Anuncio donde se minusvalora a los usuarios del transporte colectivo. En este caso el tren de Cercanías.

El anuncio te está diciendo claramente que si te mueves en transporte público eres una persona rutinaria.

El lema es: “Elige una ruta, no una rutina.” Son muy pocas las campañas en defensa del transporte público, éste aparece frecuentemente en anuncios donde se nos venden otras mercancías, en este caso un whysky. Como mala práctica publicitaria bastantes anuncios fomentan el desprecio hacia el uso del transporte público.

El color azul, que es el que domina fuera del transporte público, se asocia con la naturaleza, la electricidad y la sostenibilidad. De manera que nos venden el transporte individual como lo más natural.

En muchos anuncios se fomenta un sentimiento de superioridad en los usuarios del automóvil frente a los que se desplazan en transporte público, como por ejemplo en esta campaña de la bebida  Fanta.

Podemos señalarlo como una mala práctica.

Frente a los intentos de las Administraciones Públicas de fomentar el uso del transporte público como forma de mejorar la calidad del aire en las ciudades, reducir la congestión y mitigar el Cambio Climático, desde la publicidad de esta bebida se minusvalora al usuario del transporte público.

El anuncio erosiona la labor que desde las Administraciones y desde las ONGs se realiza a favor del transporte público considerándolo como una alternativa de calidad y responsable frente al vehículo privado contaminante.

Seguramente, un publicista entiende mejor que nadie que una fugaz escena, de apenas un segundo, en la que se ve un autobús atestado de pasajeros sudorosos puede apuntalar una imagen peyorativa del transporte público urbano.

Aquí puedes encontrar un enlace a los Premios Sombra a la peor publicidad.

Anuncios