Portada Suplemento Diario Córdoba el 5 de junio, Día Mundial del Medioambiente.

El día 5 de junio, se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente; se nos vienen a la mente los animales salvajes, los bosques, las selvas, de alguna manera, algo lejanas y tendemos a creer que nada podemos hacer para su conservación porque “depende de otros”.

Sin embargo, sería importante recordar que la mayor parte de nuestra vida no la pasamos en ese medio natural sino en el pueblo o la ciudad, y aquí con nuestras decisiones individuales, no cabe duda, de que sí podemos incidir en el medio ambiente. Hay que tener en cuenta que las ciudades son las grandes consumidoras de recursos y productoras de residuos.

Lo dice Naomi Klein en su libro No Logo, la semilla de los movimientos del ecologismo urbano de Reclamar la Calle (RLC) fue sembrada en 1993 en Claremont Road, una tranquila calle londinense condenada a desaparecer bajo una nueva autopista. Para construirla, el Departamento de Transporte tuvo que derribar 350 casas, desplazar a varios miles de personas, atravesar una de las zonas boscosas más antiguas de Londres y destruir una comunidad con una vía de asfalto de 6 carriles y un coste de 240 millones de libras, y todo ello para ahorrar seis minutos de cada viaje en coche.

Cuando el Ayuntamiento no hizo caso de la enconada oposición vecinal al plan, un grupo de artistas comprometidos se apoderó de la calle y puso en jaque a la administración. Cuando Claremont Road fue destruida en noviembre de 1994, se había convertido en la calle más creativa, festiva, vibrante y viva de Londres. La privatización del espacio público bajo la forma de los automóviles sigue deteriorando las dimensiones de vecindad y de comunidad que definen a la ciudad. El RLC no es sencillamente un movimiento contrario a los automóviles sino que sueña con recuperar los espacios para el uso común.

Todo esto viene a cuento de que aún en el año 2013 la portada del suplemento editado por Diario Córdoba sigue vinculando el medioambiente al campo, al senderismo.

En Córdoba hemos tenido en los últimos tiempos numerosos movimientos que podríamos vincular con el medio ambiente urbano.

Las acciones ecologistas para impedir la construcción de la Ronda Norte, la Plataforma Aire Limpio y su lucha para evitar la incineración de residuos en la cementera de COSMOS, el movimiento en contra de la tala de los árboles con el eucalipto del Alcázar como símbolo, las movilizaciones en defensa de la arboleda del río Guadalquivir existente entre el puente romano y el de Miraflores, los vecinos exigiendo que se declaren calles y barriadas como zonas ZAS, la petición de semáforos para evitar atropellos, la crítica a la ola gris que invade nuestros tradicionales espacios públicos nefasta para las condiciones climáticas de Córdoba, etc.

También ha habido reinvidacaciones en torno a infraestructuras en el “campo” como la recuperación de los caminos públicos de la Plataforma A Desalambrar o la lucha contra uno de los mayores atentados ambientales de los últimos años, el embalse de la Breña II .

Anuncios