Las grandes empresas de la construcción se dedican a las basuras. Publicidad junio 2012

Las grandes empresas de la construcción se dedican a las basuras.  Publicidad junio 2012

Una vez apagada la burbuja inmobiliaria y la sobreabundancia de infraestructuras de movilidad parece que las grandes empresas antes vinculadas a estos sectores se están volcando en las basuras, algo muy abundante en nuestra sociedad tengamos o no crisis.

Y parece que en el futuro los conflictos sociales van a estar en este territorio de las basuras. En Córdoba intentando que la cementera CIMPOR COSMOS no queme residuos en mitad de la ciudad.

En el País Vasco un gran conflicto enfrenta a Bildu, tratando de extender los sistemas de Recogida Puerta a Puerta, y a los partidos PNV, PSE y PP unidos, creo, a favor de los intereses de las grandes empresas que quieren montar incineradoras.

Es cuando menos notorio como recoge el Diario El País que es la primera vez que se somete a la moción de censura y se destituye a un cargo político en las Juntas Generales. La de asuntos jodidos que se habrán presentado en Vascongadas a lo largo de estos años y ha tenido que ser la gestión de las basuras la que una a casi toda la oposición contra Bildu.

La suerte estaba echada, pero una votación tenía que certificarla. 28 votos a favor de la moción de censura contra el diputado de Medio Ambiente de Gipuzkoa, Juan Carlos Alduntzin, y 22 en contra. La alianza de los tres principales grupos de la oposición, el PNV, el PSE-EE y el PP, unieron ayer sus fuerzas para forzar la destitución del responsable foral de las basuras. Es la primera vez en la historia de las Juntas Generales de este territorio que se adopta una decisión de este calado político. Bildu recibió así el mayor castigo desde que hace poco más de un año asumió el poder de la Diputación.

Resulta curioso ver a estos tres partidos de intereses electorales tan enfrentados a pocos meses de las elecciones apostando por las incineradoras en lugar de por sistemas más sostenibles y generadores de empleo.

Mientras 2.000 personas rechazan la incineradora en una fiesta en San Sebastián.

About these ads