Es curioso que para celebrar el via crucis magno no hubiera problemas de seguridad y accesibilidad y tuviera lugar en el casco histórico con una afluencia bestial de usuarios(150.000 personas según la prensa).

Sin embargo el Mercado Romano se saca del casco alegando motivos de seguridad y accesibilidad. ¿Quien comprende esta diferencia?

Lo explica aquí la concejala de Fiestas y Tradiciones Populares, que estuvo acompañada por la responsable de Cruzcampo —patrocinadora del mercado romano—, Esther Cabrera, justificó el traslado del antiguo mercado medieval a la Ribera, adelantado por ABC, por cuestiones de seguridad. En palabras de Caracuel, «el cambio se debe, entre otros motivos, a la necesidad de garantizar un mayor nivel de seguridad, de amplitud y salud urbana. Pensamos que la plaza de la Corredera era un espacio, que pese a haber dejado libres calles aledañas de puestos, seguía presentando otros riesgos».

Por una parte los sufridos vecinos de la Plaza de la Corredera se quedarán más tranquilos, por otra puede que para el gobierno municipal haya festolinas de primera y segunda, unas pueden tomar el casco histórico y las otras se mandan a la periferia.

El mercado romano limita por un lado con la Acampada Dignidad que algunos llaman ya la aldea gala y por el otro extremo con el aeropuerto peatonal del Centro de Arte Contemporáneo C4.

Los dueños de los bares que colmatan la Plaza Corredera se quejan por el traslado y lo hacen ya un poco tarde, el mismo viernes.

Diario Córdoba monta el traslado de sitio como debate de la semana y hay muchos comentarios: ¿Qué le parece el traslado del mercado medieval –ahora romano- de La Corredera a Miraflores?.

Mercado Romano. Córdoba

Plano Mercado Romano. Fuente Diario Córdoba.

Anuncios