Ya dediqué hace tiempo un post a Montserrat Domínguez, la cadena SER y la sobreabundancia de Informacion sobre los héroes de los SanFermines. Había hasta taurinos que opinaban que este acoso a los animales no tenía nada ver con la Tauromaquia.

He leido estos días una entrada muy buena sobre los SanFermines desde un punto de vista animalista aquí por Kepa Tamames.

De todas formas me escandaliza que en estos tiempos de recortes y agitación social la brutalidad de recursos dedicados por RTVE a  retrasmitir esta persecución y acoso de animales:

En total, serán nueve días de fiesta para los que RTVE ha movilizado a un equipo de 70 personas y 30 cámaras para acercar a los espectadores los tradicionales encierros.

Según este informe en 2011 TVE se gastó más de 800.000 euros en retransmitir encierros.

Copio aquí algunas frases del Blog de Kepa Tamames:

Pero hete aquí que, conocido el caldo nutricio de la fiesta, a uno le da por pensar que a buen seguro la celebración no lo es para todos, al menos no para los animales obligados a correr por las calles empedradas, ni aún menos para esos mismos animales que, olvidada ya la absurda carrera a ninguna parte, serán ejecutados en pocas horas sin un mísero juicio sumario que maquille tan nauseabundo crimen.

Siempre consideré que, entre todas las formas de violencia que los seres humanos ejercemos sobre los demás animales, son las más perversas aquellas en que el maltrato se produce de forma pública; y con toda probabilidad, el hecho de que estén auspiciadas por la Administración, el poder político y hasta el mediático, agrava considerablemente el panorama.

Por otro lado, atisbo que, mientras algunas de dichas agresiones son percibidas como tales por la opinión pública (las corridas de toros, por ejemplo), otras se digieren como tradiciones inocuas, por la trivial razón de que no se perfora el cuerpo de las víctimas con objetos metálicos.

Me refiero con ello, naturalmente, a los encierros en todas sus versiones, presididos por los que tienen lugar durante los sacrosantos Sanfermines.

About these ads