Calle San Alvaro.

Este viernes 31 de enero me entero por la prensa que vecinos y hosteleros debaten sobre el nuevo modelo de veladores y la posibilidad de una nueva ordenanza.

También se pide por parte de los vecinos que la inspección urbanística detecte las situaciones ilegales que tan abundantemente aparecen todos los días en las calles de Córdoba sin que aparentemente se haga algo.

A estas fechas de legislatura ningún órgano participativo de Movilidad y Accesibilidad ha sido convocado en casi tres años.

Hay un acuerdo de Pleno de mayo del 2013 de que se constituya la Comisión de Accesibilidad pero tampoco se ha conformado ni reunido.

Lo que no puede ser es lo que ocurre en la acera de Gran Capitan. Con una acera muy ancha y es tal la ocupación de veladores en algunos bares que cuando pasas andando tienes que circular en Hilera de uno para dejar paso al que viene andando de frente.

La Comisión Mixta que debe reformar la ordenanza de Veladores se creó en julio del 2013.

Esto dice el artículo de Diario Córdoba:

La Federación de Asociaciones de Vecinos Al–Zahara y la asociación Hostecor se han reunido para concretar sus demandas y trasladárselas a la Gerencia de Urbanismo, que trabaja en la revisión de la ordenanza municipal de veladores. Ambos colectivos coinciden en solicitar que la ordenanza defina claramente el modelo de terraza.

El presidente de Al–Zahara, José Rojas, explicó tras el encuentro que hay que evitar “montar un bar en la terraza”. Hostecor, por su parte, solicita que se definan los tipos de sombrillas y parasoles, toldos, cierres, elementos que pueden existir bajo ellos, o la clase de veladores en función de los metros disponibles. A juicio de Rojas, “hay que generar un modelo de terraza compatible con las grandes aceras” ejecutadas en los últimos años en distintos barrios, en proporción a las zonas en las que se ubiquen.

Veladores en calle Capitulares

El presidente de Al–Zahara piensa que la ordenanza debe recoger unos mínimos, entre los que están garantizar la movilidad y la accesibilidad en los acerados, además de garantizar la seguridad, eligiendo la ubicación adecuada de las marquesinas, ya que “en algunos espacios se están creando puntos negros en los que no hay acceso para los bomberos”.

Otro punto irrenunciable es un servicio de inspección, para que, entre otras tareas, controle las licencias. Por último, considera que hay que tener en cuenta los ruidos y “ver qué zonas están más saturadas”. Rojas asegura que “en esas cuatro líneas estamos de acuerdo” –en referencia a Hostecor, con quien este periódico intentó ayer, sin éxito, contactar–.

Los criterios para ocupar aparcamientos es otro de los puntos a abordar en la modificación, así como la proliferación de veladores en las plazas del casco histórico. Además, Al–Zahara ha pedido que se hagan dos convocatorias al año para solicitar espacio para los veladores, de forma que en un primer momento se solicite menos con la posibilidad de aumentar después.

Estampa poco usual de la Plaza Corredera sin veladores.

Anuncios