La presidenta de la Diputación de Córdoba madrina del Toro de Cuerda. Foto Diario Cordoba.

Los del Toro de Cuerda de Carcabuey llevan un montón de tiempo sacando la noticia de que la presidenta de la Diputación, María Luisa Ceballos, es madrina de esto. La Tauromaquia necesita legitimación en un entorno donde cada vez más se defienden los derechos de los animales frente al maltrato al toro.

Pues si esta señora es Madrina del Toro de Cuerda que no permita que acosen al toro por las calles del pueblo. Lo que no entiendo es por qué algunas personas, para divertirse, tienen que poner un toro en medio, al que acosar, acorralar, gritar, humillar, burlarse de él y conducirlo a su antojo…..

CARCABUEY Finalmente, con el compromiso de seguir defendiendo y promocionando los festejos taurinos populares de toda la provincia cerraba ayer María Luisa Ceballos su intervención en el acto en el que recibía el galardón honorífico de madrina del Toro de Cuerda de Carcabuey, coincidiendo con la celebración del toro de cuerda del Castillo.

Hace unos días publicaron una interesante carta al Director en Diario Córdoba de Rafael Luna titulada No al toro de cuerda de Carcabuey.

El 24 de agosto y el 7 de septiembre se volverán a hacer prácticas de maltrato animal en el pueblo cordobés de Carcabuey, donde la ley de protección animal de Andalucía los exceptúa por ser fiesta de interés turístico.

Les hablo del llamado Toro cuerda, una especialidad de la tauromaquia que consiste en correr a un bóvido, animal rumiante y con instinto de presa, por unas callejuelas empinadas, estrechas, de suelo resbaladizo, atosigado por más de 300 personas y con el tumulto y ruidos producidos por otros 7.000 que lo presencian.

Para que no haya incidentes se le coloca una soga a los cuernos, algo prohibido en el artículo 5 del Reglamento de Festejos Taurinos populares de Andalucía; como también lo están los embolados y los entorchados. En este sentido parece que los andaluces somos más respetuosos que los catalanes, alicantinos, o castellanos con los pobres toros.

Hablan de ritos ancestrales, de cuando se conducían animales por las calles y se llevaban hasta los mataderos o plazas de toros. ¿Cuál es el sentido en pleno siglo XXI?

En tantos años de selección, los ganaderos todavía no han conseguido un toro o vaquilla capaz de adaptarse a semejante uso sin que ello repercuta en su estrés psíquico y físico. Las leyes no están hechas para proteger a estos animales si de verdad no se cumplen.

Anuncios