Carril Bicicleta en Sevilla.

Ayer 12 de agosto del 2013 la prensa sevillana publicaba datos del uso de la Bicicleta como medio de transporte en Sevilla. Lástima que a pesar de la abundancia de datos comparado con otras ciudades ya no los hay de 2012 ni de 2013.

“La creación de una amplia red de carriles bici que llega a todos los barrios de la ciudad, así como la puesta en marcha de un servicio de alquiler de vehículos públicos que permite al usuario viajar en bici sin necesidad de que tenga una en propiedad, han provocado un boom de la bicicleta en los últimos años que ha colocado a Sevilla como una de las ciudades europeas con más ciclistas. El plan andaluz de la bicicleta, elaborado por la Consejería andaluza de Fomento y Vivienda y publicado en julio de 2013, recoge algunas cifras basándose en un estudio de la Universidad Hispalense y en los datos de la Oficina de la Bicicleta y de la Gerencia de Urbanismo.

Según este informe, en Sevilla se ha pasado de 6.605 viajes diarios en bicicleta (en jornada laborable) en el año 2006 a 72.000 en 2011. Traducido a porcentaje, puede decirse que el uso de la bicicleta en la capital andaluza se ha incrementado en un 1.090% en cinco años. Lo que es lo mismo, el número de desplazamientos en bicicleta en la ciudad se ha multiplicado por 11 en ese lustro. La evolución ha sido la siguiente: 6.605 en 2006; 13.283 en 2007; 44.399 en 2008; 68.261 en 2009 y 72.000 en 2011. El estudio no incluye datos de 2010 ni de 2012. Aun así, estas cifras indican claramente la vinculación entre el crecimiento de ciclistas y la construcción de una red de carriles bici que supera actualmente los 138 kilómetros y que permite conectar el centro con todos los barrios de la ciudad, por muy alejados que estén.

El estudio de la Junta indica que hasta el año 2007 el uso de la bicicleta en Sevilla era “residual”. Destaca que desde 1990 hasta este año, el automóvil pasó de representar el 32% al 54% del total de desplazamientos en el área metropolitana, debido sobre todo al crecimiento de las localidades satélite de la capital como zonas residenciales mientras la población de la ciudad se estancaba. En 2003, Sevilla contaba con apenas 12 kilómetros de vías ciclistas, “con tramos aislados y de escasa utilidad”. En 2005 se planteó la creación de una primera red de carriles bici que contaría con 77 kilómetros y conectaría los principales barrios y los centros de atracción turística. El año siguiente se aprobó el PGOU, que incluía también la creación de la red ciclista, que comenzó a ejecutarse ese mismo año, y arrancó el servicio bus-bici del Consorcio Metropolitano de Transportes. En 2007 se puso en marcha el servicio público de bicicletas de alquiler (Sevici).

Pese a este impulso inicial, en 2007 la bicicleta sólo suponía un 3,2% de los viajes, según la primera encuesta de Movilidad. El año siguiente, 2008, fue el del gran boom de este medio de transporte. El número de ciclistas creció en dos años un 670% y la bicicleta pasó a ocupar ya el 6,6% de los desplazamientos mecanizados. El crecimiento siguió en temporadas posteriores, aunque ya de manera más moderada, hasta alcanzar los 72.000 viajes diarios de 2011, lo que supone el 9% del total de desplazamientos. El informe apunta que este número de usos es la media de un día laborable sin lluvia y que la distancia media por recorrido es de 5,1 kilómetros.

El estudio del plan andaluz destaca varias claves, como el crecimiento del uso de la bicicleta en los barrios periféricos, el hecho de que el Sevici concentre algo menos de un tercio de los desplazamientos totales o que aproximadamente un tercio de las personas que se han incorporado a este medio de transporte provengan del coche. Los otros dos tercios provienen del autobús público y de los desplazamientos a pie, que también se han visto mermados por el auge de la bici. Del total de usuarios, alrededor de un 30% son mujeres, pero el porcentaje tiende a igualarse y sube hasta el 40% en las horas punta de la mañana. De este dato se infiere que las mujeres utilizan más la bicicleta para ir al trabajo que para el ocio mientras que el hombre combina más ambas funciones.

El informe concluye que todas estas cifras colocan a Sevilla “a la cabeza de las ciudades españolas en cuanto a uso de la bicicleta como medio de transporte, a gran distancia de las demás ciudades”. Para los expertos que han elaborado el documento, este éxito se explica por tres factores.

El primero es el diseño global de la red de vías ciclistas, “tras un estudio de movilidad, con criterios de accesibilidad, de modo que la red por sí misma garantizase el acceso seguro” a los principales centros de la ciudad y generase desplazamientos. El segundo factor es el “diseño uniforme de la red, de modo que ésta fuera percibida por el usuario como un todo homogéneo y no como la simple yuxtaposición de vías dispersas”. La tercera causa es la realización de la obra en un breve plazo (77 kilómetros el primer año), “de manera que un gran número de usuarios se beneficiaron de la infraestructura desde el principio, generando un eficaz efecto llamada”.”

250 estaciones de Bicicletas Públicas en Sevilla.

Anuncios