El casco obligatorio, el arrinconamiento del ciclista en la calzada y el mantenimiento del régimen sancionador a los ciclistas como si provocaran el mismo peligro que los vehículos motorizados, parecen pretender desanimar y expulsar a los ciclistas de la calle

Según hemos sabido durante nuestra presencia este fin de semana en el II Seminario de Expertos en Seguridad Vial, celebrado en Salamanca, el casco será obligatorio en todas las vías del pais sin excepciones ni exenciones. Para conseguir este cambio, se tramitará una reforma de la Ley de Seguridad Vial.

Sobre esta y otras medidas nos informó Francisco de las Alas-Pumariño, Jefe de Servicio de Normativa de la DGT, que ha colaborado como técnico en la redacción del borrador desde sus inicios. El texto completo no nos fue entregado, solo unos folios con las medidas menos controvertidas y será colgado completo en la web de la DGT a mediados del mes de Marzo, una vez sea devuelto por la Secretaría Gral. Técnica del Ministerio de Interior.

Asamblea de ConBici en Málaga.

Ante esta injusta e injustificada medida, tenemos que decir que nos oponemos a ella por los siguientes motivos:

-Desde el punto de vista de la seguridad no hay argumentos científicos que avalen esas medidas, más bien puede ser contraproducente arrinconar a los ciclistas entre el trafico, por lo cual la reforma parece pretender frenar el hasta ahora imparable crecimiento del uso de la bicicleta, manteniendo así la hegemonía del automóvil.

-Que esa ley y reglamentos al no potenciar el uso de la bici van a contribuir a mantener la contaminación, el gasto en hidrocarburos y la accidentabilidad.

En definitiva, esta medida contribuye a mantener país en el atraso, de espaldas a la movilidad sostenible y favoreciendo a las corporaciones que dominan la industria del automóvil y el petróleo desde hace décadas.

-Que recomendar el uso del casco es ya en si mismo disuasorio para el uso de la bicicleta, pues transmite que pedalear es una actividad siempre peligrosa que no se corresponde con la realidad. La dirección de la DGT lo sabe y no se molestan en demostrar lo contrario con estudios y argumentos, como sí que se ha hecho desde ConBici.

-Que los sistemas de bicicletas públicas corren serio peligro, ya que los ayuntamientos afectados tendrán que realizar inversiones adicionales para mantenerlos.

Desde ConBici seguiremos hasta el final trabajando por ello y presentaremos las oportunas alegaciones.

Anuncios