Se aprovechan las vacaciones para ordenar papeles y encuentro notas atrasadas sobre numerosas reuniones.

Así el 18 de septiembre del 2012 estuve en un encuentro organizado con motivo de la semana europea de la movilidad. Trataba sobre la dinamización del Plan de Movilidad de Córdoba aprobada hacía ya bastante tiempo.

Estos planes exigen la participación ciudadana y una vez elaborado se nos citó por la concejala de Movilidad Ana Tamayo para que planteáramos prioridades dentro de las propuestas del PMUS (Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Cordoba).

Mucho de lo que voy a contar es anecdótico. Por cierto me publicaron un artículo en Diario Córdoba sobre la Semana de la Movilidad.

Comenté que me parecía muy bien que se hicieran jornadas por fin en la semana de movilidad donde se debatieran estas cuestiones pues en nuestra ciudad se debate poco en público y se llega a tener fundamentalmente en la mayoría de las ocasiones encuentros descalificadores a través de los medios de comunicación mediante notas de prensa. También quizas otras semanas de movilidad anteriores se han centrado demasiado en actividades lúdicas y poco en las generadoras de debate.

Me sorprendió gratamente que la concejala de Movilidad se quedara todo el rato y luego además fuera a tomarse una cerveza con un buen número de participantes en Plateros. Ana Tamayo me confirmó que ahora era la Defensora de la Bicicleta a la que deberíamos enviar nuestros requerimientos sobre movilidad ciclada.

Conocí al gerente del Consorcio Metropolitano de transporte de Córdoba, un chico joven, Juan Antonio Delgado. Que yo sepa aún no han reunido al Consejo Consultivo del Consorcio Metropolitano, órgano participativo incluido en los estatutos. También conocía Eva Puche, psicóloga social, dinamizadora y usuaria de la bicicleta. Miguel Ángel Calero, ingeniero agrónomo y consultor era junto a Pedro Pérez uno de los dinamizadores de la jornada.

Entre las propuesta surgió la posibilidad de un carril VAO a Rabanales, me sorprendió el elevado coste de esta medida que comentó creo que Gines Salido. El representante de los taxistas informó de que el taxi compartido no arrancaba por problemas informáticos, le comenté que el Aula de Software Libre de la Universidad de Córdoba podría ayudarle.

Propusimos entonces la intermodalidad autobús más bicicleta en la estación de autobuses de Córdoba, el mismo sistema que lleva funcionando en Sevilla un montón de años. Me enteré de que en Córdoba solo existen 6,5 kilómetros de carril-bus taxi. Propusimos también lanzaderas a los polígonos industriales desde el apeadero del tren a Rabanales al polígono de las Quemadas.

Así quedó la matriz Impacto/Coste que fabricamos en la dinámica de esa tarde (descargatela aquí). Como se puede ver, los proyectos a los que se le asignaron más créditos no consisten en la creación de ninguna infraestructura.

Me gustaría que además de esta matriz que queda como producto de la jornada de hoy, en las conclusiones quedaran reflejadas las reflexiones sobre filosofía del plan que han salido a debate (Necesidad de más “software” y menos “hardware” de ciudad, necesidad de políticas de estímulo/disuasión, importancia de la educación en todo el proceso de cambio de modelo de movilidad…)

Anuncios