Tradicional becerrada homenaje a la mujer cordobesa

El pasado domingo volvió a celebrarse la tradicional becerrada homenaje a la mujer cordobesa. Este año ha tenido como patrocinadores a Supermercados Alsara y ha colaborado el gimnasio Go Fit actuando antes de la tortura de toros.Es una pena que estas actividades que van contra los derechos de los animales se mezclen con actividades ludicas organizadas como bailes, etc. ¿Cómo es posible casar actividades de gran belleza como la danza con el maltrato de animales por aprendices de toreros? Ya he dedicado alguna entrada anterior a esto de la Becerrada sangrienta y rancia

Por otra parte de las declaraciones del empresario taurino nos enteramos que Diputación de Córdoba y Ayuntamiento de Córdoba han soltado bastante dinero público para apoyar a una empresa privada dedicada a la Tauromaquia: Ramírez apunta “un poquito más de apoyo de Ayuntamiento y Diputación

¿Cuanto dinero público le habran dado este año para que pida solo un poquito más? Es muy dificil enterarse de estas subvenciones de las administraciones públicas a un empresario privado pues no salen a concurso público como otro tipo de ayudas.

Un alcalde Taurino que subvenciona la tauromaquia y asiste con su señora a la plaza de toros. Mezclar aficiones e institución no es bueno.

Un interesante artículo en Diario.es nos habla de la oscura financiación de la Tauromaquia:

No voy a referirme aquí al sufrimiento del toro en los festejos taurinos, sino a las subvenciones a la tauromaquia.

La tauromaquia se sostiene en base a oscurantismos y mentiras. Los datos que nos aporta este mundo, que vive del sufrimiento animal desde hace más de dos siglos, no dejan de producirnos perplejidad. Nos dicen que el sector mueve 2.500 millones de euros, que da empleo a 200.000 personas, que produce 3,7 millones de jornadas de trabajo y que mantiene a 15.000 familias, generando el 0,25% de nuestro PIB (llegaron a decir que el 1,5%; incluso algunos, más osados, lo elevaron al 2,5%).

Si queremos establecer comparaciones, la Justicia en España, con todo lo que implica, genera 180.000 puestos de trabajo.

¿Cómo es posible que una actividad que ha visto reducido el número de festejos en los cinco últimos años en aproximadamente un 40% sea capaz de seguir generando puestos de trabajo y de empresas que se dedican a él?

En el año 2010 había inscritas en el Registro General de Profesionales Taurinos 8.631 personas y dos años después son 9.562. Si en el año 2010 había inscritas 1.350 ganaderías de lidia, ¿cómo es posible que en el año 2012 aparezcan 48 más? ¿No dicen que es un negocio ruinoso?

9.562 profesiones taurinos (toreros, novilleros, rejoneadores, banderilleros, picadores, mozos de espada y bomberos toreros) y 1.398 ganaderías de lidia, no suponen, tirando por lo alto, más de 13.000 puestos de trabajo fijos, ciñéndonos a las exigencias de su convenio colectivo. Si echamos un vistazo a las estadísticas sobre festejos taurinos, veremos que de 145 toreros contabilizados, de los 712 registrados, sólo 65 han lidiado más de 10 corridas en España durante 2012, mientras que 58 figuran con cinco o menos. ¿Quién torea? ¿Adónde van los toros?

¿Qué sostiene esta actividad de la que se lucran unos pocos? Las subvenciones.

Subvenciones que ellos niegan por activa y por pasiva. ¿Quién no se apunta a un negocio cuya promoción y difusión sale gratis? ¿Quién no se apunta a un negocio que, según los propios taurinos, te lleva a tener acceso a los círculos de la aristocracia y a los personajes que atesoran las grandes fortunas en nuestro país?

RTVE gastó nueve millones de euros en programas taurinos entre 2007 y 2011. Tendido Cero, con un share que da risa, supone un gasto público anual de un millón de euros, a lo que hay que sumar los 800.000 que nos cuesta a todos los ciudadanos la retransmisión en directo de los encierros de San Fermín. ¿No es esto subvencionar la tauromaquia?

Aun habiendo reducido las subvenciones para este año, el Estado inyecta a las cinco asociaciones del toro de lidia más de 400.000 euros. Hace muy poco era más del doble.

En el año 2011, la Dirección General de Recursos Agrícolas y Ganaderos aprobaba el programa de mejora de raza de lidia, que permite disfrutar de los beneficios que proporciona ser actividad ganadera o explotación de esta raza autóctona española.

La tauromaquia recibe subvenciones por parte del Estado, por parte de las Comunidades Autónomas, por parte de las Diputaciones, y por parte de los municipios.

También las recibe de la Unión Europea como productores de una carne que tiene un Real Decreto específico para su tratamiento y comercialización, dadas las características de la misma: “Carne de sufrimiento”, la llaman.

La UE otorga:

-Primas a las ganaderías por diferentes conceptos: nacimientos, vacas nodrizas, machos jóvenes y adultos, sacrificio,y extensificación.

