El sábado leí en prensa que continua el proceso para construir el circuito de pruebas del tren de alta velocidad en la zona de Antequera y sur de la provincia de Córdoba. Este proyecto ha unido curiosamente en las denuncias de vulneración de numerosas leyes a sectores muy dispares, desde ASAJA, grupos ambientalistas a Izquierda Unida.

Aquí tienes más detalles sobre el fuerte impacto ambiental del proyecto en una zona ya muy castigada.

Parece una locura, ir todavía más hacia el tren de élite de superaltavelocidad. Las nuevas instalaciones de ADIF pretenden ensayar trenes a casi 500 km/h.

Esta infraestructura, de 55 kilómetros, cubrirá la Alta Velocidad y el transporte convencional para tranvías y metros. La velocidad máxima proyectada para el anillo es de 450 kilómetros por hora, lo que supone una ventaja competitiva, ya que la velocidad máxima de las instalaciones actuales no supera los 270 kilómetros por hora(Fuente Diario El País).

Durante el mes de junio del 2011 estuvo en información pública en Córdoba el estudio de Impacto ambiental del anillo de alta velocidad según se recoge en el BOP . El sector del ladrillo está muy interesado en esta obra. Imaginemos además la cantidad de proyectos de investigación que se podrían hacer en las universidades españolas con estos casi 400 millones de euros.

Esta es la noticia que recoge el Diario de Málaga.

El anillo  ferroviario de Antequera acaba de recibir luz verde por parte del Gobierno central. La única gran infraestructura en el horizonte cercano en la provincia de Málaga da un nuevo paso después de que el Consejo de Ministros autorizase ayer al Ministerio de Fomento a que licite la construcción y posterior explotación de este circuito de pruebas, en cuya ejecución se estima una inversión de 386 millones de euros. Las previsiones apuntan a que podría estar en servicio en el primer trimestre de 2016.

La dimensión del montante económico y el interés generado por este proyecto entre empresas vinculadas al sector ferroviario hace que el mecanismo diseñado por el Ejecutivo para darle impulso sea el de la colaboración público privado. Es decir, será el sector privado el que asuma el coste de construcción de estas instalaciones, vinculadas al Centro de Tecnologías Ferroviarias, situado en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), y su gestión durante un plazo de 25 años.

Con este mecanismo, precisaron ayer desde el departamento encabezado por Ana Pastor, el consorcio privado que resulte finalmente adjudicatario asumirá el riesgo de negocio y los beneficios económicos, garantizando la devolución del préstamo en el que incurre el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) mediante aval bancario y el mayor aprovechamiento de la infraestructura. Asimismo, precisaron que los ingresos mínimos que habrán de ser abonados al ente dependiente de Fomento serán tres millones anuales (sin IVA), cifra que empezará a devengarse a partir del 31 de marzo de 2016.

La apuesta por este modelo se produce después de haber consultado a unas cuarenta empresas privadas, que habrían mostrado su interés en el proyecto. El mismo consta de circuitos de ensayos (de 50 kilómetros de extensión) y conexiones ferroviarias de vías de ensayos singulares, de talleres y laboratorio y una subestación multitensión. Todo ello con el objetivo de realizar pruebas para homologar nuevos desarrollos de material rodante, además de poder ensayar y experimentar en proyectos relacionados con el ferrocarril.

El trazado diseñado posibilitará alcanzar velocidades de homologación de 450 kilómetros por hora y máximas puntuales de hasta 520 kilómetros por hora, con una recta de 9 kilómetros de longitud y curvas de gran radio para poder realizar los ensayos y pruebas. A ello se suman viaductos y túneles para hacer pruebas especializadas en este tipo de estructuras.

El ministerio precisó que el proyecto cuenta con Declaración de Impacto Ambiental favorable desde noviembre de 2011, siendo declarado de interés estratégico para Andalucía. Su desarrollo están cofinanciadas por el Feder dentro del Plan Operativo de I+D+i y por el Ministerio de Economía.

El paso adelante dado por el Ejecutivo central se produce a pesar de las restricciones fijadas por la Comisión Europea, que hace apenas tres semanas puso en cuestión que esta infraestructura se beneficie de fondos europeos. El comisario de Política Regional, Johannes Hahn, en una respuesta a una interpelación realizada por el eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, dijo que la Comisión Europea estaba investigando si este circuito ferroviario de pruebas se ajusta a la legislación medioambiental comunitaria.

A la espera de estas conclusiones, precisó el responsable europeo, se mantiene paralizada la petición de ayudas europeas que el Gobierno español había solicitado. “La Comisión inició un procedimiento en relación con el proyecto mencionado y con el cumplimiento de los requisitos pertinentes del derecho medioambiental de la UE. La investigación de este asunto aún no ha concluido”, aclaró el responsable de Política Regional. No obstante, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) matizó que la declaración de impacto ambiental se realizó de forma “correcta” y “en plazo” e informó de que se estaba preparando una información adicional para ser remitida a la Comisión.

A la espera de conocer la resolución final del organismo comunitario, lo que no parece sufrir alteración alguna es el rechazo que la propuesta de actuación genera entre buena parte de los municipios de la comarca de Antequera afectados por la infraestructura. Muestra de la envergadura que tiene es que se necesita la ocupación definitiva de más de 8,2 millones de metros cuadrados, equivalente a 820 campos de fútbol. Los terrenos s obre los que se contempla el proyecto están repartidos en los municipios malagueños de Antequera, Fuente de Piedra, Cuevas Bajas, Humilladero y Mollina, y el cordobés de Benamejí. La localidad más damnificada por esta actuación será la ciudad de El Torcal, con la enajenación de algo más de 4,5 millones de metros.

La previsión es que mediante esta actuación se creen 7.000 empleos. El coste de mantenimiento anual estimado para esta infraestructura se cifra en 3,63 millones, mientras que los ingresos alcanzarían los 4,28 millones con unas condiciones difíciles de cumplir, como que el circuito funcione 240 días al año durante ocho horas diarias.

Anuncios