El circo de animales Alaska en Córdoba.

El circo que próximamente será instalado en una explanada dentro de la ciudad, Circo Alaska, incluye dentro de sus espectáculos a animales salvajes que son cruelmente adiestrados para que lleven a cabo ridículas pruebas totalmente alejadas de su comportamiento natural.

Es deplorable la instalación de circos de animales en Córdoba,   la ciudadanía sensible y consciente de los derechos de los animales no debería llevar a sus hijos/as a tal establecimiento, procurándoles una educación acorde con la sostenibilidad y el respeto de los derechos de los animales.

Igualmente, las Administraciones Públicas responsables  no deberían autorizar  este tipo de actividades tan crueles. Manresa en abril del 2013 prohibió los circos con animales. Interesante la página web de Circos sin animales.

Nada menos que una lista de 130 ciudades españolas han prohibido ya los circos con animales.

Durantes estos próximos días, Córdoba tendrá el dudoso honor de albergar en uno de sus espacios públicos un circo de animales. Hay diferentes clases de circos, en unos son las personas las que se entrenan para entretener y divertir al público. En otros, los responsables prefieren hacer un uso comercial de animales.

Estos, son entrenados y domesticados  en unas condiciones muy duras, pues sufren maltratos y son privados de su libertad y sometidos a momentos de fuerte estrés y maltrato, tanto en su entrenamiento como en su exhibición. Las herramientas utilizadas en los entrenamientos, como látigos, collares de ahorque, y ganchos de metal confirman esta teoría. Este tipo de actos no educan al público sobre el comportamiento natural de los animales y muestran siempre a los animales como feroces o estúpidos.

Además, los animales explotados en los circos son obligados a vivir en jaulas minúsculas, a realizar viajes agotadores en camiones o barcos en condiciones climáticas casi siempre adversas. Durante el periodo que los circos están fuera de temporada los animales son mantenidos en las mismas jaulas donde son transportados dentro de los camiones. Este confinamiento provoca en los animales graves daños tanto físicos como psicológicos.

Esta clase de circos deberían suponer, por lo menos, algún dilema moral, para las personas propietarias de los mismos,  las Administraciones Públicas que permiten su establecimiento temporal, así como  las familias que se acercan a ver la batería de números circenses donde se utilizan animales.

GRAN BRETAÑA PROHÍBE LOS CIRCOS CON ANIMALES SALVAJES.

Después de una larga batalla política, finalmente el Parlamento británico ha aprobado una nueva ley que prohibirá definitivamente el uso de animales salvajes en los circos. La Ley, que entrará en vigor en 2015, obligará a que los dos únicos circos con animales salvajes que hoy en día existen en el país modifiquen sus espectáculos adecuándose al sentir mayoritario de la sociedad.

Se ha adelantado que los más de 20 animales salvajes que pertenecen a estos dos circos serán reubicados en santuarios adecuados para ellos.

La ley llega después de la gran presión social de las organizaciones de defensa de los animales y de la ciudadanía en general que surgió tras la revelación a la opinión pública de los graves maltratos que en un circo británico se infligían a una elefanta llamada Anne, y que conmocionaron al país.

Los animales no son objetos ni para el entretenimiento ni para la diversión de nadie. No colabores con el confinamiento, la soledad, el sufrimiento, las descargas eléctricas y golpes para que los animales aprendan sus trucos antinaturales. No colabores con el maltrato, di NO a los circos con animales.

A Rafael Luna Murillo le publican una carta al director donde denuncia la cartelería atada al mobiliario urbano:

Pero lo que causa verdadero salpullido y ningún cronista se hace eco es la invasión de cartelería gigantesca colocada en farolas por toda la ciudad, lo que está prohibido y sancionado por las ordenanzas municipales. Los carteles de corridas de toros y circos con animales, ambos espectáculos de evidente maltrato animal, son también imagen de Córdoba y nos convierten a la vista de los turistas en lugareños retrógrados e insensibles con el sufrimiento animal.

Anuncios