-El PAC (Plan Agrario Común) también subvenciona las explotaciones de ganado de lidia en función de las hectáreas de dehesa.

-En el año 2011 el Parlamento Europeo aprobó la continuidad de las ayudas al ganado bravo por un montante de 72 millones de euros. Una europarlamentaria socialista, dijo: “Creo que Europa ha salvado a la fiesta”.

-Además, el proyecto “Somos Dehesa” también aporta importantes cantidades dinero, que reciben los ganaderos de lidia que mantienen a los animales en estos sistemas de explotación.

Según un informe económico publicado recientemente, las ayudas a la ganadería de lidia desde la UE ascienden a 129, 6 millones de euros, que se completan con más de 500 millones de subvenciones directas e indirectas por parte de los diversos organismos del Estado. Las cifras son demoledoras cuando el número de animales de esta raza en España, según los datos emitidos por el Ministerio de Agricultura, no supera los 270.000 ejemplares.

Los economistas taurinos consideran que el 40% de los ingresos totales de una ganadería de lidia lo son en concepto de subvenciones. No han cambiado muchos las cosas: en el año 2000 era de un 43%.

Los museos taurinos de Málaga y Córdoba nos costarán más de 2 millones de euros, los festejos taurinos de Guadalajara, más de 120.000. El parche que le van a poner a la plaza de toros de Burgos para celebrar este año la feria de la ciudad, y que luego será demolida, nos costará 130.000 euros. Una población como Trujillo gastará 103.000 euros en tortura animal. A Coruña subvenciona la tauromaquia con más de 100.000 euros. Podría seguir, pero se haría eterno.

En lo que respecta a la Comunidad de Madrid, oiréis a los taurinos decir que solo gasta en tauromaquia parte de lo que ingresa por este concepto a través del canon de Las Ventas, pero no es cierto. No son los festejos taurinos, que obliga a programar nuestro Gobierno autónomo, los que le generan ingresos, sino el alquiler de esta infraestructura de carácter público y que, por tanto, es de todos los madrileños. Los mismos empresarios que la explotan reconocen que sólo obtienen beneficios a través de la programación de otro tipo de eventos. “Solo con las entradas y abonos para los toros perdemos dinero”, han declarado. Curiosamente, hace pocos días, la prensa ha informado de que la empresa que explota esta plaza debe más de un millón de euros a Hacienda.

No olvidemos que la mayoría de los cosos taurinos en España son propiedad de los Ayuntamientos o de las Comunidades Autónomas, y muy pocos son de propiedad privada o mixta. En Madrid tenemos uno, Vista Alegre, de explotación privada, que lleva tres años sin programar festejos taurinos.

La CAM ha presupuestado para el 2013 1,5 millones de euros para promocionar la tauromaquia, que repercutirá en subvenciones para la organización de festejos taurinos en los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes; subvenciones a entidades sin ánimo de lucro (hasta 40 asociaciones y peñas reciben miles de euros, entre ellas la Asociación Taurina Parlamentaria de Pío García Escudero y la San Pablo CEU). La peña “Los de José y de Juan”, que vaya usted a saber quiénes son, recibía en 2009 6.000 euros en subvenciones; hay subvenciones a las cuatro escuelas de tauromaquia, en las que se enseña a los menores a torturar animales de corta edad, y subvenciones para exposiciones y actos culturales relacionados con el maltrato animal. El Centro de Estudios Taurinos de la CAM presupuesta, sólo en gastos de personal, 446.000 euros para este año. Durante la feria de San Isidro, recién empezada, han sido programados numerosos actos, que llaman culturales y que son sufragados con el dinero de todos los madrileños.

Hace muy pocos años, la CAM llegó a invertir en tauromaquia casi cinco millones de euros. El año pasado presupuestó 2,5 millones de euros. No queremos que nuestro dinero sea utilizado en un espectáculo público de maltrato animal que sólo satisface una minoría de los ciudadanos.

Las leyes de protección animal de todas las Comunidades Autónomas y la del Estado prohíben y penalizan el maltrato animal. Los festejos taurinos son la excepción, permitiendo que un rumiante, que sólo se defiende cuando es maltratado, sea torturado hasta la muerte. La tradición y la mal entendida cultura, que no es cultura sino tortura, permiten este tipo de actividad, que quieren hacer Bien de Interés Cultural, lo que les hará llegar aún más dinero público, más de nuestro dinero, y que puede facilitar que nuestros hijos aprendan en los colegios e institutos cómo se hace sufrir a estos animales por diversión. La Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia (AVAT) exige que no sea así y que el maltrato animal legalizado, del que la tauromaquia es el máximo exponente, sea abolido.

Dice Manuel Vicent: “El arte de torear consiste en convertir en 20 minutos a un bello animal en una albóndiga sangrante ante un público alborozado”. Tiene usted razón, don Manuel.

No vamos a parar hasta la abolición.

Anuncios