Veladores en calle peatonal.

Continuan en Sevilla las acciones reivindicativas de numerosos colectivos descontentos con la ordenanza de veladores aprobada recientemente por el Ayuntamiento de Sevilla según leo en la prensa local.

Ya hacia referencia en una entrada anterior a esta normativa de la ciudad hispalense. Parece ser que los colectivos han entrado en contacto con la Junta de Andalucía pues la norma no considera los veladores como emisores acústicos para que no estén sometidos a calificación ambiental y queden libres de control. También parece que hay descontento con la nueva ordenanza de accesibilidad por los colectivos integrados en “Ciudad para Todos“.

Varios colectivos contrarios a la nueva ordenanza de veladores aprobada por el Ayuntamiento han mantenido una reunión este martes pasado con el director general de Prevención, Calidad Ambiental y Cambio Climático de la Junta, Jesús Nieto, para hacerle llegar sus quejas y la documentación en la que basan su petición de impugnar esta normativa.

El responsable autonómico, según manifiestan, se ha “comprometido” a trasladar a los servicios jurídicos de la Junta para estudiar un posible recurso contencioso. Así lo han indicado representantes de Ecologistas en Acción y de la Plataforma por el Descanso Sevilla contra el ruido, que piden a la Junta que impugne o anule la nueva ordenanza de veladores aprobada por el Consistorio hispalense -que anticipa el cierre de las terrazas a la 1:00 y a las 23:00 en Zonas Acústicamente Saturadas, salvo en Semana Santa, Feria, festivos y vísperas- por considerar que ésta incumple la legislación vigente, al “no considerar a los veladores como emisores acústicos”.

Desde Ecologistas en Acción indican que Nieto ha coincidido con ellos en que “no puede ser” que los veladores “no sean considerados emisores acústicos”, algo que desde la organización de Ecologistas ven “una triquiñuela” del Ayuntamiento para “sortear la Ley del Ruido y el Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica de Andalucía”. Así, señalan que con esta nueva ordenanza, los veladores “no necesitarían una nueva licencia” y, por tanto, “no estarían sometidos a la calificación ambiental, quedando sin control alguno”. “No pedimos que no haya veladores, sino que estén sujetos a una licencia con una calificación ambiental que los controle”, han manifestado.

Por su parte, desde la Plataforma por el Descanso defienden que es “una barbaridad” no determinar a los veladores como emisores acústicos, abogando por que en las Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) “hay que bajar los ruidos las 24 horas”. La entidad vecinal ha tildado de “incuantificable” el “impacto” del ruido de veladores “en la salud, bienestar y patrimonio de los afectados”, que, en Sevilla, “superan los 100.000”, según las estimaciones de la plataforma, que también cifra en “unos 20.000” el número de veladores “legales e ilegales” existentes en la ciudad. Además, los vecinos han criticado que la ordenanza no establezca “control” sobre los aparatos de humectación por vaporización que nebulizan agua sobre personas, ya que éstos generan “riesgo de legionelosis para consumidores y transeúntes”.

En otra entrada  de la Plataforma RUN Sevilla se amplía la información y se solicita la impugnación de la ordenanza.
Los colectivos sociales entienden que la Ordenanza supone una clara infracción de la legislación vigente y que la Junta de Andalucía tiene que actuar como garante del respeto al ordenamiento jurídico por parte de las Administraciones Locales. A lo largo de su articulado la Ordenanza ignora que el velador es emisor acústico. Con esta triquiñuela el Ayuntamiento de Sevilla pretende saltarse la Ley de Ruido y el Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica de Andalucía.

Por otra parte, la Ordenanza ignora que el otorgamiento de licencias para instalar veladores supone una ampliación de licencia, y que, por tanto, es obligatoria una Calificación Ambiental que analice sus posibles impactos y los controle. En este sentido la Ordenanza vulnera nuevamente la Ley de Ruido, además de la Ley de Gestión Integrada de Calidad Ambiental, conocida como Ley GICA, ya que no se pueden dar nuevas licencias en Zonas Saturadas.

Además, la Ordenanza incumple la Directiva Comunitaria de Ruido, por lo que Ecologistas en Acción se suma a la Queja presentada a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo y a la denuncia que se está preparando a la Comisión Europea por incumplimiento de derecho comunitario.

Anuncios