El impacto visual tal vez sea el efecto el que más críticas suscita cuando la instalación de molinos eólicos se ha de ubicar en un lugar paisajísticamente valioso.

Aunque la apreciación de este impacto es en buena medida subjetiva, los generadores son elementos extraños en un ambiente natural y que, por tanto, pueden perturbar su contemplación y disfrute.

Un indicador a pesar de todo de la buena imagen de la Energía Eólica es que se usa mucho en publicidad de las empresas y en Campañas de Promoción del Turismo.

La figura de los aerogeneradores protagoniza numerosas campañas institucionales y de corporaciones privadas, como reclamo de su modernidad y compromiso con el medio ambiente. Entre las primeras, podemos citar las de la Junta de Andalucía, “Andalucía imparable”, la comunidad autónoma de Castilla y León, que incluye referencias al Quijote, y la del Patronato de Turismo de Cádiz.

Nos detendremos en esta última, realizada por el artista Antonio de Felipe para la promoción de la provincia de Cádiz. Su imagen principal corresponde a una cabeza de mujer engalanada con elementos característicos de la provincia, tales como el toro de Osborne, una guitarra, windsurf, copas de vino, golf, etc., que son empleados como reclamo turístico. Entre los atributos destacamos la presencia de un grupo de aerogeneradores, que de este modo pasan a ser considerados iconos propios del paisaje gaditano a resaltar.

Anuncios