Almedinilla Corrida de toros para celebrar un evento político, Fuente Diario Córdoba.

En Almedinilla celebran un evento de una forma excluyente, no implicando a los que defienden los derechos de los animales. Celebrar un evento político con una corrida de toros donde van a sufrir y morir animales es moralmente reprobable.

Únicamente las aficiones particulares de ciertos políticos a la sangrienta Tauromaquia justifican este gasto de dinero público en tiempos de recortes para todos y todas.

Soy partidario de la máxima libertad en todas las interacciones voluntarias entre ciudadanos. Soy contrario a todo prohibicionismo, excepto en los casos extremos. Pero es que las corridas de toros son un caso extremo. Los amigos de la libertad tenemos que acabar con la cultura de la sangre, la violencia y la crueldad, y postular una cultura de la inteligencia, la serenidad y la compasión, más favorable al florecimiento de la libertad.

Ya se ha logrado la abolición de la tauromaquia en Canarias y en Cataluña, en la mayoría de los países latinoamericanos y en casi todos los países del mundo. El debate se traslada ahora al resto de España y al par de países donde todavía perduran similares bolsas de crueldad. No sabemos cuándo acabará esta discusión, pero sí cómo acabará. A la larga, la crueldad es indefendible.

Todos los buenos argumentos y todos los buenos sentimientos apuntan al triunfo de la compasión

Anuncios