurinos: Toro de cuerda de Carcabuey, Temporada taurina Feria de Mayo en Córdoba, Corrida del Cáncer, corridas en Priego, revistas taurinas, cableado nuevo plaza de Toros de Priego, Jornadas Taurinas de Belmez, etc.

Destaca además que desde Ecologistas en Acción se le ha pedido en numerosas ocasiones información por escrito a María Luisa Ceballos de los fondos destinados a estos eventos taurinos y aún no se ha recibido respuesta alguna. Por tanto añadir como mérito la falta de transparencia de este cargo en el rendimiento de cuentas a los ciudadanos.

¿Y qué pasa si la Administración no responde a tu petición? Se entenderá que rechaza tu solicitud, aunque ni siquiera te haya explicado cuáles son sus razones. Es lo que tiene el silencio administrativo negativo. Y es grave, pues supone ignorar al ciudadano.

Cuando se oculta información, la que debería ser la regla básica de la representación política, ese trabajan para nosotros, se volatiliza y se trata a las instituciones públicas como un corralito propiedad del ocupante de turno, que decide si le es conveniente o no contar según qué cosas.

Pero esa actitud de chulo de barrio que ha demostrado buena parte de nuestra clase política, que no toda, no es inalterable. Me niego a bajar los brazos y a tomarlo como una especie de parasito inmortal enganchado a nuestra idiosincrasia.

 

Anuncios