Los datos que aporta Greenpeace están recogidos en el informe La puerta de atrás de la incineración de residuos. Análisis económico ambiental de la utilización de combustibles derivados de los residuos (CDR) en España.

En el mismo se exponen los elevados costes ambientales y sociales que tiene la quema de CDR. La producción de estos a partir de residuos municipales constituye una alteración de la jerarquía de residuos y el desaprovechamiento de una gran cantidad de materiales recuperables valiosos ya que los destina, bajo el nombre de combustibles, a incineración.

En este informe de Greenpeace de mayo del 2012 se habla bastante del uso de residuos como sustituto de combustibles fósiles en fábricas de cemento. Se utiliza la terminología CDR, combustible derivado de los residuos.

En España el destino principal de los CDR son las cementeras que lo utilizan principalmente como sustituto del coque de petróleo.

El consumo de CDR en las cementeras ha crecido de forma muy importante durante los últimos años, pasando de ser nulo en 2007 a 111.794 toneladas en 2010.

El consumo de CDR representó el 4,29 % del total del consumo de combustibles en peso de 2010. Por otra parte el consumo de combustibles en las cementeras españolas ha decrecido de forma muy importante a partir del 2008 como consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria.

El consumo de cemento ha pasado de 1.268 Kg/habitante en 2.006, hasta 532 Kg/habitante en el 2.010. El consumo nacional de cemento bajo del 2.010 al 2.011 en un 17,22 %.

En la pagina 30 del informe habla de que un gran numero de las AAI concedidas a las cementeras son con una restricción clara “que no podrán valorizarse energéticamente residuos con otras opciones de reciclaje y reutilización que sean viables, reflejando la jerarquía de gestión de residuos consagrada en la normativa comunitaria.”

Otro dato, 30 de las 36 fábricas de cemento españolas están autorizadas para utilizar residuos como combustible a fecha de enero del 2012.

Existe una relación inversa entre la producción de CDR y el reciclaje. De forma que a medida que las políticas de reciclaje se vayan implantando el potencial de producción de CDR disminuye, pues se reduce la cantidad recogida de residuos mezclados.

En la pagina 33 comenta que “la demanda genera oferta y cada vez son mas los proyectos de producción de CDR para los que se solicita autorización.”