Bicicletas aparcadas en precario en la puerta de la Escuela de Arte Dramático.

El casco histórico de Córdoba es el ámbito ideal de la bicicleta. A lo largo de estos años, con bastante esfuerzo, se está consiguiendo que poco a poco la bicicleta se integre en las políticas municipales de tráfico, medio ambiente, infraestructuras y urbanismo; y en consecuencia, ya se van viendo algunos carriles para bicicletas en Córdoba. Ahora bien, una vez resuelto parcialmente el problema de seguridad en la circulación, nos encontramos con otro elemento muy importante que disuade del uso de la bicicleta como medio de transporte: es el del aparcamiento: ¿dónde dejo la bicicleta?

El riesgo de robo de las bicicletas refuerza la disuasión del ciclismo urbano.

La disponibilidad de un aparcamiento cómodo y seguro en el origen y en el destino de los desplazamientos es una condición imprescindible del uso de la bicicleta. Se hace, pues, necesario que paralelamente a la red de carriles bici, se vaya extendiendo otra red de aparcamientos para bicicletas que reúnan ciertas condiciones de calidad. Esta problemática es especialmente importante en el casco histórico de Córdoba, uno de los más grandes de Europa y donde el uso de la bicicleta por su comodidad se está extendiendo.

Gracias a las gestiones de la Plataforma Carril Bici de Córdoba ya existen otras instalaciones públicas que disponen de aparcamientos seguros para bicicletas en patios interiores como la Filmoteca de Andalucía, el Albergue juvenil de la Junta de Andalucía en la Plaza de Judá Levi, las delegaciones de la Junta de Andalucía,  el nuevo Conservatorio de Música en la avenida de Piconeros o la Casa de la Juventud del Ayuntamiento de Córdoba. El actual aparcamiento en vía pública de la Plaza de Agrupación de Cofradias está totalmente saturado de bicicletas.

Un edificio destinado a usos educativos debe incorporar aparcamiento para bicicletas.

Anuncios