Publicidad Gas Natural Fenosa con motivo Día del Medioambiente.

La bicicleta se suele usar en la publicidad como sinónimo de calidad de vida o de hábitos saludables. Aquí tenemos un anuncio de una empresa energética con motivo del Día Mundial del medio ambiente, el 5 de junio.

Se trata de una bicicleta de clara vocación urbana, una bici de ciudad, y la chica no va vestida deportivamente sino que da a entender por su ropa que es una usuaria del vehículo como medio de transporte en la ciudad.

El entorno del fondo también son edificios, no se trata de un parque o de un camino rural como es habitual en este tipo de anuncios en algunos casos(publicidad BBVA bici).

Otro ejemplo de uso urbano de la mujer y la bicicleta lo podemos ver en este anuncio de la empresa constructora municipal Vimcorsa en tiempos del gerente Rafael Obrero.

Uno de los condicionantes que disuaden de la práctica ciclista son los aspectos culturales e ideológicos que influyen decisivamente en la elección del modo de transporte, o lo que se podría denominar como el factor de la mentalidad con la que se afrontan los desplazamientos urbanos.

La elección del medio de locomoción no está efectivamente restringida a un mero cálculo material basado en criterios como la rapidez, el coste, la comodidad o la seguridad, sino que además está influenciada por las formas culturales y las escalas de valores propias del individuo y de la sociedad en la que vive.

De hecho en grandes sectores la bicicleta sigue teniendo un estigma de medio de transporte de baja categoría o, en todo caso, propio de jóvenes deportivos o “ecologistas”.

Romper ese estigma es un objetivo imprescindible de cualquier política de promoción de la bicicleta con pretensiones realmente transformadoras. Es lo que los anglosajones conocen como “social stigma” La teoría del estigma fue desarrollado ampliamente por el sociologo Erving Goffman.

Anuncios